Enlaces de accesibilidad

noticias

REACCIONES POR LA MUERTE DE CABRERA INFANTE


“Yo le quería mucho y éramos muy amigos. Me impresiona mucho su muerte. Lo lamento de verdad porque era un amigo de verdad”, dijo en Santiago de Chile, a la agencia española de noticias EFE el escritor chileno Jorge Edwards, Premio Cervantes en 1999.

Desde La Habana el escritor disidente Raúl Rivero, recientemente excarcelado condicionalmente, dijo que el fallecimiento de Cabrera Infante es “una pérdida fatal” para la literatura en español. Agregó que “deja un vacío enorme y lamentó que en Cuba apenas se conoce su obra. El gobierno impide que circulen libremente sus novelas.

Desde México el escritor cubano Eliseo Alberto (Lichi), manifestó que “murió el infante difunto”. Con esto parafraseó el título de la novela La Habana para un Infante difunto que escribió Cabrera Infante.

La escritora y poetisa Uva Aragón dijo en Miami, Florida, que sentía profundo dolor por el fallecimiento “de un amigo, un colega, un hombre que puso el nombre de la literatura cubana muy alto”.

Joaquín Roy Centeno, ensayista español y director del Centro de la Unión Europea de la Universidad de Miami, dijo que la muerte de Cabrera Infante “es una gran pérdida, no solamente para las letras cubanas, sino para el mundo literario hispano”.

El poeta mejicano Homero Aridjis expresó que las letras hispanoamericanas ha perdido uno de los mejores escritores de habla española y que desgraciadamente, nunca volvió a Cuba”.

El escritor dominicano Manuel Núñez lamentó la pérdida de “una de las plumas más exquisitas” de la lengua española.

En París la novelista cubana exiliada Zoe Valdés declaró que “es una pena que Guillermo Cabrera Infante haya muerto sin ver a su país libre. Estoy muy triste, porque Guillermo era un gran escritor, pero además era un gran amago”, dijo Valdés. “Era un hombre muy generoso. Fue generoso conmigo, pero lo era con todos los otros escritores. Esta es una cualidad que pocos escritores tienen”.

También en París, el escritor cubano Eduardo Manet, que reside allí desde hace muchos años, dijo que Cabrera Infante era “un James Joyce caribeño” que, pese al exilio, “nunca se fue verdaderamente de La Habana”. Tenía una personalidad extraordinaria, un gran sentido del humor”, dijo Manet.

XS
SM
MD
LG