domingo, febrero 14, 2016, 12:53 am

    Opiniones / Iván García

    Una vida al garete

    Entiéndase, robar, estafar, lucrar y cualquier otra cosa contraria a las leyes.

    Un joven camina por el muro del malecón de Cienfuegos.
    Un joven camina por el muro del malecón de Cienfuegos.
    Cuando un tipo afirma que la calle es un campo de guerra, por favor apártese de él. Juan Manuel, 31 años, sostiene que la única persona merecedora de respeto, si acaso, es una madre. Es implacable con los débiles y los tontos.

    Nació en 1981, veintidós años después de la llegada de Fidel Castro al poder. Se supone que al ser negro y joven, sea un 'hijo de la revolución'. Un ejemplo del 'hombre nuevo' soñado por el Che. Pero es la antítesis. Su filosofía particular se  resume así: la vida es una hembra a la que se debe domar. Si usted lo consigue,  quizás sea premiado con el éxito.

    Según este marginal de San Leopoldo, barrio mayoritariamente negro y pobre del  centro de La Habana, a unos, todo se le da gracias a los estudios o cualidades para escalar en la política. A otros, nada. Ahí es donde entran a jugar tipos como Juan Manuel. Entonces hay que ganarse los derechos a pulso.

    Entiéndase, robar, estafar, lucrar y cualquier otra cosa contraria a las leyes. "Yo nací marcado por el signo de la desgracia. Mi madre murió durante el parto. No sé quién es mi padre. Me crió mi abuela materna. Vaya perla. Era borracha y fumaba marihuana. Pero fue la única que me dio afecto”, cuenta este hombre con musculatura de atleta y pinta de sicario.

    Tiene un decálogo sagrado para hacer dinero. Pero le sugiero no seguirlo al pie de la letra. “La plata está ahí, en la casa de alguien que hace negocios sucios, en un almacén de víveres, en el bolso de un turista. Lo que hay que tener c... para ir y cogerlo”, afirma Juan Manuel sin aspavientos.

    Vive al garete. Vivir así, asegura, le ha aportado tantos 'conocimientos' como si hubiese graduado de una carrera universitaria. La mitad de su existencia la ha pasado detrás de los barrotes de una celda. Su segunda casa.

    En la cárcel se desenvuelve como pez en el agua. Tres comidas al día y en su galera monta un ‘burle’ (casino) que le proporciona dinero, cigarrillos, sicotrópicos, azúcar prieta y revistas pornográficas que le ayudan a masturbarse.

    Odia a los sodomitas y homosexuales. “Si por mí fuera, a todos los enviaría a una isla desierta. Si los ma.... y las tor....  imponen su modo de pensar, el mundo se despoblaría. En las prisiones la sodomía está a la orden del día. Y hasta celebran 'bodas'. Lo peor en el mundo carcelario es que masones y abakuás, que dicen ser machos y bravos, por la noche lo ves dentro de los mosquiteros, enredados con los ‘patos’ (gays). Por eso no creo ni en Dios”.

    Juan Manuel vive como un gitano. Cuando no está preso, reside en casa de una de sus cónyuges. Siempre planeando de qué manera puede joder a alguien. Las mujeres solo le importan para el sexo, cuiden de los hijos y le lleven 'jabas' a la cárcel. “No se les puede dar más espacio, porque terminan por imponer sus criterios. Ellas no tienen la fuerza física de un hombre. Su poder radica en la mente. Nadie las supera en maldad”. 

    Vicios, todos. Le gusta el ron y la cerveza. La marihuana, la piedra, el polvo y las pastillas. Sus proyectos son a muy corto plazo. “En estos días tengo que buscar  unos pesos para comprarle unos zapatos a mi hijo y pasar el fin de año con alguna 'jeva'. ¿Cómo? Veré si enredo en una estafa a un incauto”, confiesa antes de dirigirse a una casa ilegal de juego en la parte vieja de la ciudad.

    Y este hombre resentido se marcha, convencido de que la vida es una batalla. Y él, un soldado que sobrevive gracias a la violencia y el timo. Si por la calle usted se topa con personajes como Juan Manuel, le aconsejo cambie de acera.

    Iván García Quintero

    ivangquintero+yahoo.es

    Nació en La Habana, el 15 de agosto de 1965. En 1995 se inicia como periodista independiente en la agencia Cuba Press. Ha sido colaborador de Encuentro en la Red, la Revista Hispano Cubana y la web de la Sociedad Interamericana de Prensa. A partir del 28 de enero de 2009 empezó a escribir en Desde La Habana, su primer blog. Desde octubre de 2009 es colaborador del periódico El Mundo/América y desde febrero de 2011 también publica en Diario de Cuba.

    El blog de Iván García y sus amigos
    Este foro se ha cerrado
    Orden de los comentarios
    Comentarios
         
    por:: navi De:: españa
    diciembre 18, 2012 13:10
    Triste pero cierto,ese es el producto creado por esa revolución que en su momento han querido vender al mundo como ejemplo democrático y de igualdad social y no estoy engañado porque en todas las sociedades del mundo hay personas así solo que en Cuba desde que tienes uso de razón lo primero que aprendes es a robar para poder vivir y eso se aprende en la casa, de papa y mama que lo tienen que hacer entienda se en sus centros de trabajo para poder darle de comer al niño y cubrir las necesidades de la familia.Y MAS TARDE DESCUBRES QUE LOS LIDERES DE LA REVOLUCIÓN SON LOS MAYORES LADRONES Carlos varela canta una canción llamada TODOS SE ROBAN.
    Responder

    por:: Pupi De:: Toronto; Canada
    diciembre 24, 2012 10:56


    Por favor NO traten de politizar todo;ese personaje ql q le haces esta cronica (el Juna Manuel)no es nada mas y nada menos q un sociopata-psicopata-asocial-; es un TRASTORNO de la personalidad definido en la psiquiatria hace mucho;y aunque el medio le influye las condiciones geneticas y otras son fundamentales;este ""Personality Disorder""lo padecen
    muchisimas personas en todo el mundo(incluyendo en los
    paises desarrollados)Estudia la clasificacion de la psiquiatria
    contemporanea (acapite trastornos de la personalidad)y alli
    le encontraras; NO creo q tenga q ser "'solo un subproducto"
    de la Cuba de hoy ;pues existen por doquier y en todo momento historico