Enlaces de accesibilidad

Necesitamos algo grande y rápido que nos libre de los conquistadores modernos


Reporta Cuba. Sala de Navegación en Cuba.

El periodista independiente Randi Caballero reside en Baracoa y desde allí expone en el blog El Palenque sus vivencias y puntos de vista sobre el tema de la presencia de turistas en la ciudad y los inconvenientes que enfrentan los nacionales.

En un post publicado este 23 de junio con el título "Reconquista" el comunicador ahonda en lo relacionado con la concurrencia al mismo tiempo de turistas extranjeros y residentes a la sala de navegación de la Empresa de Comunicaciones de Baracoa.

"Hace unos pocos días, mientras intentaba acceder a Internet en la sala de navegación de la Empresa de Telecomunicaciones, pude apreciar una muestra de la forma en que se comportan los turistas que visitan la ciudad.

"Un anciano extranjero, con apariencia de unos noventa años, apresuraba a un joven que a mi lado, intentaba como yo acceder a la red de redes. El viejito le decía en perfecto español y en tono de bravucón que terminara con la máquina pues él quería sentarse, el joven, aunque tímido y sorprendido, no accedió a los caprichos del noventón, respondiéndole que se fuera a Europa a conectarse, razón que el anciano tuvo que tragarse, recibiendo además la repulsa y el rechazo de los presentes".

"Días después, y también a mi lado, sucedió algo parecido con otro joven, al cual, luego de estar en espera de su turno alrededor de treinta minutos, le fue arrebatado el asiento por una inglesa de unos cuarenta años.

"Con el amargo trago del anciano de días anteriores aún sin digerir, aquella nueva expresión de apartheid, de privilegio y reconquista me supo a estiércol. Me levanté de mi silla rápidamente, y sin darle tiempo a la conquistadora de abrir sesión, agarré al joven que ya se retiraba cabizbajo y lo conduje hasta su puesto, donde en tono respetuoso pero firme le dije a la inglesita 'que por favor debía pararse pues había violado la cola, debido a que el turno le correspondía al joven".

"La extranjera, abrió sus enormes ojos y pronunció 'no sé qué cosas en su idioma', pero no accedió ante la multitud que ya enfilaba sus cañones".

"En un tono más grave y más firme le tomé del brazo con fuerza y la levanté del usurpado puesto, diciéndole al adolescente que se sentara, que a los cubanos pobres nos tienen que respetar".

"Los presentes, que no eran pocos, apoyaron mi acción, los de la cola expresaron que estaba bueno ya de los turistas que se creen dueños de Cuba".

"La extranjera no tuvo más remedio que ir a pedir el último como si se tratase de una cubanita más".

"Los nuevos conquistadores, como también se les conoce en Baracoa a los extranjeros, gozan hoy de todo tipo de dádivas y privilegios que los cubanos ni podemos siquiera soñar, reciben licencias para construir lujosas casas a orillas del mar. Compran autos para su explotación, los cuales a exagerados precios suplen la flota de transporte. Nos llevan a nuestras bellas mujeres, el 99% de ellas casi adolescentes, en fin, que desempeñan bien el titulo con que se les conoce".

"Es necesario que suceda algo grande y rápido en Cuba que nos salve de los 'reconquistadores modernos', si no entre los Castro y ellos nadie sabe a dónde vamos a llegar".

XS
SM
MD
LG