Enlaces de accesibilidad

Dos vetustas dictaduras a la caza de turistas


El gobernante Kim Jong-un busca ahora convertir a Corea del Norte en un paraíso para el esquí sobre nieve.

El régimen de Corea del Norte construye un exclusivo y lujoso centro de esquí para el turismo internacional al mismo tiempo que Cuba planea llenarse de campos de golf para millonarios.

Acosado por las hambrunas y la pobreza el régimen de Corea del Norte ha optado por tratar de convertirse en un destino para el turismo de lujo y está edificando un sofisticado centro de esquí de nivel mundial, con hotel, un aeropuerto para helicópteros y una pista de nieve de 111 kilómetros de extensión.

El hecho de que una de las dictaduras más viejas y herméticas del planeta haya decidido abrirse de esa manera al mundo exterior coincide con las noticias provenientes de Cuba que dan cuenta de que la isla, con tal de atraer a turistas pudientes, ha emprendido a toda máquina el desarrollo de campos de golf, un deporte que hasta ahora tuvo proscrito por “elitista”.

La novedad de que Corea del Norte, un país que ha tenido a sus ciudadanos en permanente ajetreo militar enemistados con el resto del mundo quiera ser ahora una nación dispuesta a sonreír a los turistas extranjeros fue anunciada por la agencia oficial de noticias KCNA en Pyongyang.

Según la fuente, el gobernante Kim Jong-un "dirigió sobre el terreno los trabajos de construcción de la pista de esquí por parte del Ejército Popular de Corea en el desfiladero de Masik" cerca de la ciudad de Wonsan, a menos de 200 Km al este de la capital y que debe estar concluida para el próximo invierno boreal.

Presumiblemente, las intenciones del régimen de Pyongyang son las de transformar la zona alrededor de Wonsan en un sitio turístico especial de primer orden para extranjeros hasta con aeropuerto propio.
XS
SM
MD
LG