Enlaces de accesibilidad

Obama: Aprobación de reforma migratoria sería un "logro histórico"


El presidente estadounidense, Barack Obama, durante una rueda de prensa celebrada en Washington, Estados Unidos, el martes 30 de abril de 2013.

El presidente estadounidense se mostró confiado en que demócratas y republicanos elaborarán un proyecto de ley que sea aprobado en el Senado y la Cámara de Representantes.

El presidente de EE. UU., Barack Obama, dijo hoy que la aprobación de una reforma migratoria que permita la legalización de la población indocumentada sería un "logro histórico".

"Confío en que hay cosas que vamos a poder lograr. Confío en que la labor bipartidista que hemos visto sobre la reforma migratoria logrará un proyecto de ley que sea aprobado en el Senado y la Cámara de Representantes rumbo a mi despacho. Creo que será un logro histórico", dijo Obama durante una hacinada rueda de prensa en la Casa Blanca.

Obama señaló que en el Senado se ha establecido el "hábito" de requerir 60 votos -en vez de mayoría simple- para lograr la aprobación incluso de las iniciativas "más modestas".

Por ello, "no debe sorprender" que "en estos momentos, las cosas están bastante disfuncionales en el Capitolio", observó.

No obstante, el mandatario estadounidense elogió los esfuerzos tanto de republicanos como de demócratas en el debate sobre una reforma migratoria que saque de la sombra a once millones de inmigrantes indocumentados en este país.

Obama hizo esas declaraciones en vísperas de su viaje a México y Costa Rica entre el 2 y 4 de mayo próximos, en el que la inmigración, el comercio y la seguridad ciudadana serán algunos de los temas dominantes.

La reforma migratoria es de especial interés en la región, tomando en cuenta que buena parte de la población indocumentada en EE.UU. procede de México y Centroamérica.

Además, Obama prometió el martes renovar sus esfuerzos para cerrar la prisión militar de Guantánamo (Cuba), donde un centenar de presos sospechosos de actividades terroristas realiza una huelga de hambre.

Obama dijo que no quiere que ningún prisionero muera y llamó al Congreso a ayudarlo a encontrar una salida legal a largo plazo al problema de juzgar a combatientes enemigos.

El mandatario añadió que Estados Unidos podría "reconsiderar" su política hacia Siria si obtiene pruebas de que el régimen de Damasco ha usado armas químicas.

Pero Obama mostró cautela sobre los informes de inteligencia, diciendo en una conferencia de prensa en la Casa Blanca: "debo estar seguro de que conozco los hechos. Eso es lo que el pueblo estadounidense esperaría".

"Si de alguna manera se puede establecer que no sólo Estados Unidos sino también la comunidad internacional están seguros de que el régimen de Asad está usando armas químicas, entonces habrá un cambio de política", advirtió.

El gobierno de Bashar al-Assad ha sido acusado de usar armas cargadas con agentes químicos contra objetivos en áreas civiles en el marco de su guerra contra los rebeldes armados.

Washington había advertido previamente que el uso las llamadas armas de destrucción masiva representaría el cruce de una "línea roja" que no debía tolerarse y que en ese caso la comunidad internacional debía reaccionar.

"Por cambio de política entiendo la necesidad de repensar el espectro de opciones que tenemos a disposición", agregó.
XS
SM
MD
LG