Enlaces de accesibilidad

noticias

Ocho Navidades en la oscuridad


"Nos acordamos de ellos", dijo Antonio Díaz, del Movimiento Cristiano Liberación, y quien pudo celebrar Navidad en libertad porque fue excarcelado y desterrado a España. "Después de estos años sin celebrar la Navidad, es uno de los regocijos más importantes desde que estamos en España", confesó complacido desde su residencia en Alzira, Valencia.

La agencia de prensa EFE reporta que los ex presos cubanos afincados en Madrid como los que residen en viviendas y centros sociales de distintas ciudades españolas optaron por celebrar la jornada navideña con los familiares con los que viajaron a España.

Fue una Navidad muy diferente para la mayoría de ellos que, como miembros del Grupo de los 75, pasaron las últimas siete nochebuenas entre barrotes tras ser condenados durante la Primavera Negra.

"Con Cuba en la mente", manifestó Julio César Gálvez, quien está satisfecho de poder vivir estas fiestas en España "en libertad y en democracia".

Tal y como rememora Gálvez a EFE, el día de Navidad era en la prisión "uno más, con el mismo sancocho, aunque los presos nos ayudábamos para tratar de mantener la tradición".

Otro ex preso de conciencia, Ricardo Silva, recordó que "no había nada que festejar" en la cárcel y que éste ha sido la primera Navidad que disfruta en los últimos años "con todas las de la ley", a pesar de haber dejado en la Isla a sus padres, que renunciaron al destierro.

Como Silva, los excarcelados han encontrado consuelo en la gastronomía para pasar sus primeras pascuas en España.

La Asociación por la Paz Continental invitó a un grupo de disidentes a la cena de Nochebuena en el hostal Welcome del madrileño barrio de Vallecas, donde desde el pasado verano se siguen alojando algunos exiliados.

Lechón asado, arroz blanco, frijoles, ensalada, tostones, yuca y macedonia compusieron el menú, además de jamón, turrones, chocolate y cava para brindar.

"Quería que tuviesen una cena de Navidad y que comiesen lo que ellos añoran", explicó a EFE Mari Paz Martínez, presidenta del colectivo que organizó el encuentro en el hostal.

Poder saborear las comidas típicas cubanas de estas fechas "ayuda a sentirse un poco más cerca de la patria", reconoció Omar Rodríguez Saludes, reunido con una veintena de familiares en Gijón.

Juan Carlos Herrera, uno de los últimos disidentes encarcelados en ser trasladados a España, tiene una visión más negativa debido a su delicado estado de salud y a la falta de recursos.

"Si negra era la Navidad en Cuba, aquí también lo es. Me siento aún encarcelado, sin atención médica y sin ropa de invierno. Es una Navidad sin rejas, pero ahora tengo otras barreras", contó a EFE.

Jesús Mustafá, nada acostumbrado al frío de Burgos, también tiene un regusto amargo por estar separado de los familiares que el régimen castrista se comprometió a dejar viajar a España.

"No me siento alegre del todo. Además, sigue habiendo hermanos en la cárcel y represión", afirmó Mustafá ante el Belén que le prestó un amigo y que ha puesto en su piso de acogida.

Entretanto, los 11 del Grupo de los 75 siguen donde han estado. Son Héctor Maceda, Angel Moya Acosta, Diosdado González Marrero, Librado Linares, Pedro Arguelles Morán, Eduardo Díaz Fleitas, José Daniel Ferrer García, Félix Navarro, Iván Hernández Carrillo, Oscar Elías Biscet y Guido Sigler Amaya.

XS
SM
MD
LG