jueves, febrero 11, 2016, 5:43 am

    Arte y Cultura

    Estrella del ballet cubano desata controversia en la isla

    Carlos Acosta, primera figura del Royal Ballet de Londres, quiere restaurar el derruido edificio de la Escuela Nacional de Danza cubana, pero los obstáculos que ha encontrado son enormes.

    Carlos Acosta está dispuesto a costear la reconstrucción de la escuela.
    Carlos Acosta está dispuesto a costear la reconstrucción de la escuela.

    Artículos relacionados

    Critica bailarín Carlos Acosta a régimen cubano

    Pero al parecer, el arquitecto Garati, se quejó en una carta a Fidel y Raúl Castro de que el proyecto de Acosta buscaba privatizar la escuela de Danza.
    El diario estadounidense The New York Times se hace eco esta semana de los tropiezos que está teniendo el famoso artista cubano Carlos Acosta, primera figura del Royal Ballet de Londres, para llevar a cabo su sueño de restaurar la derruida Escuela Nacional de Danza de Cuba.

    “Es nuestra herencia nacional y se va a perder”, dijo Acosta al periódico tras haber estado este mes en La Habana para tomar parte en el Festival Internacional de Ballet.

    La edificación, diseñada por el arquitecto italiano Vittorio Garatti, es parte de un complejo de cinco instalaciones que comenzó a ser visto como “elitista” cuando en la isla se impuso el estilo arquitectónico soviético y su construcción se detuvo en 1965, señala el Times.

    Luego las instalaciones quedaron a merced de las inundaciones, cubiertas de vegetación y totalmente abandonadas. Con todo, añade, el Fondo de Monumentos Mundiales con sede en Nueva York, lo puso en la lista de los 100 más en peligro, y en 2003 Cuba propuso que figurara tentativamente en la lista de los sitios considerados patrimonio mundial por la UNESCO.

    El joven Acosta, de 39 años, pretende costear su reconstrucción para convertirlo en que originalmente debió ser, un centro de ballet, pero el arquitecto Garatti, con 85 años, se opone  a que partes del interior del edificio sean alteradas, y la controversia se ha enredado más por las complejidades con que suele tropezarse la solución de cualquier problema en Cuba.

    “Nadie puede tocar las Escuelas Nacionales de Arte –destaca el diario—sin la aprobación de la Comisión Nacional de Monumentos, un cuerpo integrado por varias docenas de intelectuales (…) Mario Coyula, un prominente arquitecto miembro de la Comisión dijo que no es probable aprobar ningún proyecto a menos que el señor Garatti participe.”

    La alternativa para el edificio, concluye el Times, es convertirse en una ruina, algo que los “coetáneos” de Garatti elegirían antes de ver su autoridad “pisoteada”,  pero según el periódico, Acosta ha dicho que quiere dar su legado a Cuba, y que va “a pelear por eso”.
    Este foro se ha cerrado
    Comentarios
         
    No hay comentarios en este foro. Anímese a escribir el primero.