Enlaces de accesibilidad

Congreso de EE UU investigará canje de Bergdahl


Un hombre observa en una pantalla de ordenador el vídeo difundido por los talibanes que muestra el momento en el que los insurgentes liberan al soldado Bowe Bergdahl (2d).

Entre 80 y 90 personas en el Gobierno sabían de antemano sobre el canje de Bergdahl y ninguno informó a un legislador, ni siquiera a los presidentes de las comisiones de seguridad nacional.

La Comisión de Servicios Armados de la Cámara de Representantes investigará el canje de un prisionero estadounidense cautivo cinco años a cambio de cinco líderes del Talibán, lo que provocó una fuerte reacción política por la falta de notificación del gobierno federal al Congreso y temores de que los prisioneros talibanes puedan regresar al campo de batalla en Afganistán.

"Tenemos que estudiar el precio (que pagamos)", dijo el representante Howard "Buck" McKeon, republicano por California y presidente del panel, a los reporteros después de una tensa reunión de 90 minutos a puerta cerrada entre funcionarios de la administración y representantes demócratas y republicanos.

Funcionarios de la Casa Blanca, los departamentos de Estado y Defensa, así como de los servicios de inteligencia, defendieron el canje del sargento Bowe Bergdahl, capturado en junio del 2009 en Afganistán, después de desaparecer de su unidad de infantería, a cambio de cinco extremistas talibanes detenidos en la prisión de la Base Naval de Guantánamo, Cuba.

En la semana transcurrida desde el canje, los legisladores han planteado preguntas sobre si Bergdahl era un desertor y si Estados Unidos pagó mucho por su libertad.

Los republicanos salieron de la reunión informativa del lunes por la noche muy molestos con el hecho de que entre 80 y 90 personas en el Gobierno sabían de antemano sobre la liberación de Bergdahl antes de concretarse y nadie informó a ningún legislador, ni siquiera a los presidentes de las comisiones de seguridad nacional.

La representante Michele Bachmann, republicana por Minnesota, criticó al gobierno por no presentar ninguna información clasificada.

Los funcionarios federales dijeron que ni Estados Unidos ni Catar pagaron dinero alguno al Talibán como parte del acuerdo, según Bachmann. El Gobierno se comprometió a estudiar cuántos estadounidenses o militares de naciones aliadas murieron en los esfuerzos por encontrar a Bergdahl, dijo la representante.

Los legisladores dijeron que les asombró sobremanera escuchar al asesor adjunto de Seguridad Nacional, Tony Blinken, decir que ocho comisiones legislativas fueron informadas en febrero pasado sobre el acuerdo. Personal de los legisladores insisten que no fue así.
XS
SM
MD
LG