Enlaces de accesibilidad

noticias

GRAN TENSION EN FALUYA Y NAYAF


"Creo que los americanos quieren que la situación estalle una vez más", opinó el jeque Abdel Yabar Abdel Satar, dirigente de la Asociación de Ulemas Musulmanes, que es el organismo sunita más prestigioso de Irak y una de las partes mediadoras en las negociaciones para acabar con el estado de sitio en Faluya.

Más tiroteos y explosiones se escucharon el miércoles en Faluya en la víspera del patrullaje conjunto de la ciudad, que deben iniciar el jueves fuerzas de Estados Unidos y de la policía iraquí.

Fuego graneado y explosiones de obuses de morteros pudieron oírse durante más de una hora en la zona sudoeste de Faluya. Entonces tres explosiones muy fuertes sacudieron esa barriada mientras aviones de Estados Unidos volaban en círculos sobre ella. Una espesa columna de humo negro se elevó al cielo.

El nuevo combatir ocurrió después de una encarnizada batalla en la noche del martes en la cual participó un temible avión A-C-130 armado de cañones. La fuerza aérea americana continuó su implacable ataque a las posiciones de musulmanes sunitas que resistían en un barrio bajo de la ciudad.

Mientras tanto, el brigadier general Mark Kimmit dijo al programa noticioso de la televisión nacional de Estados Unidos NBC "Today" (National Broadcasting Company, "Hoy"), que las explosiones del martes por la noche en Faluya habían sido "un espectáculo nocturno de ruido y luz" y que hubo muchas explosiones secundarias de armas y municiones en dos camiones atacados por los aviones de Estados Unidos. En esa misma zona se escucharon temprano el miércoles nuevas explosiones y tiroteos.

Kimmit dijo a NBC que la Coalición estaba tratando todavía de hallar un una solución pacífica en Faluya, pero subrayó que la Infantería de Marina está lista ya para tomar la ciudad por la fuerza en caso necesario. Agregó que los insurgentes estarán "cometiendo un mortal error" si trataran de fortalecer sus posiciones.

Mientras tanto, en Nayaf, otra ciudad escenario de la lucha, un vocero del clérigo shiíta extremista Moktada al-Sadr dijo que las milicias seguirán defendiendo a esa ciudad sagrada. Al-Sadr, que se encuentra atrincherado en el centro de la ciudad, es buscado por el asesinato de otro clérigo musulmán.

La oficina de al-Sadr está directamente enfrente de la Mezquita del Imán Alí, que es un famoso santuario del mundo musulmán.

Hay quien cree que la proximidad de esa mezquita es lo que ha impedido que algún proyectil de Estados Unidos sea disparado contra el reducto de al-Sadr, así como el hecho de que nadie puede aproximarse a la mezquita sin ser visto por la milicia y los centinelas armados con granadas de mano.

No hay peregrinos visitantes en esa barriada y esto ha perjudicado sustancialmente a los establecimientos comerciales.

XS
SM
MD
LG