Enlaces de accesibilidad

Poema de Günter Grass revive su pasado nazi


Gunter Grass.

Israel declaró persona non grata al escritor alemán Günter Grass

El gobierno de Israel declaró persona non grata al escritor alemán Günter Grass, por un poema sobre la amenaza que supuestamente representa el poderío nuclear de Israel.

El Ministerio del Interior precisó en un comunicado este domingo que Grass alienta las llamas del odio contra Israel y trata de una idea con la que estuvo vinculado públicamente en su pasado con el uniforme de los socialistas nazis.

El jueves, el primer ministro israelí, Benjamn Netanyahu, se refirió al poema publicado por Grass la semana pasada, y dijo que Irán, y no Israel, es una amenaza para la paz mundial.

Netanyahu remarcó que la vergonzosa comparación que hizo entre Israel e Irán, un régimen que niega el Holocausto y llama a la destrucción de Israel, dice muy poco sobre Israel y mucho sobre el propio Grass.

Günter Grass, Premio Nobel de Literatura, publicó el poema titulado, "Lo que hay que decir", en diarios de Alemania, España, Italia y Estados Unidos.

El altercado con Grass, quien sólo a últimas fechas admitió tener un pasado nazi, atrajo una vez más la atención a las tensiones en la complicada relación de Alemania con Israel, y también arrojó nueva luz al propio programa nuclear israelí.
Grass, de 84 años, critica en su poema lo que describió como hipocresía occidental sobre el programa nuclear de Israel y tachó al país como una amenaza a la frágil paz mundial por su actitud beligerante hacia Irán.

El poema tocó una fibra sensible en Israel, donde las autoridades han rechazado cualquier equivalencia moral con Irán y rápidamente hicieron notar que Grass admitió en una autobiografía publicada en 2006 que fue reclutado en la organización paramilitar
nazi denominada Waffen-SS a los 17 años, en los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial.

La subsiguiente aclaración por parte de Grass acerca de que sus críticas estaban dirigidas al primer ministro israelí Benjamín Netanyahu, no al país, hizo poco para calmar el furor.

El domingo, el ministro israelí del interior, Eli Yishai, anunció que Grass tendría prohibida la entrada a Israel, de acuerdo con una ley israelí que posibilita negar el acceso a ex nazis.

Pero Yishai dejó claro que la decisión se tomó más por el reciente poema que por las acciones de Grass de hace 70 años. "Si Guenter quiere diseminar sus retorcidas y embusteras obras, le sugiero que lo haga en Irán, donde puede hallar una audiencia
solidaria", dijo Yishai.

Mientras el crítico literario más influyente de Alemania, Marcel Reich-Ranicki, calificó de repugnante el controvertido poema del Premio Nobel, en una entrevista publicada hoy por el Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung.

"Sé que es un poema repugnante. Presenta el mundo al revés. Un país quiere borrar al otro, Irán quiere hacer desaparecer a Israel, es algo que anuncia constantemente el presidente (Mahmud Ahmadineyad), y Gúnter Grass compone lo contrario", declar el prestigioso crítico, de origen judío.

Según Reich-Ranicki, conocido por sus airados ataques a algunas de las novelas de Grass, lo primero que pensó al leer el poema del escritor es que publicar algo así es una infamia.

Por otro lado, el ministro de Asuntos Exteriores alemán, el liberal Guido Westerwelle, afirmó que comparar Israel con Irán es absurdo, en respuesta al controvertido poema. "Poner a Israel e Irán a un mismo nivel moral no tiene nada de ingenioso, sino que es absurdo", declaró el ministro, quien echó en cara a Teherán de llevar adelante "su programa nuclear sin tener en cuenta las críticas de la comunidad internacional".
XS
SM
MD
LG