viernes, marzo 27, 2015, 1:16 am

Cuba

La respuesta escrita a una entrevista oral

La última pregunta- me espetó el entrevistador- ¿Cómo son las relaciones actuales de Cuba con Estados Unidos?– Perdón, pero no me encuentro capacitado para responder eso- fue mi respuesta y entonces el periodista pasó a otra última pregunta que guardaba en la recámara.

Firma de acuerdo alimenticio entre Cub y EE. UU.
Firma de acuerdo alimenticio entre Cub y EE. UU.
Una vez transcurridos unos minutos después de terminada la entrevista me quedé pensando en como habría podido aprovechar la cuestión para comentar aspectos de mi interés, acerca de los que puedo opinar sintiéndome a gusto. Pero esto me ocurre en la vida casi con todo lo que expreso por medio de la voz. Tal vez esta sea una de las razones por las que prefiero manifestar mis pensamientos a través de la escritura, la otra es no escucharme en mi tono ligeramente nasal.

Pensé que tal vez no pueda hablar de cifras y datos respecto de la actualidad de los convenios, quizás no pueda dar fe de las transacciones y negociados entre estos dos países más acostumbrados a las hostilidades que a la convivencia. Quizás no pueda comentar el modo exacto en que se están comenzando a fraguar las capitulaciones de los postulados, de los juramentos, del absurdo, de la crueldad  y de la tozudez en ambas orillas a lo largo de más de medio siglo; pero sí que me habría gustado pasear mis apetencias e inquietudes en el viscoso terreno de las suposiciones.

Me hubiese gustado dirigirme a los cubanos que desde hace un tiempo más que prudente, vienen depositando su confianza en que tarde o temprano  la democracia occidental terminará por darle un merecido a los déspotas que los enviaron al exilio, a las prisiones o al ostracismo, y advertirles que se fuesen haciendo a la idea de que posiblemente los gobiernos de  las potencias capitalistas entrasen en una creciente amnesia paulatina, en la medida que también con la misma vertiginosidad atacase a la memoria de la dirigencia cubana, compuesta de los mismos que combatieron a sangre y fuego toda proximidad al capitalismo, a la democracia, a la sociedad de consumo ( exclusivamente para los representantes del pueblo vulgar, mientras en las familias de la dirigencia esas estrictas normas hallaban cierta relajación). 

Solo por preservar la salud sería conveniente que tuviesen en cuenta al menos que existe la posibilidad, ya no tan remota, de que al quitar las barreras que al gran capital transnacional le ocasionaba severo malestar, al tiempo se diluyan los rencores bajo el peso del mercado, y comience un repentino romance entre los gobiernos occidentales y los mismos tiranos de siempre de la isla, sin cambiar siquiera la fachada, sin arrojar el látigo al abismo, sin pedir perdón por los desmanes, por los crímenes, por el asfixiante abuso sobre los abusados.

Una vez que puedan instalarse sin trabas las transnacionales expropiadas en el pasado o sus vástagos ¿para qué persistir en el enfrentamiento? Se dirán unos a los otros: “Negocios son negocios, no había nada personal”, harán borrón y cuenta nueva.  En definitiva ¿quién está más apto para llevar los asuntos de un ministerio que alguien que ya tiene en su agenda los datos de todos sus homónimos en el mundo? Y por otra parte ¿ que utilidad podrán tener todos esos bregados luchadores por un mundo mejor, por justicia, por equidad e igualdad de oportunidades, frente a un manojo de pusilánimes de escasísima vergüenza que además de contar con la ventaja de una moral absolutamente moldeable, tienen también las riendas de las fuerzas represivas?. Por las dudas.

Yo me curaría en salud y recordaría por unos instantes quienes fueron los que comandaron los cambios  nada más ni nada menos que en la Unión Soviética, desde un Gorbachov y un Yeltsin , ambos dirigentes del PCUS en sus regiones de nacimiento y cómplices de cuanta tropelía se cometió bajo sus mandos cuando no responsables directos, hasta el ex agente del KGB Putin,  sin embargo cambios que resultaron abruptos y radicales,  sin el más mínimo rastro de alguna utopía socializadora de las riquezas, ni siquiera de mínimas garantías para los ex adorados proletarios. Desde occidente solo se les exigió que abandonasen sus posiciones políticas, no sus cargos. 

Sucede un tanto de lo mismo en Cuba.  Esa especie de obsecuentes  que al auto proclamarse comunistas cuentan con prebendas y privilegios frente a quienes  piensan de otro modo o simplemente presentan algún grado de pudor, y que han conformado en la práctica la totalidad de los burócratas en el poder de los países socialistas, habrán sido cualquier cosa menos comunistas y a su vez son quienes más daño han ocasionado a la percepción universal de dicho disparate de sociedad dictatorial y por ende imposiblemente igualitaria, convenientemente disfrazada de clímax, de no va más , de súmmum de las sociedades resumido en el principio marxista de: “ a cada cual según su necesidad”.
Cada amordazado, cada alcoholizado por la paranoia, cada reprimido, cada preso, cada disidente, cada rockero, cada espíritu libre aprisionado, cada exiliado, que pretenda que al cabo del gobierno de los gerontes hermanos, una vez extintos lo actuales parámetros socio económicos de gobierno de la isla, tendrán acceso a dirigir la construcción de una nueva sociedad, no olviden del todo el arte de resistencia y la persistencia, ni distraigan en la carretera sus petates de eternos opositores, tal vez conserven su razón de ser.

Podemos observar como alfiles, caballos y torres de los aparatos del establishment cubano ya se están aprovisionando a tiempo de pequeñas anécdotas de diferencias con la dirigencia, asegurándose una parcelita paradisidente de cara al experimento venidero. Ya pululan conversos coroneles, ministros, cancilleres, todo tipo de lacra que en su momento se emplearon con dureza contra  quienes escuchaban en el malecón a Grand Funk Railroad aplicándoles una mancha en el expediente acumulativo que les acompañaría de por vida bajo la acusación de "diversionismo ideológico" o de "desafecto" por escuchar a la recien hoy legalizada Celia Cruz después de cincuenta años, quien en vida no pudo regresar a su país y cuyas canciones prohibieron ya que al parecer, su "Bemba Colorá" incitaba a subvertir el orden, o bien a quien deseaba leer “Paradiso” de Lezama Lima, literatura hippie o consumir cultura beat y ya con extrema contundencia a quien se le ocurriese exigir su prometida porción de libertad.
De entre aquellos que oí decir a viva voz para ser  escuchados en los cuatro rincones: ¡Socialismo o muerte!, dudo que uno solo esté dispuesto a morir por causa alguna que no sea el empacho de víveres, y menos aún que alguna vez, ni siquiera en sus peores pesadillas hayan hecho el más mínimo gesto de socializar algo propio.

Entiéndaseme bien por favor, nada más distante que pretender que esas almas repletas de un inquietante vacío sólo habitado por la pusilanimidad más abyecta, aguarden fusil en mano, ateridos y aterrados  en la noche de la Sierra de El Escambray, el intercambio de disparos que los ubique en hoy única parte posible de su tan cacareado dilema; pero que al menos tengan el decoro de dar un paso al costado y sólo levantar la mano cuando sea el turno de los arrepentimientos y las excusas.

Me temo incluso que llegará el momento, en que para ciertos organismos de poder occidentales que alientan desde afuera a la disidencia, personas como Payá podrán pasar a representar una rémora, un incómodo testigo de la carencia de toda ética.
Y aunque  por supuesto todo esto deba permanecer en cuarentena al tratarse de una premonición elaborada con ingredientes de mi propia huerta, solo por si en este caso la excepción de la regla me consagrara con el don del acierto, no estaría de más que quienes han sido oprimidos  por la tiranía se hiciesen a la idea de una prolongada peregrinación en las antípodas. O como mínimo a tener que compartir cama con los alacranes.

O quizás no haya dicho nada esto cuando el periodista  me hizo lo que iría a ser la pregunta del estribo, porque aún existe una tercera  razón por la que prefiero escribir lo que pienso en lugar de decirlo, es que hablando puedo llegar a ser tan vehemente o por el contrario tan cínico que de ese modo cobran varios enteros mis posibilidades de acertar en los presagios.
Este foro se ha cerrado
Comentarios
     
No hay comentarios en este foro. Anímese a escribir el primero.
Su JavaScript está apagado o tal vez está usando una versión vieja de Adobe's Flash Player. Obtenga una versión actualizada de Flash player.
¿Sufre o no merma el suministro de petróleo venezolano a Cuba?i
X
marzo 26, 2015
Expertos aseguran que el trato de petróleo por médicos y técnicos entre Cuba y Venezuela se mantiene invariable. Ricardo Quintana informa.
Video

Video ¿Sufre o no merma el suministro de petróleo venezolano a Cuba?

Expertos aseguran que el trato de petróleo por médicos y técnicos entre Cuba y Venezuela se mantiene invariable. Ricardo Quintana informa.
Video

Video La oposición cubana y venezolana se da cita en Panamá

Opositores cubanos y venezolanos participaran en un Foro de La Sociedad Civil Paralelo a la Cumbre de Las Américas. Karen Caballero informa.
Video

Video Cuba busca ayuda de Kuwait para resolver la escasez del agua

Para mejorar la crítica situación del abastecimiento de agua, Cuba aceptó por segunda vez fondos del Desarrollo Económico Árabe.
Video

Video Desalojo a la fuerza en Palma Soriano captado en cámara

El uso excesivo de fuerza por parte de las autoridades policiales cubanas quedó captado en cámara. El suceso ocurrió en el oriental reparto “Nito Ortega”. Alfredo Jacomino informa.
Video

Video Cámaras ocultas muestran el aumento en la escasez de alimentos en Venezuela

Cada día que pasa empeora la situación económica en Venezuela usando cámaras ocultas en Caracas, David de Matteis nos muestra por lo que atraviesan los consumidores.
Video

Video Human Rights Watch emite nuevo informe sobre Cuba

El informe concluye que en 2014 Cuba mantuvo una posición de hostilidad contra el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas. Gina Barroso tiene el informe.
Video

Video Cubano golpeado en Bahamas rebate versión de sus agresores

Alexander Vázquez, quien fue golpeado en un campamento para emigrantes en Bahamas, rebatió hoy la versión de sus agresores.
Video

Video No existe ley que castigue la violencia doméstica en Cuba

El tema de la violencia doméstica en Cuba fue abordado en la Conferencia de la Mujer y los Derechos Humanos en Miami.
Video

Video Contrato de Yasmany Tomás, comidilla en campos de entrenamiento

La contratación de peloteros cubanos en las Grandes Ligas continuó durante este invierno y uno de los más comentados fue el del habanero Yasmany Tomás.
Video

Video Yasiel Puig lamenta la derrota del Real Madrid

Desde hoy el equipo de Martí Deportes se encuentra en Arizona visitando los campos de entrenamiento de varios equipos. Bobby Salamanca Jr. informa.