Enlaces de accesibilidad

La batalla de la policía política contra opositores por un "1923 King Midget"


En entrevista con este medio relatan cómo han sido detenidos, golpeados y cuestionados por la policía, que se agura que su carro es "inventado”.

El pasado 4 de abril las autoridades policiales en la ciudad de Trinidad ordenaron confiscar -en calidad temporal- un auto antiguo propiedad de los sindicalistas independientes Raúl Zerquera Borrel (52 años de edad) y Raúl Zerquera Jr. (27), según entrevistas que concedieron a Martí Noticias.

Se trata de un modelo 1923 King Midget, propiedad del hijo, Raúl Zerquera Jr., (27 años), que lo adquirió por herencia familiar.

“Fuimos a (la dirección de) Tránsito, a hacer la reinspección de un carrito americano del año ’23 que mi hijo posee por herencia. Cuando salimos de ahí fuimos detenidos por la policía”, dijo Zerquera padre, y añadió que en el lugar discutieron la legalidad del bien ocupado, del que mostraron los documentos de propiedad y circulación.

El sindicalista y su hijo son integrantes de la ilegal Confederación Sindical de Trabajadores Independientes de Cuba, coordinada por el ex preso político Iván Hernández Carrillo.

En entrevista con este medio dijeron además que en la detención los policías se empeñaron en imputarles que “el carro era inventado”.

El auto comenzó a fabricarse en Athens, Ohío, desde 1946, con el nombre 1923 King Midget, por ello muchos creen que se trata de un modelo más antiguo fabricado en los años 20.

En el libro de viajes "Comerciando con el enemigo”. Un yanqui viaja por la Cuba de Castro (1996), el escritor estadounidense Tom Miller, menciona el vehículo en cuestión, como perteneciente a Ernesto Borrell Martínez, un señor de Trinidad con quien conversó en la calle José Mendoza, quien le aseguró que lo había adquirido nuevo por $770.00 dólares.

Se trata del tío de Zerquera padre, esta referencia literaria ayuda a trazar la línea hereditaria hasta los actuales en dueños.

En la copia del acta de ocupación expedida por la Unidad Municipal de Tránsito, adjunta al Ministerio del Interior en la provincia de Sancti Spíritus, consta que la retención vence el próximo día 14 del mes en curso, aunque aseguró que esos oficiales de tránsito “están en desacuerdo con dicha ocupación”. De los dos testigos citados por la policía para redactar el acta, Ismael Ferrás Mesa y Tomás Calderón Moro, el último se negó a firmarlo.

Camino a una golpiza

Padre e hijo se dirigieron el pasado miércoles a la citada instancia policial, “por indicaciones de la jefa de la Unidad de Tránsito”, y ambos relataron cómo fueron maltratados física y verbalmente por el jefe y otros militares más.

“Fuimos a reclamar (y) ¿qué es lo que hace el jefe de la policía de aquí de Trinidad? Me lleva para un pasillo, me abraca y entre siete policías me empiezan a dar golpes. Después traen al hijo mío que estaba en la parte de la Carpeta de la misma forma, por el cuello y le dieron golpes al hijo mío”, explicó el padre.

Zerquera agregó que le hicieron una requisa corporal, lo desnudaron y lo obligaron a hacer cuclillas en esas condiciones.

Entre otras arbitrariedades relatadas por el disidente, contó que los mantuvieron como "detenidos" hasta las 11:00 pm, y que aunque su esposa llama a la unidad de policía “le decían que no, que ahí no estábamos detenidos”, concluyó.

Zerquera Jr. confirmó el abuso policial. “Me llevaron hasta él (el padre) ya apretado por el cuello y dándome patadas y piñazos” y agregó que tanto su madre, como su esposa con un menor de 2 años de edad se presentaron a la unidad de policía y entonces fue que no pudieron seguir negando que los tenían allí retenidos.

Los dos hombres fueron multados con $30.00 pesos en moneda nacional, aunque aún no les han notificado en el talón expedido, la infracción que cometieron.

El 1923 King Midget, un ‘antique’ de la postguerra

Según la descripción de los dos sindicalistas el automóvil querellado ahora con las autoridades locales “sería el único de su tipo en el país”, lo que habría levantado la atención de las autoridades.

En entrevistas que ambos aseguran haber sostenido con la jefa de la oficina local para los permisos de circulación vial, la misma los instruyó y les explicó que si no cambiaba la carrocería y el diseño original “no había ningún problema”.

El auto es una herencia de un tío del mayor de los Zerquera, ya fallecido, testamentó a favor de Zerquera Díaz. El carro “estuvo abandonado en un patio por 17 años”, y las modificaciones fueron en la amortiguación, la transmisión y los frenos.

Para la adaptación “le puse una amortiguación de Peugeot, la transmisión (delantera) de Mercedes Benz y la parrilla de Geely”, aseguró el padre, quien posee los recibos de facturas de las compras que ha hecho en las tiendas del estado cubano.

Antecedentes para ser reprimidos

El mayor de los Zerqueras, contó que es chofer de profesión, la que no puedo seguir ejerciendo desde que se unió a la oposición pacífica en 1992.

Desde entonces ha transitado por varias organizaciones disidentes en su provincia de origen, aunque hace solo cuatro años se perfiló como sindicalista independiente.

El pasado 28 de noviembre Zerquera padre debía participar en un seminario para sindicalistas en Panamá, convocado por la Universidad de los Trabajadores de América Latina (TAL), pero ante la muerte del dictador Fidel Castro, la Seguridad del Estado le impidió abandonar el país.

El 21 de enero de 2017, acabado el luto a Castro, se disponía por fin a asistir al evento y le volvieron a negar el permiso de salida.

“Estando en el aeropuerto (“José Martí”, de La Habana) listo para salir hacia Panamá, primero Inmigración me dice que no tenía permiso y me comunican que la Seguridad del Estado no permite mi salida del país”, indicó.

Ambos disidentes aseguran haber sido detenidos y maltratados físicamente en diversas ocasiones.

El menor de los dos, Raúl Zerquera Jr., contó que en 2008 fue expulsado de la Oficina de Conservación del Historiador de la Ciudad (Trinidad) donde trabajaba como carpintero.

Desde entonces, afirma ha trabajado como dependiente de unidades gastronómicas del Estado y en ‘Paladares’ particulares, pero “la Seguridad los atemoriza y les ordena que me despidan”.​

[Siga a Luis Felipe Rojas en @alambradas].

  • 16x9 Image

    Luis Felipe Rojas

    Luis Felipe Rojas Rosabal, 1971. Narrador, poeta y realizador audiovisual. Tiene publicados los poemarios Secretos del monje Louis (2001), Animal de Alcantarilla (2005), Cantos del malvivir (2005), Anverso de la bestia amada (2006) y Para dar de comer al perro de pelea (2013). Relatos suyos aparecen en diversas revistas literarias. Es autor del blog Cruzar las alambradas . Fotógrafo freelancer.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG