Enlaces de accesibilidad

Legisladores estadounidenses piden a la Organización Internacional del Trabajo que si se verifica el informe, La Habana y sus socios sean severamente sancionados.

Tres congresistas republicanos y uno demócrata en Washington buscan determinar si el Gobierno de Cuba y compañías extranjeras han venido empleando prisioneros de conciencia como mano de obra esclava.

Los republicanos Ileana Ros-Lehtinen, Mario Díaz-Balart y David Rivera, y el demócrata Albio Sires, enviaron una carta con ese objetivo a la Organización Internacional del Trabajo, en la que piden que si se verifica el informe, La Habana y sus socios sean severamente sancionados.

En la carta, los legisladores estadounidenses urgen a la organización a investigar exhaustivamente las acusaciones de que presos cubanos han sido empleados por las compañías IKEA y PROVARI para sus fines económicos.

La misiva señala que de ser así se estarían violando los estándares laborales internacionales, entre ellos aquellos supervisados por la Organización Internacional del Trabajo, agencia de la ONU, de la que Cuba es miembro.
XS
SM
MD
LG