Enlaces de accesibilidad

La Tortura en la Cuba de los Castro


Cortesía del Instituto de la Memoria Histórica

Cortesía del Instituto de la Memoria Histórica

La dictadura ha practicado de manera sistemática y permanente variadas formas de tortura contra los prisioneros políticos, y también contra un amplio sector de la ciudadanía.

La situación de los derechos humanos en Cuba es tan crítica que el Comité de Naciones Unidas contra la Tortura expresó recientemente preocupación por el aumento de las detenciones arbitrarias y otros actos de hostigamiento contra opositores políticos, defensores de los derechos humanos y periodistas independientes y es que la tortura es mucho más que el abuso físico a una persona.

La entidad manifestó preocupación por el uso discrecional de figuras penales como la "peligrosidad" para justificar restricciones a la libertad de movimiento, la vigilancia invasiva, y los actos de repudio para la intimidación y acoso a los que recurren las autoridades cubanas.

La dictadura ha practicado de manera sistemática y permanente variadas formas de tortura contra los prisioneros políticos, y también contra un amplio sector de la ciudadanía, como deja apreciar el informe, durante estas cinco largas décadas de totalitarismo.

En las cárceles, donde permanentemente se viola la dignidad humana, estos abusos han ido desde el aislamiento indefinido, golpizas severas, aplicación de electrochoques, cambios drásticos de temperatura en las celdas de reclusión, inmersión del detenido en un estanque de agua, fusilamientos simulados junto a personas ejecutadas, trabajo forzado en condiciones inhumanas y la aplicación de pentotal sódico.

El gobierno niega esas violaciones a la dignidad humana, pero hay numerosos testimonios de hombres y mujeres que han padecido la crueldad extrema de la que son capaces de recurrir los sicarios del castrismo cuando quieren destruir una persona para obtener información, o simplemente por el afán de satisfacer su vesania.

Hace varios años el realizador cubano Luis Guardia dirigió un documental, del que fui productor, en el que se hacia referencia a la variedad de métodos a los cuales recurre la dictadura para destruir las dignidad de los detenidos.

Por ejemplo Orestes Pérez, 28 años en prisión, campesino del Escambray, sufrió el submarino. Preso en Topes de Collantes le ataban a una soga con una piedra, lo lanzaban a una laguna cercana y cuando se estaba asfixiando lo sacaban del agua, esa operación la realizaron varias veces. Annete Escandón cuenta los numerosos electroshock a que fue sometida y como al igual que ella, lo sufrieron otros prisioneros políticos que no padecían trastornos mentales.

Aurelio Hernández describe como le aplicaron pentotal sódico para que confesara. Nelly Rojas cuenta los más de sesenta días de aislamiento al que fue sometida, y Abel Nieve recuerda con dolor como fue sepultado en vida en una gaveta de cemento en el Castillo de Atares por siete días, cuando solo tenía dieciséis años de edad.

El documental que contó con la coordinación general de Francisco Lorenzo, recoge muchos testimonios más. Evelio Ancheta evoca las crueles "Cabañitas" o Punto X donde al aislamiento se sumaban distintos métodos de tortura, incluida, temperatura al nivel de congelación o la "Piscina" a la que los prisioneros políticos eran lanzados en una bolsa de lonas hasta llevarlos al borde la asfixia.

Gloria Argudín, tenía menos de 20 años cuando partió para el Escambray para unirse a las guerrillas. Apresada, maltratada físicamente, colgada al vacío del último piso del antiguo hospital de Topes de Collantes, la pararon frente a una fosa, designaron un pelotón de fusilamiento y le dispararon balas de salva. Otros tuvieron menos suerte y sus compañeros fueron ejecutados junto a ellos.

De que la situación no ha cambiado da testimonio en una entrevista Oscar Elías Biscet que dijo “Una de las torturas usadas en las cárceles cubanas son los solitarios en unos calabozos minúsculos, totalmente aislados y oscuros. Ahí me tuvieron una vez durante cinco meses ininterrumpidos, sin salir ni un segundo.”

Yurinaris Hurtado Pérez, fue obligada a desvestirse por completo en la Quinta Unidad de la Policía de Santa Clara en un área conocida como el "Soleador", un lugar sin techos y rodeado de oficinas donde solo trabajan hombres. Hurtado Pérez afirma que todas las La Dama de Blanco en la ciudad han padecido esa vejación.

Algunos de los métodos descritos han sido superados por la creciente habilidad de los torturadores y la malicia del sistema, pero el resultado es que la manipulación, intimidación y represión constante y sistemática es una forma muy sutil de tortura que supera los abusos físicos y mentales más extremos, porque le impide a muchas personas acceder al uso pleno de su soberanía individual.

Concluyendo con algunos aspectos del informe del Comité de Naciones Unidas contra la Tortura, el integrante de la entidad Fernando Mariño dijo que el incremento de la detenciones por 24 o 48 horas de los opositores sin control judicial ni siquiera por parte de una fiscalía es acoso, y otro de los miembros dijo considerar “que el gobierno de Cuba no distingue los crímenes de los que no lo son, sino que se enfoca en distinguir el campo amigo del enemigo, una distinción que no se puede aplicar al tema de la tortura,” afirmación que da margen para concluir que el castrismo considera que todo el que se le oponga puede ser objeto del trato que consideren necesario por tal de conservar el poder.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG