Enlaces de accesibilidad

Relaciones EEUU-Cuba

EEUU extiende un año más el estado de emergencia nacional respecto a Cuba

Una niña frente a una casa adornada con banderas de Estados Unidos y Cuba en las afueras de La Habana, Cuba, 21 de marzo de 2016 (REUTERS/Ueslei Marcelino)
Una niña frente a una casa adornada con banderas de Estados Unidos y Cuba en las afueras de La Habana, Cuba, 21 de marzo de 2016 (REUTERS/Ueslei Marcelino)

La declaración de emergencia respecto a la isla fue emitida por Washington en 1996 tras el derribo de dos avionetas de la organización cubanoamericana Hermanos al Rescate en espacio aéreo cubano y se renueva de año en año por el presidente en el poder.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, extendió por un año más este viernes el estado de emergencia nacional con respecto a Cuba que impide el ingreso no autorizado de cualquier embarcación registrada en Estados Unidos en aguas territoriales de la isla.

La declaratoria, emitida en 1996 tras el derribo por parte de La Habana de dos avionetas registradas en Florida y con miembros de la organización cubanoamericana Hermanos al Rescate a bordo, se extiende de año en año por el presidente en el poder. En el 2004, la medida se amplió para cortar fondos al gobierno cubano junto a otras modificaciones en 2016 y 2018.

"El gobierno cubano no ha demostrado que se abstendrá del uso excesivo de la fuerza contra embarcaciones o aeronaves estadounidenses que puedan participar en actividades conmemorativas o protestas pacíficas al norte de Cuba", insiste la proclamación firmada por Biden.

En una carta enviada al Congreso anunciando la extensión, el mandatario estadounidense resaltó que "persiste la necesidad de continuar con esta emergencia nacional, basada en una perturbación o amenaza de perturbación de las relaciones internacionales de los EEUU relacionadas con Cuba".

"El ingreso no autorizado de cualquier embarcación de matrícula estadounidense a aguas territoriales cubanas continúa siendo perjudicial para la política exterior de EEUU", afirma el texto.

En la proclamación, el presidente estadounidense advierte además de que la entrada no autorizada de embarcaciones con bandera de su país podría "facilitar una migración masiva desde Cuba".

"Sigue siendo política de los Estados Unidos que una migración masiva desde Cuba pondría en peligro la seguridad nacional de los EEUU al plantear una perturbación o amenaza de perturbación de las relaciones internacionales de los EEUU".

Cuba y Estados Unidos han mantenido relaciones tensas por más de sesenta años. Durante el llamado "deshielo", bajo los gobiernos de Barack Obama y Raúl Castro, ambos países restablecieron vínculos en diciembre de 2014 y reabrieron sus embajadas en Washington y La Habana al año siguiente.


La llegada a la Casa Blanca de Donald Trump, en 2017, dio un vuelco a la política exterior estadounidense hacia Cuba, acorralada entre el recrudecimiento del embargo de EEUU y una endémica crisis económica, empeorada por la pandemia de COVID-19.

La difícil situación humanitaria en la isla ha provocado un éxodo sin precedentes hacia EEUU, a donde han llegado más de 224.000 migrantes desde octubre de 2021 hasta la fecha, en números que eclipsan las grandes migraciones anteriores.

La administración Biden ha dado algunos pasos hacia un mejoramiento en las relaciones, sobre todo en el tema migratorio, pero todavía mantiene muchas de las restricciones puestas en vigor por Trump.

(Voz de América)

Vea todas las noticias de hoy

EEUU y Cuba discutirán esta semana sobre la implementación de los Acuerdos Migratorios

“Garantizar una migración segura, ordenada, humana y regular entre Cuba y Estados Unidos sigue siendo un interés primordial de Estados Unidos", dijo el Departamento de Estado. (AP/Eric Gay)
“Garantizar una migración segura, ordenada, humana y regular entre Cuba y Estados Unidos sigue siendo un interés primordial de Estados Unidos", dijo el Departamento de Estado. (AP/Eric Gay)

Funcionarios estadounidenses y cubanos se reunirán en Washington, D.C. este martes, 16 de abril, para discutir la implementación de los Acuerdos Migratorios entre Estados Unidos y Cuba, una serie de acuerdos bilaterales que datan de 1984.

“Garantizar una migración segura, ordenada, humana y regular entre Cuba y Estados Unidos sigue siendo un interés primordial de Estados Unidos, en consonancia con nuestro interés de fomentar la reunificación familiar y promover un mayor respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales en Cuba”, dijo un vocero del Departamento de Estado en un correo electrónico a Martí Noticias.

Si bien el vocero no ofreció detalles sobre lo que se discutiría, fuentes del Departamento de Estado han dicho en el pasado que las conversaciones representan una continuación de un compromiso de más de 30 años con Cuba en asuntos migratorios como estados vecinos.

La mas reciente reunión sobre el tema se realizó el pasado 14 de noviembre, en La Habana, y fue la segunda sesión del 2023 de estas discusiones bilaterales sobre migración.

La sesión del martes es la quinta ronda de conversaciones migratorias entre ambos países desde que la administración del presidente Joe Biden decidiera reanudarlas en abril de 2022, después de que su predecesor, Donald Trump, las interrumpiera y endureciera las sanciones contra el régimen de la isla.

La ronda de conversaciones ocurre en un momento en que Estados Unidos enfrenta el arribo sostenido de cubanos a su frontera sur con México. Solo en febrero pasado, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) documentó el arribo de 20.815 migrantes procedentes de Cuba, para un acumulado en el actual periodo fiscal (FY2024) de 106.949.

CBP informó además que más de 81.000 cubanos se han beneficiado con el parole humanitario hasta febrero de 2024, luego de que la administración Biden ampliara el programa en enero de 2023 para ciudadanos de Cuba, Haití y Nicaragua. De ellos, 79.000 ya habían ingresado a territorio estadounidense.

En el año fiscal 2023, 5.253 cubanos fueron repatriados a la isla, en su mayoría desde Estados Unidos, en medio de una oleada migratoria sin precedentes que ha alcanzado cifras récords en los últimos años.

Demócratas envían carta a Biden pidiéndole revisión de su política hacia Cuba

Una bandera cubana junto a una estadounidense fuera de la Embajada de Estados Unidos en La Habana. (AP/Ramon Espinosa, Archivo)
Una bandera cubana junto a una estadounidense fuera de la Embajada de Estados Unidos en La Habana. (AP/Ramon Espinosa, Archivo)

Una docena de organizaciones y cientos de demócratas cubanoamericanos y estadounidenses han firmado una carta dirigida al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en la que le cuestionan no haber cumplido sus promesas de campaña de regresar a las políticas de Barack Obama con Cuba.

"Su promesa de campaña de deshacer los estragos causados por la administración anterior a las familias cubanas fue uno de los principales factores por los que muchos de nosotros lo apoyamos. Si bien ha tomado medidas positivas menores, estamos profundamente molestos de que esté lejos de cumplir las promesas de su campaña de volver a las políticas de la era Obama sobre Cuba", recoge el documento.

Los firmantes dicen que aún esperan medidas que permitan el comercio y la inversión con el creciente sector privado de la isla, una libertad ilimitada para viajar a Cuba y una embajada en pleno funcionamiento en La Habana.

Además criticaron la continua designación de Cuba como patrocinador del terrorismo, que según opinaron, “impacta negativamente el bienestar de las familias y obstaculiza su acceso a los elementos básicos de vida cotidianos, operaciones financieras y plataformas digitales”.

"Estamos extremadamente decepcionados y consternados por su inacción, falta de coraje y sensibilidad para deshacer las drásticas e infundadas medidas ejecutivas impuestas por su predecesor. Causan un gran daño a la gente en Cuba y también aquí en los Estados Unidos. Con un simple gesto, se podrían revertir fácilmente estas políticas y poner fin al dolor y al sufrimiento", agrega la misiva, fechada el pasado 2 de febrero.

Para los firmantes, quienes permanecen en Cuba, incluido el creciente sector privado, están viendo sus medios de vida "gravemente afectados" por las sanciones impuestas a la isla.

La carta al presidente Biden cita una encuesta realizada en 2022 por la Universidad Internacional de la Florida (FIU) que señala que de los casi 1,5 millones de votantes cubanoamericanos, más de la mitad están consistentemente a favor de la normalización con Cuba y que el apoyo es abrumador entre los votantes demócratas y más jóvenes.

“Somos una mayoría relativamente silenciosa –aunque votante–, porque muchos de nosotros enfrentamos amenazas e intimidación por parte de la extrema derecha cubanoamericana, como resultado de nuestro apoyo a una política racional y humana hacia Cuba; el mismo que usted defendió durante su campaña de 2020”.

Además, instan al presidente a abordar la cuestión de la política de su administración hacia Cuba durante su campaña para la reelección, añadiendo que si eligiera prometer, una vez más, una nueva política de compromiso con la isla “seguirá ganando una proporción considerable” del voto de la comunidad cunaboamericana.

“Sabemos que las elecciones se ganan en los márgenes, y esto será importante no sólo en Florida, sino también en otros estados como Nevada, Nueva Jersey, Kentucky y Michigan, donde también viven y votan muchos inmigrantes cubanos. Más allá de la comunidad cubanoamericana, reflejamos las opiniones de una gran mayoría del pueblo estadounidense, que apoya la normalización con Cuba”, explican.

Los firmantes concluyen la misiva diciendo que volver a comprometerse con una política de acercamiento hacia Cuba le ofrece a Biden las mejores posibilidades de recibir votos de una de las comunidades latinoamericanas con mayor participación electoral y que contribuiría a reducir la inmigración ilegal.

La carta está abierta a firmas en la página web de la Alianza por el Compromiso y el Respeto de Cuba, ACERE.

La actual administración ha reiterado que su política se basa en dos principios: el apoyo a la democracia y los derechos humanos, y que los estadounidenses, en especial los cubanoamericanos, son los mejores embajadores de la libertad en Cuba.

El éxodo masivo de cubanos llevó a la reanudación de las conversaciones migratorias, interrumpidas por Donald Trump. Entre las iniciativas aprobadas por Biden está la ampliación del programa de parole humanitario para Cuba.

Durante su mandato, Biden también autorizó la reanudación de los vuelos al interior de la isla y anunció medidas para apoyar al emergente sector privado cubano.

En enero, el subsecretario Adjunto de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental, Eric Jacobstein, dijo que “la expansión orgánica del sector privado cubano es una oportunidad que no debe desperdiciarse”.

El 12 de enero de 2021, Estados Unidos designó a Cuba como Estado Patrocinador del Terrorismo tras determinar “que brindó apoyo reiteradamente a actos de terrorismo internacional al otorgar refugio seguro a terroristas”.

El régimen de La Habana había sido designado previamente como Estado Patrocinador del Terrorismo en 1982, debido “a su larga historia de brindar asesoramiento, refugio seguro, comunicaciones, entrenamiento y apoyo financiero a grupos guerrilleros y terroristas individuales”.

Presentan en Miami ley que penaliza el "tráfico" de médicos cubanos y corta fondos federales a mipymes (VIDEO)

Info Martí | Presentan ley que penaliza el “tráfico” de médicos cubanos y elimina fondos a mipymes
please wait

No media source currently available

0:00 0:04:00 0:00

Varias disposiciones clave de la Ley de Apropiaciones del Congreso de Estados Unidos, que tienen impacto entre los cubanos de dentro y fuera de la isla, fueron presentadas este miércoles en Miami por los congresistas cubanoamericanos Mario Díaz-Balart y Carlos A. Giménez.

Entre las más sobresalientes están las disposiciones que restringen visas a funcionarios vinculados con la explotación de médicos cubanos en el exterior, las que cortan fondos federales a las empresas privadas en la isla y las que incrementan el financiamiento a proyectos relacionados con Cuba.

Personal de la salud

“Hemos incluido la prohibición de visas para entrar a los Estados Unidos a cualquier gobierno o grupo en el extranjero que trafique con los médicos cubanos. [Quienes trafiquen con médicos cubanos] no podrán entrar a EEUU porque las visas les serán negadas a ellos y a sus familiares”, dijo Díaz-Balart en una conferencia de prensa en el Museo de la Brigada 2506, en Hialeah Gardens.

Junto a líderes del exilio cubano, venezolano y nicaragüense en Miami, los congresistas hablaron sobre la importancia de la legislación, que golpea a una de las principales fuentes de ingreso del régimen cubano: la exportación de profesionales, que según datos oficiales genera miles de millones de dólares al año.

“Esto no es tráfico humano. Esto es esclavitud. Ellos [los médicos] son los esclavos del régimen cubano. Todas las naciones que estén involucradas en ayudar al régimen a utilizar sus esclavos están involucrados en la esclavitud así que se necesitan más sanciones contra esos países y organizaciones”, dijo el legislador Carlos Giménez.

El régimen de la isla tiene médicos trabajando en decenas de países y se apropia de -al menos- el 75% de los salarios que pagan los gobiernos en los países de destino. En las calificadas por La Habana como "misiones internacionalistas", los profesionales se enfrentan a numerosas violaciones de sus derechos, según han denunciado organizaciones internacionales y relatores de Naciones Unidas.

Los congresistas republicanos recordaron la eliminación del Programa de Inmigración Profesional para Médicos Cubanos conocido como The Cuban Medical Professional Parole ordenada por el expresidente Barack Obama en enero de 2017.

La medida permitía que médicos cubanos, enfermeras y otros profesionales de la salud solicitaran la visa de entrada a Estados Unidos, una vez que escapaban de sus contratos en el exterior.

Obama eliminó el programa como parte de una negociación con el régimen cubano que incluyó la eliminación de la política pies secos-pies mojados y la promesa incumplida de Cuba de aceptar a todos los cubanos con órdenes de deportación desde 2014.

“Esto se complicó cuando se eliminó como si fuera parte de la emigración a Estados Unidos. No considero la situación de los médicos cubanos como parte de la emigración. Es un programa que debe ser selecto y más concentrado”, opinó Díaz-Balart.

Más fondos para Radio Martí, Internet y promoción de la democracia

La ley, aprobada por el Congreso y firmada por el presidente Joe Biden, también contempla un incremento de los fondos para la Oficina de Transmisiones a Cuba (OCB por sus siglas en inglés) —encargada de Radio Martí y su sitio web Martí Noticias—y reserva un fondo adicional de $43,6 millones para promover tecnologías que fomenten la libertad en Internet y aborden las amenazas de la censura en países totalitarios.

“La congresista María Elvira Salazar y el congresista Carlos Giménez han estado muy pendientes del tema de la Internet en Cuba. El congresista Giménez encontró la forma de apoyar estos deseos y pusimos $43,6 millones en fondos de tecnología abierta, un programa para romper el bloqueo de la Internet en todo del mundo”, dijo Díaz-Balart.

Sector privado en Cuba

La Ley de Apropiaciones del Congreso elimina la posibilidad de que fondos federales estadounidenses puedan ser utilizados en el fomento del emprendimiento en Cuba.

“Hay una prohibición absoluta de que fondos del contribuyente se puedan utilizar para invertir en las llamadas mipymes. Esa es una prohibición absoluta. Punto”, sentenció Díaz-Balart, quien aseguró que los aliados del régimen cubano “no están muy contentos con esto”.

El gobierno cubano permitió la existencia de pequeñas y medianas empresas tras las protestas populares de julio de 2021.

El gobierno del presidente Joe Biden ha prometido apoyo al sector privado como una vía para impulsar reformas políticas, algo criticado por los legisladores cubanoamericanos, que aseguran que se trata de tapaderas del régimen para burlar el embargo.

Sede de una pequeña empresa (mipyme) que comercializa alimentos en La Habana.
Sede de una pequeña empresa (mipyme) que comercializa alimentos en La Habana.

Recientemente, varios escándalos han sacudido a estas empresas, como la presunta vinculación de Fernando Javier Albán, reconocido como uno de los empresarios privados más destacados de Cuba, con el ex ministro de economía Alejandro Gil, acusado de corrupción por el régimen.

Según el texto de la ley, se prohíbe cualquier financiamiento en programas de promoción de la democracia en Cuba en temas empresariales, la reforma económica, el emprendimiento o cualquier otra asistencia que no estén relacionados con el fomento de la democracia “como expresamente autoriza la Ley de Libertad y Solidaridad Democrática Cubana de 1996 y la Ley de Democracia Cubana de 1992”.

Esta prohibición podría afectar directamente a iniciativas como el Programa de pequeñas subvenciones de la Sección de Asuntos Públicos de la Embajada de EEUU en La Habana en apoyo al sector privado cubano que ofrecían un fondo de hasta $400,000 dólares para proyectos de emprendimiento en la isla.

Síndrome de La Habana: Cuba tilda de propaganda informe que implica a Rusia; EEUU aguarda evaluación de la comunidad de inteligencia

La funcionaria de la cancillería cubana Johana Tablada en una conferencia el 23 de julio de 2019, donde también abordó el tema del "Síndrome de La Habana". Foto AP/Ramón Espinosa)
La funcionaria de la cancillería cubana Johana Tablada en una conferencia el 23 de julio de 2019, donde también abordó el tema del "Síndrome de La Habana". Foto AP/Ramón Espinosa)

La subdirectora para Estados Unidos de la Cancillería cubana, Johana Tablada, en entrevista el lunes con Prensa Asociada (AP) consideró que el reciente informe que vincula los incidentes de salud anómalos, conocidos como "Síndrome de La Habana", con una unidad de inteligencia rusa, fue una “operación política” y de “propaganda” para justificar las sanciones de Estados Unidos contra su gobierno.

“Cuba está interesada porque intenta presentar a Cuba una vez más como una amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos. Incluso si no se sugiere a Cuba como el presunto principal perpetrador, el gobierno cubano se presenta como el lugar que se presta a potencias y países extranjeros para llevar a cabo actos contra Estados Unidos”, dijo Tablada a la agencia AP.

La cadena televisiva norteamericana CBS, la revista The Insider y el diario alemán Der Spiegel dieron a conocer el pasado domingo una investigación que sugería que los diplomáticos sí habían sufrido un ataque sónico con una misteriosa arma y que la iniciativa provino de Rusia.

El lunes, el Departamento de Estado norteamericano reiteró que confiaba en la evaluación de la comunidad de inteligencia estadounidense de que es poco probable que un adversario extranjero esté causando los incidentes anómalos de salud.

“Es algo que la comunidad de inteligencia ha investigado exhaustivamente y continúa analizando. Examinaremos la nueva información a medida que llegue y haremos evaluaciones dentro del Departamento de Estado y con nuestra comunidad de inteligencia”, dijo el vocero del Departamento de Estado, Matthew Miller, en su rueda de prensa diaria.

En la Casa Blanca, la vocera Karine Jean-Pierre refirió las preguntas sobre el reporte a la Oficina del Director de Inteligencia Nacional, y señaló que la administración Biden se había tomado "muy en serio" la investigación de las raíces de los incidentes de salud anómalos.

También el lunes, Rusia desestimó el informe diciendo que las acusaciones no son nuevas. El vocero del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo que nadie ha publicado en ninguna parte pruebas convincentes de estas acusaciones que calificó de “infundadas".

Mientras tanto, el Departamento de Defensa confirmó que un alto funcionario del Pentágono experimentó síntomas similares a los asociados con el "Síndrome de La Habana" durante la cumbre de la OTAN, en Vilnius el año pasado.

La portavoz del Pentágono, Sabrina Singh, dijo que el funcionario no formaba parte de la delegación del secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, y remitió las preguntas sobre el tema a la comunidad de inteligencia.

Los primeros registros de los incidentes de salud anómalos datan del 2016 y fueron reportados por funcionarios y personal de las embajadas de Estados Unidos y Canadá en Cuba, por lo que pasaron a conocerse como el “Síndrome de La Habana”.

El síndrome es un conjunto de síntomas aún inexplicables que incluyen dolor punzante en la cabeza o en el oído, o mareos.

Aprueban proyecto de ley que incluye 25 millones de dólares para financiar promoción de la democracia en Cuba

La Cámara de Representantes de EEUU aprueba proyecto de ley de financiación gubernamental, Washington, D.C., 22 de marzo del 2024.
La Cámara de Representantes de EEUU aprueba proyecto de ley de financiación gubernamental, Washington, D.C., 22 de marzo del 2024.

Actualización: con 74 votos a favor y 24 en contra, el proyecto de presupuesto fue aprobado el sábado en la mañana por el Senado y remitido a la Casa Blanca para la firma del presidente Biden.

Con una votación de 286 a 134, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el viernes un proyecto de ley de financiación gubernamental de 1,2 billones de dólares que incluye $25 millones para financiar la promoción de la democracia en Cuba y otros $25 millones para la Oficina de Transmisiones hacia Cuba, así como instrucciones sobre la negación de visas a gobiernos y organizaciones internacionales involucrados en el tráfico de médicos cubanos.

Mario Díaz-Balart, legislador republicano por la Florida y presidente de la Subcomisión sobre el Departamento de Estado, Operaciones Extranjeras y Programas Relacionados (SFOPS), habló en el pleno de la Cámara antes de la votación en apoyo al proyecto de ley, señalando el apoyo del documento a la promoción de la democracia en Cuba y otros países del hemisferio.

“Esto ayuda a la oposición democrática y no a los negocios escogidos por el régimen terrorista. Nos oponemos firmemente a la trata de personas y, en particular, a la trata de médicos. Este proyecto de ley también apoya a quienes luchan por la libertad en nuestro hemisferio", dijo.

Díaz-Balart, señaló que el Proyecto de ley incluye “restricciones sólidas para evitar que la Administración de Joe Biden utilice fondos de democracia para fines no autorizados", incluidos los llamados “programas de emprendimiento”. Este apoyo ha sido criticado en el pasado por los congresistas cubanoamericanos.

"Las políticas confusas de la Administración Biden han sido desastrosas para la seguridad global. En contraste, este proyecto de ley respalda a los amigos y aliados más cercanos de Estados Unidos mientras contrarresta a adversarios como China Comunista, Rusia y los estados terroristas de Cuba e Irán", recoge el comunicado.

"Como presidente de la subcomisión que proporciona fondos para la seguridad nacional y la política exterior, me enorgullece que esta legislación garantice que el dinero de los contribuyentes priorice agencias y programas que protegen nuestra seguridad nacional, defienden nuestros valores, apoyan a nuestros aliados y socios, y promueven la democracia y la libertad en el extranjero", agrega.

Su colega por la Florida, el republicano Carlos A. Giménez, explicó que “aunque está lejos de ser el proyecto de ley perfecto, incluye victorias conservadoras claves” y menciona como ejemplo que “niega visas a funcionarios del régimen de Castro y recorta fondos para falsos programas del sector privado en Cuba”, entre otras cosas.

En enero, la representante por Florida, María Elvira Salazar, llevó a cabo una audiencia en el Congreso que tituló "El mito de los nuevos empresarios cubanos: un análisis de la política hacia Cuba de la administración Biden".

En la audiencia, Salazar, dijo que el sector de las pequeñas empresas en Cuba es un plan del régimen que “está desesperado por conseguir millones de dólares para violar el embargo de Estados Unidos”.

Por su parte, el subsecretario Adjunto de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental, Eric Jacobstein, dijo que la administración Biden cree que “la expansión orgánica del sector privado cubano en la isla, liderada por el propio pueblo cubano y no por ningún gobierno extranjero, es una oportunidad que no debe desperdiciarse”.

“Sobre todo, debemos alentar la libertad de los ciudadanos cubanos para definir su propio futuro económico”, agregó.

Cargar más

XS
SM
MD
LG