Enlaces de accesibilidad

Fallece el autor de Cien Años de Soledad


El escritor colombiano Gabriel García Márquez, premio Nobel de literatura

El autor de Cien años de soledad y El coronel no tiene quién le escriba, plasmó en sus novelas y cuentos un realismo mágico que reveló para millones de lectores en América Latina la pasión, la superstición, la violencia y la desigualdad de la región.

Fuentes cercanas a la familia de Gabriel García Márquez confirman que el premio Nobel colombiano acaba de fallecer en su residencia de México después de permanecer nueve días hospitalizado a causa de deshidratación e infección pulmonar.

El trabajo literario de García Márquez, quien tenía 87 años, mostró a decenas de millones de sus lectores las pasiones, supersticiones, violencia e inequidades de América Latina.

Considerado ampliamente como el escrito en español más popular desde Miguel de Cervantes en el siglo XVII, García Márquez logró tal celebridad en el mundo de las letras que fue comparado con otros grandes de las letras como Mark Twain y Charles Dickens.
Periodistas permanecen, lunes 14 de abril del 2014, a las puertas de la casa del escritor colombiano Gabriel García Márquez, de 87 años, en Ciudad de México.
Periodistas permanecen, lunes 14 de abril del 2014, a las puertas de la casa del escritor colombiano Gabriel García Márquez, de 87 años, en Ciudad de México.
La noticia fue difundida por fuentes de la familia a medios locales en México.
.
Según los reportes iniciales, el laureado escritor murió en su casa del sur de la capital mexicana, acompañado de parte de su familiares.

En las cercanías de la vivienda hay especiales medidas de seguridad, mientras están llegando numerosos periodistas para seguir de cerca los hechos.

García Márquez es uno de los escritores en lengua española más reconocidos del mundo. Su obra cumbre, "Cien años de soledad", ha vendido cerca de 50 millones de copias y ha sido traducida a más de 40 idiomas, según la Real Academia Española.

Recibió el premio Nobel en 1982. Sus novelas se han vendido más que cualquier otro libro en español, a excepción de la Biblia.

"Mil años de soledad y tristeza por la muerte del más grande colombiano de todos los tiempos! Solidaridad y condolencias a la Gaba y familia", escribió el presidente colombiano Juan Manuel Santos en su cuenta de Twitter.

En la casa del escritor en el sur de la ciudad de México comenzó a verse movimiento después del mediodía cuando autos entraban y salían de la casa de estilo colonial, mientras algunos amigos llegaban hasta la puerta resguardada por dos guardias.

El mundo ha comenzado a lamentar el deceso del escritor, conocido cariñosamente como "Gabo", que desde hace más de tres décadas hizo de México su lugar de residencia.

"Nunca imaginé que iba a tener un desenlace tan inmediato... me ha golpeado mucho", dijo a la AP el escritor colombiano Plinio Apuleyo Mendoza, quien lo conoció hace 67 años en un café en Bogotá y estuvo en su premiación al Nobel en 1982.

"Debo tener más de 100 cartas de Gabo cuando todavía no era famoso y me contaba sus amores... o estaba sufriendo", recordó.

El ex presidente colombiano Andrés Pastrana (1998-2002) se sumó a los lamentos.

"Hemos perdido no solamente a nuestro Nobel de literatura sino al mejor embajador que teníamos los colombianos en el mundo, es una pérdida para la literatura pero adicionalmente es una perdida para Colombia", dijo Pastrana a la AP. "Vamos a extrañar y nos va a hacer mucha falta Gabo".

El famoso incidente donde se enimistaron para siempre Gabriel García Márquez y Mario Vargas Llosa sucedió el 12 de febrero de 1976 y, 38 años después, nadie ha explicado con certeza qué pasó, como si se tratara de una leyenda, de algo que no existió.

Fue el día en que el peruano le dio un puñetazo en México a su otrora amigo, a quien luego calificó como un "cortesano de (Fidel) Castro".

Nunca estuvo claro si la pelea fue por motivos políticos o personales. Vargas Llosa ha pasado gradualmente de una postura izquierdista a una de capitalismo de libre mercado, lo que lo ha puesto en desacuerdo con gran parte de la élite de intelectuales del hemisferio.

Según testigos, García Márquez, entonces de 48 años, se acercó a Vargas Llosa y el peruano, nueve años más joven, le dio un golpe en el ojo, increpándole por "lo que le hiciste a (mi esposa) Patricia".

Ninguno de los escritores dio explicaciones al respecto, pero según versiones de la prensa colombiana, García Márquez pudo haberle sugerido a Patricia que se separase de su esposo por una supuesta infidelidad de éste, o que Patricia, para vengarse de su marido, le dio a entender que "Gabo" le había proporcionado grata compañía.

Tras el puñetazo, García Márquez buscó a un amigo que nueve años atrás le había tomado unas fotografías para la portada de "Cien años de soledad": el fotógrafo colombiano Rodrigo Moya Moreno.

"Para las fotos del ojo moro me costó un huevo sacarle una sonrisa de una fracción de segundo, porque tenía cara como para los funerales de la Mamá Grande. Realmente, Varguitas lo había dejado mal y se veía más bien triste o deprimido. Pero la sonrisa que le saqué hizo de aquel desaguisado una cosa sin importancia. Al terminar, Gabo me dijo al despedirse: 'Me mandas un juego y guardas los negativos''', relató Moya en una entrevista para el diario El Tiempo publicada en 2013.

A la pregunta de por qué fue el incidente con el escritor de Arequipa, Moya respondió: "Solo ellos lo saben. El hecho ocurrió en la premier privada de aquella película sobre los supervivientes de un avionazo en los Andes. No se veían hacía tiempo, y dicen que Gabo se acercó con los brazos abiertos para abrazarlo, y Varguitas lo recibió con su aún hoy famosa derecha. Escribí una crónica de esa sesión en (el diario) La Jornada en 2007, cuando Gabo cumplió los 80".

En octubre de 2010, tras anunciarse que Vargas Llosa había ganado el Nobel, un reportero en el Instituto Cervantes de Nueva York empezó a preguntarle al peruano sobre García Márquez, pero éste enseguida respondió: "No vamos a hablar de eso ahora".

Luego, sin especificar a qué mensaje se refería, dijo: "Yo les voy a agradecer a ustedes que hagan público mi agradecimiento por la declaración que ha hecho García Márquez, muy cariñosa, con respecto a este premio. Le estoy muy agradecido".

En junio del 2007, de visita en Quito, Ecuador, Vargas Llosa dijo que él y García Márquez tenían "un pacto tácito" según el cual "nosotros no hablamos de nosotros mismos para darles trabajo a los biógrafos, si es que merecemos tenerlos después".

"Que ellos averigüen, que ellos descubran, que digan qué pasó", añadió.

En aquella ocasión, cuando le preguntaron por los ganadores del Nobel de Literatura, el escritor peruano manifestó: "Creo que el premio Nobel ha fallado no dándoselo a escritores como (Jorge Luis) Borges o (Vladimir) Nabokov, pero se lo ha dado a algunos escritores que sí lo merecían. No hay ninguna duda que un escritor como (Darío) Fo lo merecía, un García Márquez lo merecía".

De hecho, en una entrevista realizada a finales de marzo en su casa en Lima para una televisora peruana volvió a hablar de su colega colombiano, y dijo que a lo largo de los años ha releído su obra cumbre: "Cien años de soledad".

"(La he leído) muchas veces porque la he enseñado, he dado muchos cursos sobre García Márquez, el último hace pocos años en (la Universidad de) Princeton... Es uno de los libros que se puede releer y releer y siempre aparecen cosas nuevas", dijo Vargas Llosa en una entrevista para el Canal N.

También recordó que en un vuelo de Madrid a Santa Cruz de Tenerife, una auxiliar de vuelo le avisó que un hombre quería saludarlo porque le tenía una admiración absoluta.

"Le temblaba la voz. Me dijo: 'No sabe cuánto lo admiro, a mí me ha cambiado la vida leerlo'. Y yo estaba muy conmovido y luego me dice: 'Y sobre todo "Cien años de soledad" es algo que yo he releído no sé cuántas veces''', relató sonriendo. "No me atreví a decirle: 'Está usted equivocado, yo no soy García Márquez'. Me pareció que iba a desencantarlo de tal manera que no le dije nada. Le di la mano y se fue creyendo que le había dado la mano a su autor favorito".

En 1971 salió al mercado "Historia de un deicidio", un análisis de la obra de García Márquez escrito por Vargas Llosa. Después que se enemistaron, el escritor peruano dio la orden de que no se hiciera ninguna edición más de ese libro.

Tras conocerse la muerte de García Márquez el jueves, Vargas Llosa dijo para el Canal N desde una calle de la ciudad peruana de Ayacucho que "ha muerto un gran escritor, cuyas obras dieron gran difusión y prestigio a la literatura de nuestra lengua".

Con una voz conmovida, anteojos oscuros y una gorra de béisbol, Vargas Llosa añadió que "sus novelas le sobrevivirán y seguirán ganando lectores por doquier, envío mis condolencias a su familia".
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:24 0:00

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG