Enlaces de accesibilidad

noticias

Cuba es una carta de apuesta para Brasil


El diario The Wall Street Journal dice que la ayuda económica de la presidenta Rousseff al gobierno cubano destaca el papel protagónico que busca Brasil en el mundo.

La visita de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, a Cuba constituye la mayor apuesta hecha por los brasileños “para transformar su creciente poderío económico en liderazgo diplomático en América Latina”, según el diario The Wall Street Journal.

El periódico destaca que en los últimos años Brasil ha desembolsado miles de millones de dólares en préstamos a países pobres de la región y hasta de Africa.

"Se trata del creciente poder sutil de Brasil a escala internacional y el papel cada vez más protagónico que juega en el mundo", dice citando a Matthew Taylor, un especialista en la Escuela de Servicio Internacional de la American University, en Washington.

La ayuda a Cuba, entre otros proyectos con una financiación de $680 millones de dólares para rehabilitar el puerto del Mariel, al oeste de La Habana, y la eventual participación brasileña en la industria azucarera de la isla “destaca ese nuevo rol”, señala.

El Journal precisa que según la opinión de muchos analistas, Brasil “podría convertirse en una fuerza estabilizadora en una región conocida por la volatilidad política y económica”.

Sin embargo, el diario subraya que aunque Estados Unidos, “el actor con más poder en América Latina desde hace dos siglos”, tendría la esperanza de que Brasil sirva de mediador en temas que le interesan, como los derechos humanos, “Brasil no está en Cuba para ayudar a EE.UU” .

Tampoco queda claro, dice, “cuán lejos llegaría Rousseff para orientar a Cuba hacia una sociedad más democrática”, puesto que la presidenta “rechazó pedidos para reunirse con disidentes cubanos, y declaró que no presionará a los hermanos Castro sobre temas de derechos humanos en la isla”.

El diario recuerda que a pesar de la reciente muerte en la cárcel del prisionero político cubano Wilmar Villar luego de una huelga de hambre de 50 días, esta semana el canciller brasileño, Antonio Patriota, dijo que los derechos humanos en Cuba no son un tema de “emergencia”.

Luego de puntualizar que Rousseff es vista como una simpatizante del gobierno de Castro porque de joven participó en un grupo marxista en Brasil, el Journal dice que el hecho de que fue “encarcelada y torturada durante la dictadura militar de Brasil genera esperanzas de que sea más receptiva a los prisioneros políticos que su antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva”.

También señala que el caso de la bloguera Yoani Sánchez pudiera arrojar más luz sobre cualquier cambio en la política brasileña de derechos humanos, ya que Brasil le otorgó visa a la cubana, y si el gobierno de la isla la deja finalmente viajar a ese país “podría ser en parte gracias a Rousseff”.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG