Enlaces de accesibilidad

Hungría suspende normativa para refugiados de la UE


REFUGIADOS SIRIOS EN LA FRONTERA ENTRE HUNGRÍA Y SERBIA

Budapest no aceptará la devolución de los solicitantes de asilo que entraron a la UE a través de Hungría y después se trasladaron a otro Estado comunitario.

El Gobierno de Hungría anunció hoy que ha suspendido de forma unilateral una normativa de la Unión Europea (UE) que afecta a los solicitantes de asilo que entran en el país, con el argumento de proteger "los intereses húngaros".

En concreto, el Ejecutivo de Budapest deja de aplicar de forma temporal el Reglamento de Dublín III, lo que supone que este país centroeuropeo no aceptará la devolución de los solicitantes de asilo que entraron a la UE a través de Hungría y después se trasladaron a otro Estado comunitario.

Este reglamento europeo determina que los solicitantes de asilo son registrados en el país por el que entraron a territorio de la UE, y, en caso de ser interceptados en otro Estado, pueden ser trasladados al primero de ellos.

El Ejecutivo conservador magiar explica en un comunicado que "el sistema de asilo de Hungría está sobrecargado", en alusión a que en lo que va de año se han recibido 60.000 solicitudes, cuando años atrás apenas eran 2.000. "Hungría ha agotado sus recursos disponibles", asegura la nota, que indica que el Gobierno ha tenido que tomar una decisión antes de que el conjunto de la UE acuerde cómo actuar. Hungría es un Estado de tránsito para los inmigrantes, que en su mayoría aspiran a alcanzar Austria, Alemania o los países escandinavos.

En los primeros meses de este año, Kosovo era el origen del mayor número de solicitantes de asilo, pero en las últimas semanas quienes cruzan la frontera desde Serbia proceden sobre todo de Siria, Afganistán, Irak y otros países de Oriente Medio. "Tenemos que proteger los intereses húngaros y proteger a nuestra población", declaró el portavoz del Gobierno magiar, Zoltan Kovacs, al diario austríaco "Die Presse", el medio que adelantó la noticia.

Uno de los países afectados, Austria, ha criticado de inmediato la decisión de Hungría. "Quien quiera seguir teniendo una Europa sin fronteras debe respetar las reglas de la zona Schengen. Y eso significa mantener el reglamento de Dublín", declaró a la agencia de noticias APA la
ministra austríaca de Interior, Johanna Mikl-Leitner.

Agregó que Viena está dispuesta a ofrecer apoyo a Budapest y recordó que ya hay 40 policías austríacos en la frontera entre Hungría y Serbia.
El pasado día 17, Hungría anunció la próxima construcción de una valla de cuatro metros de altura a lo largo de los 175 kilómetros de frontera con Serbia, lo que generó las críticas Belgrado y Bruselas.

XS
SM
MD
LG