miércoles, agosto 27, 2014, 11:07 pm

Opiniones / Joan Antoni Guerrero

La ONU condenó a Franco y no a Castro

Esperar acciones de políticos y organismos internacionales contra el régimen castrista es más un acto de fe con pocas posibilidades de producirse con hecho reales y concretos.

Fidel Castro durante su discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas.
Fidel Castro durante su discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Recientemente Televisión Española ha recuperado de los archivos documentos que muestran cuál fue el comportamiento de la dictadura franquista después de la Segunda Guerra Mundial respecto a la persecución de los judíos. Muchos de ellos, escapando del nazismo, llegaron hasta la cordillera pirenaica durante los primeros años de la década de 1940 y tuvieron la posibilidad de acceder a la Península Ibérica para, desde aquí, escapar a Estados Unidos o América Latina, salvándose del Holocausto.
 

En el documental se reviven episodios históricos de interés, como es el caso de la declaración de condena que en aquellos años emitió la Organización de las Naciones Unidas (ONU) contra la dictadura del general Francisco Franco, que colaboró con la Alemania nazi. La merecida condena al franquismo se produjo en 1946, un año después de haber sido fundada la que se considera como la mayor organización internacional existente con los propósitos, entre otros, de promover el respeto de los derechos humanos. El franquismo respondió con una manifestación multitudinaria por las calles de Madrid acusando a la ONU de “injerencia extranjera” en los asuntos de una España “soberana” y su pueblo dispuesto a apoyar al líder absoluto, Francisco Franco.


Este vídeo muestra imágenes de esa manifestación:

La declaración de la Asamblea General de la ONU contra el régimen de Franco mostraba su convencimiento de que el gobierno de Franco era fascista y que había sido impuesto al pueblo español por la fuerza con la ayuda de las potencias del Eje, Alemania e Italia. Por esta razón señalaba que el gobierno franquista no representaba al pueblo español. El texto consideraba que el dominio continuo del régimen sobre los españoles hacía imposible la participación del pueblo español en asuntos internacionales junto con los otros pueblos de las Naciones Unidas.


Así pues, la Asamblea General recomendó excluir al gobierno de Franco como miembro de los organismos internacionales establecidos por la ONU o que tuvieran lazos con ellas, así como de la participación en conferencias u otras actividades que podían ser emprendidas por esos mismos organismos. Una exclusión que se mantendría hasta que no se instaurara en España un gobierno nuevo y aceptable.


En la resolución además figuraba lo siguiente: “Que si dentro de un tiempo razonable no se ha establecido un gobierno cuya autoridad emane del consentimiento de los gobernados, que se comprometa a respetar la libertad de palabra, de culto y de reunión, y esté dispuesto a efectuar prontamente elecciones en las que el pueblo español, libre de intimidación y violencia y sin tener en cuenta los partidos, pueda expresar su voluntad, el Consejo de Seguridad estudie las medidas necesarias que han de tomarse para remediar la situación”. Diez años después de esta declaración, la España franquista ingresó en la ONU.


¿Cambió el régimen o cambiaron los objetivos de la organización? ¿Qué había sucedido para que ese ímpetu inicial de la ONU, repudiando una dictadura que sembró de terror España, aceptara más adelante su inclusión? ¿Fue quizás el anticomunismo del régimen franquista lo que entonces resultó de interés en el marco de la Guerra Fría? Pudo ser eso probablemente, porque no hay dictadura que muestre voluntad real –y no solo de palabra- para respetar los derechos humanos. Y al franquismo, como tampoco al castrismo, le importó nunca respetar ningún derecho humano. No hay dictadura compatible con eso.


Sea como sea, lo que parece evidente es que muchos de los gobiernos integrantes de la organización son incompatibles con los ideales fundacionales de este organismo, de manera que, por lo general, algo chirría cuando uno se detiene a recordar la misión de la ONU y repasa después la lista de gobernantes que ocupan sus butacas.


Una condena como la que se hizo contra el franquismo parece imposible con el castrismo. Pero lo más chocante es que esa resolución contra el gobierno de Franco podría valer, en parte, sin cambiar una sola coma, contra el régimen de los hermanos Castro, que mantiene maniatado y amordazado al pueblo cubano por más de medio siglo. Esperar acciones de políticos y organismos internacionales contra el régimen castrista es más un acto de fe con pocas posibilidades de producirse con hecho reales y concretos. La presión contra esa dictadura en particular tiene que venir necesariamente de abajo, de la gente corriente y sin intereses políticos ni económicos. Solo la presión y acción en la base permitirá que en la cúspide alguien se sienta aludido. Al margen de esto, todo lo demás no serán más que brindis al sol.


Joan Antoni Guerrero Vall

Joan Antoni Guerrero Vall (Reus, España, 1979) es periodista licenciado en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). Ha trabajado y colaborado con agencias de noticias como Europa Press y ANA, con periódicos en lengua catalana como el AVUI, ARA, Diari d'Andorra o Diari de Tarragona, así como en el semanario El Temps, Nació Digital o la antigua COM Ràdio. Combina sus colaboraciones periodísticas con actividades de comunicación para instituciones educativas como la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) o también culturales. En 2009, tras varios viajes a Cuba, decidió crear un blog sobre la Isla. Bajo el título Punto Cuba, el autor pretende ofrecer una visión externa y desde la distancia sobre lo que sucede en la Isla, con especial interés sobre las dinámicas de oposición al gobierno cubano, tanto sobre el espacio físico como el digital, así como observar la lucha del pueblo cubano por la recuperación de sus derechos fundamentales. Colabora con Radio Martí desde 2010. Al mismo tiempo, forma parte del equipo que lanzó la versión en catalán de la plataforma de blogueros Global Voices, colectivo con el que obutvo el Premio Blogs Catalunya 2013 en la categoría de Nuevos Medios.
Este foro se ha cerrado
Orden de los comentarios
Comentarios
     
por:: jose De:: ny
febrero 16, 2013 08:55
realmente franco fue un dictador ,pero de otra manera espana hubiera sido presa facil del comunismo ,hay que ver la parte positiva de su mandato,al igual que pinochet y otros mas, de los males el menor
Responder

por:: milady De:: miami
febrero 19, 2013 17:33
Estoy de acuerdo con Jose de NY, de los males el menor ,y el peor de todos es caer en manos de un gobierno comunista