miércoles, octubre 22, 2014, 9:49 am

noticias

Cuba pasa por el puerto de Miami 377 kgs de modems para su conexión a Internet

La empresa Telecomunicaciones Gran Caribe, de propiedad venezolano-cubana, pudo haber violado el embargo.

x

La empresa mixta cubano-venezolana, Telecomunicaciones Gran Caribe S.A., podria haber burlado el pasado año el embargo estadounidense a Cuba, pasando por el Puerto de Miami un cargamento de 377 kilogramos de Modems para acceder a Internet.

El cargamento que salió del Puerto de Antwerp, Bélgica, fue enviado por la empresa Alcatel Lucent Submarine Networks al Puerto de Miami, con destino a Telecommunications Gran Caribe S.A., con sede en Kingston, Jamaica.

Según el Conocimiento de Embarque # NAQAVLSRTM2070, obtenido por martinoticias.com,  el viaje 36W03 se produjo el 2 de febrero de 2011, transportando Modems utilizados en equipos de telecomunicaciones modelos 8471, en el contenedor TCLU5332407, con un peso de 377 kilogramos.

John Sullivan, de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, dijo a martinoticias.com que en este caso “no podía comentar sobre violaciones cometidas por empresas específicas”.

Migdalia Travit, del Departamento de Aduanas del Puerto de Miami, declaró este jueves que no podía comentar de inmediato sobre el tema y refirió la pregunta a Norma Morfa, del mismo Departamento, con quien fue imposible comunicarse luego de varias llamadas telefónicas.

Telecomunicaciones Gran Caribe S.A, (TGC), fue creada por decreto presidencial de Venezuela el 15 de octubre de 2007, con el objetivo de operar el proyecto del cable submarino de fibra óptica que forma parte del Sistema Internacional de Telecomunicaciones ALBA 1.

La estatal Telecom Venezuela tiene una participación de 60% y la cubana Transbit posee el 40% restante de las acciones. La firma tiene su sede central en Caracas, y cuenta con una filial en La Habana y oficinas en Jamaica.

Para su capital inicial TGC recibió un crédito del Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (BANDES) de 47 millones de dólares, mientras que los accionistas aportaron 25 millones de dólares. La presencia en Jamaica de TGC comienza en noviembre de 2009 cuando el primer ministro Bruce Golding le otorgó una licencia para operar en la isla caribeña. Fue entonces que TGC firmó un acuerdo con la empresa británica Cable & Wireless Communications, para asociarse con su subsidiaria en Jamaica LIME, con el propósito de instalar y operar el cable de fibra óptica del proyecto ALBA 1.

El cable de fibra óptica que ahora conecta a Venezuela-Cuba y Jamaica, salió de Siboney, Santiago de Cuba el 10 de febrero y llegó a las costas jamaicanas de Golden Sands Beach, en Ocho Ríos, tres días después, el 13 de febrero de 2011. Su arribo fue celebrado con una publicitada ceremonia a la que asistieron el embajador de Cuba en Jamaica, Yuri Ariel Gala López, el director de la empresa LIME Jamaica, Chris Dehring y Ricardo Menéndez, ministro venezolano de Ciencia y Tecnología e Industrias Intermedias.

Wilfredo Morales, presidente de TGC, ha declarado a medios de prensa que el ramal a Jamaica es un segmento estratégico, que le permite a Cuba tener dos salidas internacionales, de manera de que si alguna de las salidas falla se puede contar con la otra, garantizando la disponibilidad de las comunicaciones internacionales.

Según los planes divulgados por LIME, el ramal entre Cuba y Jamaica entraría en funcionamiento en julio del 2011, incrementando la capacidad de Internet y el servicio a sus usuarios en la isla caribeña.

Martinoticias, habló sobre el proyecto con Kalando Wilmoth, Director Regional de Comunicaciones de LIME, y se interesó en particular en conocer cómo funcionaba la conexión, y si ya estaba en operaciones.

“En esta ocasión preferimos no hacer ningún comentario sobre el tema, ni ningún otro relacionado con esta historia”, declaró Wilmoth.