miércoles, agosto 20, 2014, 2:30 pm

El Mundo

Lo mejor y lo peor de los derechos humanos en 2012

Aunque esta lista no es exhaustiva, los siguientes son algunos de los mejores y los peores acontecimientos de derechos humanos en 2012, según Mary McGuire, funcionaria de comunicaciones de Freedom House

Freedom House fue fundada por Eleanor Roosevelt, una de las principales impulsoras de la Declaración Universal de Derechos Humanos
Freedom House fue fundada por Eleanor Roosevelt, una de las principales impulsoras de la Declaración Universal de Derechos Humanos
Lo mejor:

Victorias de la organización LGBTI en el Hemisferio Occidental:

Se lograron victorias importantes en la lucha por los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGBTI) en 2012, particularmente en los Estados Unidos y América Latina. El presidente de EE.UU., Barack Obama, expresó su apoyo público para el matrimonio gay, por primera vez en la historia del país, y tres estados - Washington, Maryland y Maine - aprobaron leyes que permiten el matrimonio homosexual, con lo que el número total de estados con reglas similares se elevó a nueve.

Además, Chile aprobó una ley contra la discriminación que penaliza todas las formas de discriminación. Aunque no es específicamente escrita para proteger los derechos LGTBI, la medida fue impulsada por el brutal asesinato de un hombre abiertamente gay. El matrimonio homosexual es legal en Canadá y algunas partes de México.

La aprobación de la Ley de Magnitski:

El paso por el Congreso de los EE.UU. de la Ley de Magnitski fue un hecho importante. La ley lleva el nombre del abogado ruso Sergei Magnitsky, quien murió en la cárcel después de exponer un fraude multimillonario en dólares por parte de funcionarios rusos.

La medida establece la prohibición de visados y la congelación de activos a los funcionarios rusos implicados en abusos contra los derechos humanos. El presidente Obama firmó la legislación el 14 de diciembre a pesar de las fuertes objeciones del Kremlin. Esta ley podría sentar un precedente en la forma en que Estados Unidos y otras sociedades libres enfrentan las graves violaciones de los derechos humanos que se cometen en todo el mundo.

La convicción de Charles Taylor:

En abril, el ex presidente de Liberia Charles Taylor se convirtió en el primer ex jefe de Estado en ser condenado por crímenes de guerra desde la Segunda Guerra Mundial. Fue condenado en mayo por un tribunal especial apoyado por la ONU a 50 años de prisión por su participación en una guerra civil de diez años en Sierra Leona. Fue encontrado culpable específicamente de ayudar e instigar la "comisión de delitos graves como la violación, el asesinato y la destrucción de bienes civiles" por las fuerzas rebeldes en ese país.

Taylor renunció como presidente de Liberia en 2003 en medio de graves problemas internos y las llamadas internacionales para que dimitiera.

La supervivencia de la revolución tunecina:

Si bien las autoridades libremente elegidas en Túnez, como parte de la transición que vive el país, han sido golpeadas por la frustración pública debido al alto desempleo y la presión de los islamistas conservadores, el país aún no ha sufrido la “suerte” de muchos de sus vecinos en las postrimerías de la primavera árabe de 2011. Diversos grados de inestabilidad y represión persisten en Libia, Egipto, Bahrein, Yemen y Siria en particular, mientras Túnez ha logrado ganancias, aunque lentas en su transición democrática.

A medida que el país se acerca al segundo aniversario de la revolución, sin embargo, las luchas económicas han dado lugar a protestas contra el gobierno, una de las cuales dejó casi 200 personas heridas, y el apoyo a la coalición en el poder se ha desvanecido definitivamente. A pesar de estos desafíos, Túnez sigue ofreciendo un ejemplo positivo para la región en general.


Lo peor:

Guerra civil en Siria:

La guerra civil en Siria es lo peor relacionado con los derechos humanos y la catástrofe humanitaria en el mundo de hoy. Las últimas estimaciones sitúan el número de muertos en 42.000, sin un final a la vista. Según el Comité para la Protección de los Periodistas, un número alarmante de comunicadores - 28 - han sido asesinados mientras cubrían el conflicto en 2012.

Los ataques de las fuerzas gubernamentales contra civiles en las zonas rebeldes son incesantes, y ahora hay preocupación de que el Ejército está armando misiles con armas químicas.

Devastación en el Congo:

Durante el siglo pasado, la República Democrática del Congo, uno de los más ricos en recursos naturales en el continente africano, ha sido destruida por una combinación de colonialismo, un gobierno corrupto e ineficaz, los conflictos étnicos y una sucesión de milicias armadas y grupos rebeldes que han violado a mujeres y saqueado numerosas áreas durante su paso a través del país. Nada menos que cinco millones de personas han muerto desde finales de 1990.

En noviembre, los soldados Tutsis, que entonces formaban el 23 de marzo (M23), invadieron y tomaron el control de Goma, la capital de la provincia con una población de 1.000.000, lo que trajo consigo que casi 140.000 personas huyeran de sus hogares. La comunidad internacional se ha hecho en gran medida de la vista gorda a la crisis interminable del país, tal vez debido a que no parece haber una solución fácil.

Golpe de Estado y el extremismo en Mali:

Al igual que en el Congo, la terrible situación de derechos humanos en Malí no fue causada por un evento único. Más bien se trataba de una cascada de desastres que incluyeron un golpe militar, un movimiento separatista Tuareg revitalizado, la llegada de la línea dura de militantes islámicos y los efectos combinados de la sequía a largo plazo, la pobreza y la corrupción. Esta tormenta perfecta ha creado una crisis humanitaria que exige una acción internacional. Norte de Malí está ahora controlada por los grupos militantes en los que se mezclan el Islam radical y la delincuencia transnacional.

Abrupta caída de Rusia:

Desde la reelección controlada de Vladimir Putin como presidente en marzo, la situación política en Rusia se ha convertido en algo cada vez más sombrío, y algunos expertos lo comparan a la era soviética. Como parte de una escalada de represión contra los activistas anti-corrupción y opositores políticos, el Gobierno ha promulgado numerosas leyes que tendrán un impacto negativo sobre los derechos humanos y el funcionamiento de la sociedad civil. Más preocupante aún, una nueva ley requiere que las organizaciones de la sociedad civil que reciben fondos extranjeros se registren como "agentes extranjeros" o enfrentar posibles cargos criminales.

Las voces independientes, algunas dentro del Gobierno, que han tratado de hablar en contra de esta ola represiva han sido expulsadas, detenidas o amordazadas.

La represión en Bahrein, otros estados del Golfo:

Después de un informe independiente encargado por el rey Hamad de Bahrein que puso al descubierto abusos generalizados contra los derechos humanos cometidos durante la represión violenta de un movimiento de protesta en febrero de 2011, el Gobierno se comprometió a poner en práctica las reformas recomendadas. Pero el régimen no promulgó otra cosa que pequeños cambios cosméticos, aparentemente diseñados para apaciguar a la comunidad internacional y ha continuado en el camino de la represión.

En semanas recientes, el Gobierno ha intensificado la presión, la prohibición de manifestaciones "sin licencia" y ha despojado a 31 miembros de la oposición de su ciudadanía. Además, a los periodistas y grupos de derechos humanos, incluidos Freedom House, le han negado reiteradamente la entrada al país para informar sobre estos abusos.

La amenaza de leyes sobre la blasfemia:

La difusión en línea de una película ofensiva que se burlaba del Islam y provocó violentos disturbios antiamericanos y protestas en más de dos docenas de países sirvió como un recordatorio de la naturaleza perniciosa de las leyes que prohíben la blasfemia en muchas partes del mundo. Estas leyes, que prohíben los insultos a las religiones y las figuras religiosas, no sólo tiene un efecto amedrentador sobre la libertad de expresión, pero a menudo se utilizan para justificar la violencia, reprimir a las minorías religiosas, y resolver rencillas personales más que luchar contra la intolerancia.

De acuerdo con un informe especial de Freedom House, no hay evidencia de que la restricción de palabra reduzca la intolerancia religiosa. De hecho, la evidencia muestra que las prohibiciones de blasfemia en realidad conducen a una amplia gama de violaciones de los derechos humanos.

El trabajo periodístico de Mary McGuire, funcionaria de comunicaciones de Freedom House, no menciona las reiteradas violaciones de los derechos humanos en Cuba, donde se les impide por la fuerza a las Damas de Blanco asistir a misa todos los domingos y se reprime a los opositores al gobierno de los hermanos Fidel y Raúl Castro.

Un informe de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), que dirige el activista Elizardo Sánchez, “resalta el hecho indudable de que la gran mayoría de las más de 12 700 detenciones políticas en los últimos tres años fueron ejecutadas sin respetar lo establecido en la Ley de Procedimiento Penal, especialmente en cuanto a los artículos que establecen la obligatoriedad de levantar un Acta de Detención de manera inmediata al arresto, el derecho de los detenidos a comunicar el lugar de detención y el de sus familiares a ser informados al respecto, por no mencionar el carácter ilegal de las golpizas y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes infligidos, de manera sistemática, a pacíficos ciudadanos detenidos o internados en prisiones”.
Este foro se ha cerrado
Comentarios
     
No hay comentarios en este foro. Anímese a escribir el primero.

Libertad de Prensa