Enlaces de accesibilidad

Gross sueña en Cuba con ver béisbol, comer costillas y beber whisky


Una persona sostiene una pancarta en la que pide que sea liberado el contratista Alan Gross.

Pero eso podría tardar algún tiempo pues Gross, oriundo de Maryland, lleva casi mil días en prisión.

Un estadounidense que está preso en Cuba desde hace más de dos años desea ver un partido de béisbol, comer costillas y beber whisky cuando salga de la cárcel, si es que sale, dijo este lunes su hermana mayor.

Bonnie Rubinstein, la hermana de Alan Gross, se presentó en Washington para participar en una manifestación semanal frente a la representación de Cuba en la ciudad.

En una entrevista realizada luego de la protesta, Rubinstein dijo que su hermano de 63 años es seguidor de los Redskins de Washington de la NFL, pero que ha desarrollado gusto por el béisbol cubano porque sus carceleros ven los partidos, según informa la AP.

Agregó que a Gross le gustaría comer costillas con ella y otros miembros de su familia que viven en Texas.

Mientras tanto, el esposo de Rubinstein dijo que recientemente compró una botella de whisky de 12 años que planea conservar intacta hasta que Gross vuelva a casa.

Pero eso podría tardar algún tiempo pues, Gross, oriundo de Maryland, ha estado casi 1.000 días en prisión.

Fue arrestado en 2009 mientras trabajaba para un subcontratista del gobierno estadounidense dentro de un programa de fomento de la democracia en Cuba. Ahora purga una sentencia de 15 años de prisión por el sólo hecho de haber llevado equipo de telecomunicaciones restringido a la isla.

Rubinstein, quien es cuatro años mayor que su hermano y vive en Dallas, fue una de las más de 12 personas que gritaron a coro "¡Libertad ya para Alan Gross!" y "¡Dejen irse a Alan Gross!" durante una manifestación afuera de la Sección de Intereses de Cuba en Washington.

Rubinstein describió a su hermano como una persona sociable y bastante extrovertida, amante de la música y un genio para aprender y tocar instrumentos musicales.

También manifestó su disgusto por la reclusión de su hermano en Cuba, donde han aumentado sus problemas de salud.

"¿Por qué continúa allí?", preguntó Rubinstein, quien señaló que su hermano "está siendo desatendido" por el gobierno de Estados Unidos. "Alan no quiere que se le olvide. No quiere que se le abandone allá. Quiere que la gente sepa de él", apuntó.
XS
SM
MD
LG