Enlaces de accesibilidad

Kendrys Morales: ¿cambió la vaca por la chiva en Grandes Ligas?


Kendrys Morales (d) en acción cuando jugaba con los Angelinos.

¿Pecó de tonto el cubano Kendrys Morales, que renunció a un contrato de 14,1 millones de dólares en las Grandes Ligas y ahora decidió jugar por 7,6?

Nacido en Fomento, al centro de la Isla, hace casi 31 años --los cumple el 20 de este mes-- pero idolatrado desde su adolescencia con los Industriales de La Habana, el toletero dijo que no en febrero a la oferta del Seattle, cuando se pavoneaba como agente libre.

Como Kendrys, varios hombres buscaban contratos multianuales y decidieron esperar. El cubano, que tiene como agente a un gurú del béisbol, Scott Boras, firmó en definitiva con Minnesota por un año, el pasado sábado, a cambio de esos siete milloncitos, que según rumores pudieran crecer finalmente --con incentivos-- hasta 12 000 000.

“Habitualmente Boras sabe lo que hace, y si no logró la negociación multianual para Kendrys al menos le buscó una plata importante, cuando ya la temporada dejó atrás más de dos meses del calendario”, le comentó a este reportero un scout cubano que prefirió no ser identificado.

Precisamente los scouts, que están especializados en cuatro categorías esenciales (los que exploran las ligas amateurs, como las de las universidades; los internacionales, que recorren el extranjero; los profesionales, que visitan todas las ligas afiliadas a EE. UU., y los de avanzada, que “espían” a los 30 clubes de las Mayores) estuvieron ojo avizor durante el fin de semana, en los procesos del draft 2014.

Nada menos que 1 215 jugadores, más de la mitad de ellos pitchers, pasaron el filtro al cabo de 40 rondas de solicitudes de cada equipo del Big Show. Hay apellidos muy familiares, como el del primera base Ryan Ripken, hijo de un miembro del Salón de la Fama, Cal Ripken Jr., o el de un muchacho escogido por los Yankees, Mariano Rivera, vástago de la celebridad homónima.

La selección de jovencitos incluyó una curiosidad, los mellizos Patrick y Eric Peterson, tomados por equipos rivales. Los Marineros reservaron a Patrick, zurdo, y los Astros a Eric, derecho.

Pero todos ellos tienen un largo camino por delante, y yo comencé esta nota con Kendrys, que es ya un veterano y además ambidextro. Si el cubano fue esencialmente un bateador de cortesía en el Seattle de 2013 (121 juegos en esa tarea, 31 como primera base), es de suponer que ahora sea igualmente el DH de su nuevo equipo.

Un estelar, Joe Mauer, defiende la inicial de Minnesota, y al cubano le toca apelar a todo su poder en el Target Field, calificado por los expertos como un parque amistoso con el pitcheo.

P.D. Kendrys debutó anoche en el Skydome de Toronto, como bateador de cortesía y sexto en el orden ofensivo. Con el número 17 en la espalda (en el estadio habanero del Cerro se le recuerda con el 8) se fue de 3-1, con un ponche y una base por bolas en la derrota de Minnesota, 5-4 en su duelo con Blue Jays.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG