Enlaces de accesibilidad

El referéndum en el este de Ucrania alienta temores de una guerra civil


Residentes del Este de Ucrania vota por el referendum de independencia.

El Ministerio de Interior de Ucrania calificó la consulta como una farsa criminal y dijo que las papeletas estaban "manchadas de sangre".

Los rebeldes del este de Ucrania siguieron adelante el domingo con un referéndum de autodeterminación mientras estallaban nuevos combates, en un conflicto que ha generado temores de una guerra civil y ha llevado las relaciones entre Rusia y Occidente a su peor crisis desde la Guerra Fría.

Los enfrentamientos comenzaron alrededor de una torre de la televisión en las afueras de Slaviansk, justo antes de que los votantes se dirigieran a los colegios electorales atravesando calles bloqueadas por barricadas de árboles cortados, neumáticos y maquinaria oxidada.

"Quería llegar cuanto antes. Todos queremos vivir en nuestro propio país", dijo Zhenya Denyesh, un estudiante de 20 años que votaba en un edificio universitario de hormigón y vidrio de tres plantas. Preguntado sobre qué pensaba que pasaría después de la votación, contestó: "Seguirá la guerra".

En la ciudad portuaria de Mariupol, escenario de intensos combates en los últimos días, las autoridades dijeron había sólo ocho centros de votación para medio millón de personas. Las colas llegaban a cientos de metros y en un centro de votación se sacaron las urnas a la calle.

Los líderes occidentales han amenazado con más sanciones contra Rusia en sectores clave como energía, servicios financieros e ingeniería si continúa con lo que consideran intentos por desestabilizar Ucrania.

Moscú niega cualquier participación en la rebelión o cualquier ambición de hacerse con el este del país, un centro industrial de habla principalmente rusa, tras la anexión de la península del Mar Negro de Crimea tras un referéndum en marzo.

El Ministerio de Interior de Ucrania calificó la consulta como una farsa criminal y dijo que las papeletas estaban "manchadas de sangre". Un responsible dijo que dos tercios del territorio declinó participar.

Para una consulta de la que dependen tantas cosas, el referéndum en las regiones de Lugansk y Donetsk, que se ha declarado una "República Popular", parecía tener fallos de organización.

Las papeletas han sido impresas sin medidas de seguridad, los centros de votación eran limitados en algunas áreas, el registro de votantes era irregular y había confusión sobre lo que se preguntaba exactamente a la gente.

Sergei, ingeniero de 33 años, dijo que iba a votar "Sí" a la pregunta de la papeleta, impresa en ucraniano y ruso: "¿Apoya usted la proclamación de autogobierno de la República Popular de Donetsk?".

"Estamos todos a favor de la independencia de la república Donetsk", dijo. "Esto significa dejar atrás ese gobierno fascista y proamericano (en Kiev), que no ha traído nada bueno a nadie".

AUTONOMÍA, INDEPENDENCIA, ANEXIÓN

Pero en la misma cola de votantes, Irina, de 54 años, veía el "Sí" como un respaldo a la autonomía dentro de Ucrania.

"Quiero que Donetsk tenga sus propios poderes, una especie de autonomía, separada de Kiev. No estoy en contra de una Ucrania unida, pero no con esas personas a las que no elegí, que tomaron el poder y van a arruinar el país".

Algunos ven el "Sí" como un respaldo a la autonomía dentro de Ucrania, otros como un paso hacia la independencia y otros como una aceptación de la absorción por parte de Rusia.

La anexión es respaldada por los rebeldes más destacados, pero la ambigüedad podría reflejar sus temores de un llamamiento explícito a la "independencia" que podría no haber logrado el apoyo que buscan y dejarlos en una posición expuesta ante Kiev.

El actual Gobierno llegó al poder tras el derrocamiento del presidente Viktor Yanukovich en febrerro por protestas masivas en la capital.

Su decisión de descartar un acuerdo de cooperación con la Unión Europea para favorecer lazos más cercanos con Moscú indigó a activistas prooccidentales, que lo acusaron de corrupción.

Las urnas cerrarán a las 1900 GMT en 53 puntos de votación y los rebeldes esperan haber contado los votos el lunes por la tarde, aunque su resultado no será reconocido internacionalmente ni por Kiev.

Se desconoce qué harán los rebeldes una vez que los resultados sean anunciados, aaunque se espera una gran respaldo al "Sí". Cualquier llamamiento a Rusia podría ser un gran desafío para Kiev y Occidente.

El líder ucraniano, Oleksander Turchinov, ha instado a los líderes políticos del este de Ucrania a sentarse a hablar sobre la devolución de poderes en Ucrania. Pero ha dicho que no negociará con "terroristas", una frase destinada a excluir a la mayoría de los principales líderes rebeldes.

Los rebeldes del este y el Kremlin consideran que el Gobierno proeuropeo de Kiev que reemplazó a Yanukovich carece de legitimidad.

Kiev pretende hacer desaparecer ese rechazo con unas elecciones presidenciales nacionales el 25 de mayo, pero Occidente cree que Rusia trata de desestabilizar los comicios, y ha amenazado con sanciones económicas contra Moscú.
XS
SM
MD
LG