Enlaces de accesibilidad

Desalojan niños, ancianos y a una mujer embarazada


Corral de animales donde viven estas familias (Foto cortesía de Cubanet).

Ante el desespero de verse desamparados y sin tener donde guarecerse, no les quedó más remedio que aceptar la oferta de una corraleta para reses que les hizo un campesino que se condolió de ellos.

Las “buenas intenciones” del gobierno del General-presidente se reflejan en cuatro familias que desde hace cerca de un mes y medio, en que fueron desalojados de sus hogares, vagan por Bayamo, capital de la provincia Granma. Los encargados del desalojo, según las declaraciones de los propios perjudicados, fueron los máximos directivos del gobernante -y único reconocido- Partido Comunista en ese oriental municipio, ubicado a unos 700 kilómetros al este de La Habana.

“…Tienes que ir hasta allí y ver en las condiciones que están viviendo ocho niños que fueron desalojados de sus casas. Un campesino les permitió a los padres de ellos meterse en una corraleta para que no estén durmiendo a la intemperie. Da grima cómo viven entre el estiércol de las reses y sin poder ir a la escuela”, había dicho el pasado 22 de mayo a este reportero Juan Alberto Oliva, que milita en la organización Pastores por el Cambio. Oliva donó unos videos que, junto a su esposa Julia Rosa Piña, pastora de esa organización cívico religiosa, tomó a las cuatro familias.

Este reportero, en compañía de Oliva, pudo entrevistarse con dos de las cuatro familia, donde además de los ocho niños destacan dos ancianos con más de ochenta años. Liuska María Méndez Piña, madre de tres de los niños y nieta de los dos ancianos, dio una descripción detallada para Cubanet de lo que habían vivido desde que perdieron sus hogares y la forma en que fueron desalojados.

"Eran las 5:00 de la mañana del día 17 de abril y nosotros aún estábamos durmiendo cuando llegaron para desalojarnos. Más de 50 policías, junto con la gente del Gobierno y de la Dirección de la Vivienda, nos rodearon las casas. Además, trajeron las Brigadas de Respuesta Rápida, médicos (civiles que funcionan como paramilitares), ambulancias y gente de la Construcción (Ministerio) con equipos pesados para demolernos las casas”, dijo Liuska María.

La mujer culpó como principales responsables del desalojo a los representantes del Gobierno en Bayamo.

"Los principales responsables fueron la gente del Gobierno. Entre los que yo conocía estaban Octavio, que es el vicepresidente del Gobierno; Damaris, que es la jefa de los inspectores; Yoel, que es el de planificación de Vivienda, y varios agentes de la Policía, encabezados por un tal Federón, que con grado de Mayor se presentó diciendo que él era La Ley y hacía lo que le daba la gana", aseguró la mujer.

Lisandra Méndez Piña, otra de las desalojadas y que es madre de dos niñas mellizas de siete años de edad, confirmó la violencia con que obraron las fuerzas represivas.

"Los niños estaban durmiendo cuando los policías entraron a las casas y de manera violenta los cogieron por los pies y los arrastraron para fuera", corroboró Lisandra.

Ante el desespero de verse desamparados y sin tener donde guarecerse, no les quedó más remedio que aceptar la oferta de una corraleta para reses que les hizo un campesino que se condolió de ellos.

Integrantes de las familias que viven en corrales para animales (Foto cortesía de Cubanet).
Integrantes de las familias que viven en corrales para animales (Foto cortesía de Cubanet).
"Suerte que este campesino nos vio con todas las cosas botadas en la calle y nos dejó que nos metiéramos aquí. Nosotras limpiamos esto un poco y tapamos con estas lonas y esas planchas de fibrocemento. Pero tengo mucho miedo de que los niños se nos enfermen, porque tienen que estar aspirando el mal olor de la m... de las vacas. Tampoco están yendo a la escuela", se lamentó Liuska.

Las autoridades alegaron que estas familias, que provenían de un barrio llamado El Almirante, en las cercanías del Parque Granma, de Bayamo, estaban viviendo ilegales. Sin embargo, todas tenían en su haber un documento firmado por el Jefe de la Agricultura en el municipio, que les acreditaba el terreno.

El hecho causó descontento e indignación en los vecinos de la zona.

"Eso fue abusivo y criminal", manifestó William Águila, y agregó: "Principalmente con esos niños que ahora no pueden ni ir a la escuela y con ese par de viejos que están hasta enfermos. ¡Y había que ver cómo la policía tomó todo esto, como cuatro cuadras a la redonda para que nadie pudiera ver lo que estaba pasando!".

Liuska María aprovechó sus declaraciones a Cubanet para denunciar ante el mundo al gobierno cubano por la crueldad con que obraron.

"Aprovecho esta ocasión para denunciar al gobierno cubano. Porque aparte de los niños y de nosotros (las personas mayores) está mi abuelita que se llama Dolores Bernal Pompa, que padece del mal de Párkinson,y no tuvieron piedad con ella. Como tampoco la tuvieron con otra de las desalojadas con 38 semanas de embarazo. Tuvieron que llevársela en mal estado para un centro asistencial de Salud en el municipio de Jiguaní", señaló..

Liuska está viviendo con su esposo, sus tres hijos y sus abuelos en la trastienda de la Base de Camiones de Bayamo, en el barrio Viviendas Campesinas.

Mientras congresistas y otras personalidades de los Estados Unidos piden al presidente Barack Obama el levantamiento del embargo impuesto a Cuba, y la Unión Europea se sienta a la mesa de diálogo para buscar una política más flexible hacia la Isla, el gobierno del General Raúl Castro responde aplicando más represión contra un pueblo que no encuentra la forma de hacer valer sus derechos.

Este artículo fue publicado originalmente el 5 de Junio por Calixto Ramón Arias en el sitio Cubanet.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG