Enlaces de accesibilidad

noticias

HURACAN OFELIA IBA HACIA CAROLINA DEL NORTE EL MIERCOLES


Al mediodía la tormenta tenía viento máximo sostenido de 80 millas por hora (128 kph). Pocas horas antes tenía fuerza de 75 mph (120 kph), informó el Centro Nacional de Huracanes en Miami, Florida.

Se dio aviso de huracán desde Georgetown, Carolina del Sur, hasta la Ensenada de Oregón en los Bancos Exteriores (islitas arenosas) de Carolina del Norte (un tramo de costa de cerca de 275 millas o 440 kilómetros) y se extendió un aviso de perturbación ciclónica (tormenta tropical) desde la Ensenada de Oregón hasta la frontera sur del Estado de Virginia. Se esperaba que un borde del vórtice de Ofelia rozaría la costa sudeste de Carolina del Norte tarde el jueves, dijo el Centro Nacional de Huracanes.

Al mediodía del miércoles el vórtice de Ofelia estaba situado unas 24 millas (39 kilómetros) al sur de Wilmington y cerca de 75 millas (120 kms) al sudoeste de Cabo Vigía (Cape Lookout) en los Bancos Exteriores (Outer Banks) y se creía probable que aumentaría algo en intensidad.

A esa hora Ofelia avanzaba con velocidad de unas seis millas por hora (9.6 kph) en dirección norte nordeste y se esperaba que gradualmente iría virando hacia el nordeste adquiriendo un poco más de velocidad en las últimas horas del miércoles y que el jueves el centro entraría en las islitas arenosas de los Bancos Exteriores, algunos de cuyos habitantes parecían poco dispuestos a evacuarlas.

El Centro Nacional de Huracanes dijo que después la tormenta pudiera virar hacia el mar, pero advirtió que su lento andar significaba que fuertes aguaceros pudieran demorar sobre tierra y causar gran inundación – hasta 15 pulgadas de lluvia en el extremo oriental de Carolina del Norte.

A lo largo de las vulnerables islitas arenosas de los Bancos Exteriores se ordenó a todo el mundo irse de Isla Hatteras. Los turistas recibieron la orden tajante de irse de la Isla de Ocracoke y el Servicio Nacional de Parques clausuró el faro de Cabo Hatteras y el Monumento Nacional de los Hermanos Wright en Kill Devil Hills. Se cerraron las escuelas y cerca de cien personas fueron a un refugio instalado en una escuela elemental de Wilmington.

Trescientos guardias nacionales estaban de servicio a lo largo de la costa de Carolina del Norte, pero había gente despreocupada en los Bancos Exteriores. “Estamos disfrutando de esto”, dijo Diane Komorowski, de Filadelfia, cuando con su esposo estaba en una playa de los Bancos Exteriores batida por el oleaje fuerte. “Repiten que viene, pero todos los días es maravilloso estar aquí”. Sin embargo, otras personas tomaban a Ofelia en serio en vista del desastre que causó el temible huracán Katrina.

“... Es imposible no preocuparse”, dijo Roger Kehoe, de 68 años, residente en Yardley, Pensilvania. El fue uno de los turistas precavidos que se fueron de Myrtle Beach, Carolina del Sur.
XS
SM
MD
LG