Enlaces de accesibilidad

Myles Frechette: Correa no pensó antes de actuar


Presidente de Ecuador, Rafael Correa
“Correa no reflexionó bien cuando hizo la declaración y ahora está tratando de jugar un poco con el tiempo, pero la realidad es que si no va será el único país democrático invitado que no estará allá,” dijo a Radio Martí, el diplomático norteamericano, Myles Frechette, sobre la proposición del presidente ecuatoriano Rafael Correa de no asistir a la Cumbre de las Américas si Cuba no puede hacerlo.

Frechette, quien fue embajador de Estados Unidos en Colombia durante la administración del presidente Bill Clinton, opinó que el fraccionamiento de los países latinoamericanos con resopecto a este tema es evidente, pues el presidente nicaragüense y el boliviano confirmaron su presencia en Cartagena de Indias, Colombia.

“El hecho es que Nicaragua tiene un tratado de libre comercio con los Estados Unidos, por tanto no le interesa estar ausente de la Cumbre y Evo Morales, no obstante que no tiene embajada en Washington, ni Washington una en La Paz, también estará ahí,” dijo el diplomático.

El ex embajador norteamericano apuntó que en ocasiones anteriores los países latinoamericanos han intentado “forzar a los Estados Unidos para invitar a Cuba, pero el hecho es que la Cumbre de las Américas es solo para democracias. Cuba nunca ha sido una democracia bajo los hermanos Castro. Es una dictadura.”

En opinión de Franchette, en caso de que la presencia de Cuba fuera forzada en el Cumbre de las Américas, los Estados Unidos deberían retirarse, porque “porque esto no es una reunión para todo, el mundo; es una reunión para las democracias y hay que respetar eso.”

Sobre el papel de Colombia, como mediador en las discrepancias, Franchette ve en el presidente Juan Manuel Santos, un hombre que quiere ser líder en la región. “Entonces cuando se presentó este problema, él tuvo que reaccionar y tuvo que aceptar que Colombia tenía, como país anfitrión, la responsabilidad de explicarle a Cuba porque no sería grata la visita.”

En cuanto a la solidez de organizaciones como el ALBA, en oposición a los Estados Unidos, el político indicó que “la única razón por la que esto funciona en el Caribe es porque Chávez ofrece a los miembros de Petrocaribe y del ALBA, precios rebajados del petróleo.”

No obstante, el sueño de la unidad latinoamericana, de acuerdo con Myles Frechette, es “un sueño que todavía no tiene la más mínima posibilidad. Este no es el momento para llevar este acabo; son viejos anhelos pero que todavía no tendrán su amanecer.”

Myles Frechette: Correa no pensó antes de actuar
please wait

No media source currently available

0:00 0:22:10 0:00

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG