miércoles, octubre 01, 2014, 1:58 am

Opiniones / Juan Juan Almeida

Los fantasmas revoltosos de Camilo y Arnaldo

He escuchado mucho; pero no tengo evidencias con las que se pueda unir el cadáver de Camilo con la bala de Raúl; pero sí con el cuerpo de Ochoa.

El general Arnaldo Ochoa y el comandante Camilo Cienfuegos.
El general Arnaldo Ochoa y el comandante Camilo Cienfuegos.
El pasado 6 de febrero se conmemoró el aniversario 81 del natalicio de una de las figuras más emblemáticas de la Revolución cubana. Personalidad, que con solo   mencionar, estamos dispuestos a enfrentar pasiones, opiniones encontradas y algunas incógnitas, me refiero, al señor de la sonrisa franca, Camilo Cienfuegos.

Sin dudas carismático y popular, las extrañas condiciones que provocaron su desaparición, más la poca información al respecto continúan disparando las muchas interrogantes que estimulan una controversia, que aun pasado los cincuentas años, se mantiene abierta. Lo interesante, es que igual polémica despierte referirse a Arnaldo Ochoa.

La suspicacia callejera, o el sentido común nos indican que quien no puede asimilar que un avión caiga al mar sin dejar ni un mínimo rastro, tampoco pueda creer que un militar de la isla participe en narcotráfico, y usar a su antojo los recursos del Estado a espalda y sin conocimiento de sus gobernantes.

Se entiende que en un régimen como el cubano la palabra "inocente" siempre sobra; todo en la isla forma parte de una cultura de corrupción que predomina en la más alta esfera. Pero…, qué pueden tener en común Comandante y General.

Veamos. Camilo y Arnaldo, cada uno en su tiempo, fueron hombres respetados, audaces, atractivos, críticos y joviales, seguidos por sus subalternos; una completa que desata roña. Líderes que compartieron, además de su poca instrucción y sobrados méritos militares, ese espíritu aventurero que resulta seductor ante las masas.

Hoy, para muchos, ambos son héroes; para otros, son fantasmas revoltosos que  martillan conciencias.

Es tiempo de reescribir nuestra historia sin caer en apasionamientos, y sin hacer gala excesiva de esa extraña habilidad que muchas veces tenemos de convertir a un hombre en Dios o a un mortal en Lucifer. Las cosas tal cual, Herodes sí fue un Dictador, pero también fue el constructor más grande que haya dado el mundo antiguo.

Ni el “Insigne de Yaguajay” ni el “Temerario de Cuito Cuanavale”, competían en publicidad con la figura de Fidel. Todo lo contrario, mantuvieron lealtad por su “Jefe” y constan testimonios que dan fe de ello.

Uno a priori y otro a posteriori, los dos, siempre le sobraron a Raúl Castro, envidia, sentimiento propio de personas mediocres, y que prevalece en el  actual presidente de Cuba.

He escuchado mucho; pero no tengo evidencias con las que se pueda unir el cadáver de Camilo con la bala de Raúl; pero sí con el cuerpo de Ochoa.

—Ahí donde tú estás sentado, estuvo sentado Ochoa y por no decirme “la verdad” mira lo que le pasó.

Esas fueron las palabras que una mañana de diciembre del 2003 recibí de Raúl Castro durante un interrogatorio que me hizo en su oficina del cuarto piso del MINFAR. Saque Ud., sus propias conclusiones. Para mí fue suficiente.

Juan Juan Almeida

juanjal+yahoo.com

Licenciado en Ciencias Penales. Analista, escritor. Fue premiado en un concurso de cuentos cortos en Argentina. En el año 2009 publica “Memorias de un guerrillero desconocido cubano”, novela testimonio donde satiriza  la decadencia de la élite del poder en Cuba.
Blog La Voz del Morro
Este foro se ha cerrado
Orden de los comentarios
Comentarios
     
por:: Ninoska Perez Castellon De:: Miami
febrero 11, 2013 12:30
Estimado Juan, algunas observaciones de los dos personajes que mencionas en tu articulo. Para unos heroes, para otros fentasmas y para la historia, uno un aventurero que fue participe de la ola de crimenes y fusilamientos que caracterizo la revolucion cubana y el otro un testaferro que mancho su carrera involucrandose en el narcotrafico por ordenes de los Castro y elimnado cuando hizo falta un chivo expiatorio. No seran ni Dios ni Lucifer, pero contrario a Herodes ninguno de los dos se caracterizaron por construir algo durante sus folkloricas vidas. Eliminados los dos, al menos a Camilo el destino le evito el papelazo de Ochoa de ir a su muerte con su ultimo pensamiento en Fidel, al menos publicamente. En fin otro castrado mas, complice de tanta infama. Saludos, Ninoska
Responder

por:: Rodo De:: Europa
febrero 16, 2013 12:42
Solo un batistiano y en minuscula ,escribiria tanta mediocridad ,Ochoa ,jamas se pudiera comparar con Camilo Cienfuegos , el cual aunque sin desear protagonismo , era el mas querido por todo el pueblo, Camilo muere en Octubre de 1959 , cuando lo que lograron hombres tan valientes como Juan Almeida Bosque y Camilo Cienfuegos , no era una Dictadura y si , un movimiento de independencia respaldado por mas del 80% del pueblo de Cuba y no solo porque cualquier gobierno fuera apreciado por el pueblo mas que el de Batista , si no porque fueron hombres honestos , extremadamente valientes y de respeto , jamas Ochoa , tuvo el respeto y el cariño que toda Cuba ,le tenia a Camilo y a Almeida , este ultimo , llamado por el pueblo El Negrito de La Caridad , fue el que Grito AQUI NO SE RINDE NADIE y si hoy Juan Juan Almeida , esta declardo como opositor al regimen de Cuba se debe a las posiciones ulteriores de los Castros , al no estar vivo Camilo Cienfuegos y al no enfrentamiento de Juan Almeida a los Castros ,lo cual en parte disculpo , cuando Almeida , ya habia luchado mucho por darle a Cuba un bienestar .

por:: Iliana Curra De:: Miami
febrero 11, 2013 12:43
Hoy, para muchos, ambos son héroes; para otros, son fantasmas revoltosos que martillan conciencias."... Yo creo que los demás son parte de una dictadura que se impuso a nivel de bombazos y se mantiene por la represión. Camilo entró como un héroe, pero era parte de de esa dictadura. Y Ochoa, un asesino en Cuito Cuanavale cuando dió órdenes de disparar con cañones antiaéreos a ras de tierra, acabando con todo. Pasarán a la historia como lo que son: unos asesinos con aires de aventureros.

por:: navi De:: españa
febrero 12, 2013 07:36
Expedientes X a la cubana por sobre todo.Esos son los eslabones que poco a poco van forjando estos señores y que al final llegan a sumar una larga cadena y sobre todo pesada en la conciencia de todo ser humano. Camilo fue una sombra molesta para los Castro,por su simpatía en el pueblo sobre todo ya que era el único capaz de arrebatar el papel de protagonismo de los eufóricos Castros,y Ochoa un simple alfil del juego de guerra que desataron por todo el mundo estos hermanos locos Castro , a mi entender diría que hay que prestar atención al relevo ya eminente en la dirección de la isla. Y estoy desde este momento apostando por Mariela Castro , y realmente como la e visto proyectarse ante las entrevistas brindadas No ME GUSTA NADA.