martes, julio 28, 2015, 6:23 am

Arte y Cultura

Un club literario para caballeros a la izquierda

A 50 años de creado, el Boom fue un movimiento no solo literario sino político. A varios se les adjudica su invención.

Los príncipes de Asturias posan junto al escritor nicaragüense Sergio Ramírez (i), el secretario de Estado de Cultura, José María Lasalle (2i), el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa (3i) y el secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias (d), qu
Los príncipes de Asturias posan junto al escritor nicaragüense Sergio Ramírez (i), el secretario de Estado de Cultura, José María Lasalle (2i), el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa (3i) y el secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias (d), qu
David Sosa / martinoticias.com
Hay una vieja foto de 1974 donde aparecen, abrazados y sonrientes, los escritores Gabriel García Márquez, Jorge Edwards, Mario Vargas Llosa, José Donoso y Ricardo Muñoz Suay, en la casa de la agente literaria Carmen Balcells. No están todos los que son, pero sí son todos los que están, menos uno, Muñoz Suay, que era solo guionista. Los otros pertenecían a ese club selecto del boom latinoamericano, un movimiento que cumplió 50 años y que hizo célebres y celebrados a sus socios principales.

El escritor chileno José Donoso (“El lugar sin límites”, “El obsceno pájaro de la noche”), escribió un libro documental sobre la historia de este movimiento literario. Se llama “Historia personal del Boom”, y en él pasa revista a una cofradía de escritores que empiezan bailando en una fiesta en casa de Carlos Fuentes, en 1965, y terminan la parranda la Nochevieja de 1970, donde el español Luis Goytisolo. Entre merengue y merengue, su fama va consolidándose, así como los premios sucediéndose y las chequeras de los principales actores, engordando.

Para ‘Pepe’ Donoso, quien se excluyó gentilmente no de la fiesta sino de la membresía, los cuatro ‘capos’ del Boom eran: Julio Cortázar, Carlos Fuentes, Mario Vargas Llosa y García Márquez. Donoso aseguró en una entrevista con Joaquín Soler Serrano que “el boom no tiene ciertamente una forma definida, sino que es simplemente quien se considera del boom o quién es considerado del boom. Estamos hablando del pasado, ya no se habla del boom ahora. Es algo que existió mientras existía (digamos la verdad) la envidia hacia esos escritores”.

Lo cierto es que la lista de miembros comenzó a extenderse, y a los ‘capos’ principales se sumó una segunda categoría (llamada por Soler Serrano la del protoboom), con los nombres de Borges, Rulfo, Carpentier y Lezama Lima, en cierta forma los padres verdaderos de los del boom. La etiqueta también alcanzó a Guillermo Cabrera Infante (aunque este siempre se negara a pertenecer), Ernesto Sábato, Roa Bastos, Manuel Puig, Jorge Edwards, Salvador Garmendia, entre otros.

Mario Vargas Llosa (cuya primera novela “La ciudad y los perros”, publicada en 1962, por Seix-Barral marca la celebración de los 50 años de este fenómeno literario), ha definido al boom como “un movimiento no solo literario y cultural, sino político”. “Nadie sabe cómo nació la palabra boom”, confesó recientemente Vargas Llosa. “El escritor y periodista chileno Luis Harss se atribuye la autoría, pero no sé si es exacto, porque en el ensayo que publicó, “Los nuestros”, no aparece”, añade el peruano.

Harss cuenta que, en 1966 se encontraba en una reunión en Buenos Aires, donde estaba presente Vargas Llosa, y empezaron a hablar de la novela iberoamericana. “Entonces hice un comentario idiota al decir que lo que estaba pasando con la novela era como el boom económico que había vivido Italia; luego lo escribí en un reportaje y desde entonces se quedó”.

Los críticos estaban más o menos de acuerdo en fijar 1967 como el año de la consolidación del boom. Ese año el Nobel de Literatura fue para Miguel Ángel Asturias, apareció “Cien años de soledad”, se publicó “Tres Tristes Tigres”, y la editorial Seix-Barral se convirtió en instrumento crucial para la promoción internacional de la nueva literatura latinoamericana. 

El único cubano del boom, Guillermo Cabrera Infante (Severo Sarduy comenzaba a forjar su carrera, y en ese entonces militaba en el boom junior) nunca se sintió a gusto en esa clasificación. En un divertido ensayo titulado Include me out, Infante se pregunta: “¿Qué es el Boom? Yo no lo sé pero sí sé qué no es. No es ni un movimiento literario ni una nueva concepción de la novela ni la conciencia de América que balbucea español”. Para él solo fue una “congregación a la que conocí y a la que muchos, incluyendo sus miembros, han llamado Boom”.

Cabrera Infante atribuía la invención del término Boom al argentino Tomás Eloy Martínez, cuando era director de Primera Plana. Pero en una reunión que ambos sostuvieron en Caracas, Martínez lo negó tajantemente. Dijo que había sido el crítico uruguayo Emir Rodríguez Monegal, quien residía en París y era el director de la revista Mundo Nuevo, el creador. “Puedo confesar -dice Cabrera Infante- que entonces ni después oí el estruendo del Boom en Mundo Nuevo. Me resisto, por otra parte, a considerar a Emir Rodriguez Monegal capaz de inventar la pólvora, el mosquete de pedernal y la alpargata. Para mí el Boom fue siempre un ruido obsceno entre las letras, pura publicidad -o, si se quiere, competencia desleal”.    

Casi todos los miembros del boom estaban ligados por vivencias similares, que pasaban por las estancias en Europa, haber padecido respectivos dictadores en sus países y por el compromiso político, específicamente el izquierdismo y las simpatías por el castrismo, joven por aquellos años, todavía no la añeja dictadura que es hoy.

Pero el caso Padilla, en 1971, y la publicación del libro “Persona Non Grata”, del chileno Jorge Edwards, en 1973, fracturaron lo que parecía un amor “hasta que la muerte nos separe”, distanciando cada vez más a varios miembros del grupo. Edwards, quien había llegado a Cuba como primer enviado diplomático de Chile al reanudarse las relaciones, fue expulsado del Paraíso por el propio Castro, como Persona non grata, por sus “relaciones peligrosas” con intelectuales dentro de la Isla.

Ahora, al calor de las celebraciones, de la edición conmemorativa de “La ciudad y los perros”, y aprovechando que Vargas Llosa es el único de aquellos cuatro ‘capos’ del boom que queda vivo (junto a García Márquez, pero este no tiene memoria para contarlo) se ha fijado 1962 como el año del boom. Es lo justo, si se tiene en cuenta que un año más tarde se publicaría “Rayuela”, de Cortázar, ambos libros verdaderos detonantes de dicho movimiento.

Aunque un monstruo como Borges (que era el boom por sí solo) ni se hubiera enterado del estruendo y otros, como Cabrera Infante, se taparan los oídos para no sentir las molestias en el tímpano. Pues en definitiva, para el cubano, el boom no pasó de ser un “una exclusiva sociedad de bombos mutuos en que cada uno de sus miembros se dedicaba a elogiar, a veces desmesuradamente y con contraproducencia, al miembro que tenía al lado, preferiblemente a la siniestra, pues los miembros del club profesaban un izquierdismo que era la enfermedad infantil del compañerismo”.
Este foro se ha cerrado
Comentarios
     
No hay comentarios en este foro. Anímese a escribir el primero.
Su JavaScript está apagado o tal vez está usando una versión vieja de Adobe's Flash Player. Obtenga una versión actualizada de Flash player.
Estados Unidos no considera a Cuba cómplice de tráfico humanoi
X
julio 27, 2015
El Secretario de Estado John Kerry confirmó que Cuba ya no está en la lista de países cómplices de tráfico humano al dar a conocer el informe del año 2015. Gina Barroso tiene los detalles.
Video

Video Estados Unidos no considera a Cuba cómplice de tráfico humano

El Secretario de Estado John Kerry confirmó que Cuba ya no está en la lista de países cómplices de tráfico humano al dar a conocer el informe del año 2015. Gina Barroso tiene los detalles.
Video

Video Más represión en Cuba: Damas de Blanco y activistas encarcelados y golpeados

Activistas y Damas de Blanco fueron arrestados cuando se dirigían a tomar el ómnibus de regreso a sus casas luego de su habitual marcha dominical. Karen Caballero amplia el informe.
Video

Video Cuba exige visa a turistas venezolanos

Los venezolanos tendrán que tramitar una visa para poder viajar a Cuba. Autoridades migratorias del régimen castrista exigirán el documento para los turistas. David de Matteis informa.
Video

Video Congreso evalúa aprobación de enmiendas para suavizar el embargo

Tras la aprobación de tres enmiendas que persiguen suavizar el embargo, la pregunta es: cuál es el próximo paso. Los proyectos ahora deben ser revisados y aprobados o no por ambas cámaras del Congreso.
Video

Video Santiago de Cuba celebra 500 años de historia

La capital del Oriente se convertirá en la sexta ciudad cubana que arribe a cifra tan significativa. Anteriormente, Baracoa, Bayamo, Trinidad, Camagüey y Sancti Spiritus festejaron ese aniversario.
Video

Video Aumentan negocios alrededor de embajada estadounidense en La Habana

Desde comida rápida hasta el uso de servicios sanitarios, son algunas de las ofertas privadas que ayudan a cientos de cubanos que tienen que hacer largas colas para ingresar a la legación diplomática, con la esperanza de obtener el visado para viajar.
Video

Video Comité del Senado vota contra restricciones de viajes a Cuba

La votación impulsa la gestión de la Casa Blanca a favor de la normalización de las relaciones con Cuba. Karen Caballero tiene los detalles.
Video

Video Gobierno de EEUU no dará asilo en su embajada en La Habana

El Departamento de Estado aclara que la embajada estadounidense en La Habana no es territorio de Estados Unidos. Ricardo Quintana tiene el informe.
Video

Video Calle de embajada de Cuba en EEUU podría llamarse Oswaldo Payá

La moción, presentada por la Fundación para la Memoria de las Víctimas del Comunismo, busca dar el nombre de Oswaldo Payá a la calle donde se ubica la embajada cubana en Washington. Gricel González amplía.
Video

Video Informe independiente condena al gobierno cubano por la muerte de Oswaldo Payá

El informe corrió a cargo de Human Rights Foundation, que en su investigación develo la intención del gobierno de Cuba de eliminar a Payá y a Cepero.