Enlaces de accesibilidad

Premier sirio sale ileso de atentado en Damasco


Vista del estado en que ha quedado el lugar tras el atentado contra el convoy en el que viajaba el primer ministro sirio.

En el lugar de la explosión quedaron varios vehículos quemados, entre ellos un autobús y la zona está acordonada por los servicios de seguridad.

El primer ministro sirio, Wael Al Halaqi, salió ileso el lunes de un atentado en Damasco, el primero contra un alto dirigente desde julio de 2012, cuando fueron asesinados cuatro responsables del régimen del presidente Bashar Al Asad.

Por su parte, Francia afirmó el lunes que "no tenía certezas" sobre la utilización de armas químicas en Siria, luego de que Estados Unidos y Gran Bretaña afirmaran que tenían "indicios" de su utilización por el régimen sirio.

En la capital siria, la televisión oficial Al Ikhbariya anunció que el primer ministro había salido ileso de un atentado contra el convoy de automóviles en el que se trasladaba ocurrido en el barrio de Mazzé, rigurosamente vigilado por las fuerzas de seguridad.
En el barrio de Mazzé, situado en el centroeste de la capital siria, se encuentran numerosas embajadas, edificios gubernamentales y la sede de los servicios de espionaje.

Al Ikhbariya difundió después del atentado imágenes de Halaqi en una reunión de trabajo, lo que prueba que se encuentra sano y salvo, y citó declaraciones suyas.
El atentado "es una prueba de desaliento y desesperación de los grupos terroristas frente a los éxitos del ejército sirio" en el conflicto.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), el chofer del automóvil del primer ministro murió al igual que un custodia. La carga explosiva fue activada por control remoto, indicó la fuente.

Un fotógrafo de la AFP pudo ver en el lugar del atentado varios vehículos quemados, entre ellos un autobús, y varios automóviles aparcados con las ventanas rotas. Los servicios de seguridad acordonaron la zona. "Caminaba por la calle cuando de pronto se produjo una fuerte explosión. Vi un auto incendiarse y la gente que corría", dijo un joven a la AFP. "Busqué un lugar para protegerme porque temía que hubiera otra explosión", agregó.

Al Halaqi había sido nombrado el 9 de agosto de 2012, en reemplazo del primer ministro Riad Hijab, que abandonó al régimen en protesta contra la represión de la rebelión popular que comenzó en marzo de 2011.

El 18 de julio pasado, cuatro altos responsables de los servicios de seguridad, entre ellos el cuñado de Al Asad, murieron en un atentado contra el edificio de la seguridad nacional en el centro de la capital y reivindicado por la rebelión.
XS
SM
MD
LG