Enlaces de accesibilidad

Aun muerta Chavela Vargas abarrota Bellas Artes


Foto de archivo de la cantante Chavela Vargas.

"Chavela Vargas cambió la forma en que la canción ranchera se escuchaba en el mundo"

De acuerdo a su filosofía, Chavela Vargas no murió, trascendió y se despidió como las grandes: abarrotando el Palacio de Bellas Artes, el máximo escenario cultural de la Ciudad de México.

Vargas conquistó el recinto en varias ocasiones a lo largo de su vida y en la final, la entrada del palacio se vio llena como pocas veces con periodistas y admiradores que formaban una ondulante fila esperando entrar para darle su último adiós, informa hoy la AP.

En el interior del palacio un mariachi recibió el féretro de Vargas al ritmo de "El último trago", canción de José Alfredo Jiménez, un gran amigo de la cantante.

María Cortina, confidente y biógrafa de la cantante, ofreció unas emotivas palabras en el vestíbulo del palacio, lleno de arreglos florales, amigos, autoridades y admiradores de la cantante.

"Tantas cosas la vi crear que pensé que nunca se iba a morir. De verdad lo creí", expresó Cortina. "Pero hoy Chavela, muerta, comienza tu leyenda y tu ejemplo comienza a esparcirse por México, por España, por donde se te quiere".

Cortina, quien junto a la cantante escribió el libro "Las verdades de Chavela", aseguró que a los 93 años Vargas parecía imparable. Relató que desde que tenía 80 la gente le pedía que se detuviera.

"Sin embargo siguió cantando porque le dio la gana, siguió recibiendo a los jóvenes porque le dio la gana, realizó un último viaje a España porque le dio la gana", dijo.

La llamada "Chamana" viajó a España para ofrecer un concierto de "La luna grande" y durante ese viaje fue hospitalizada por fatiga. Regresó a México pero continuó internada y falleció el domingo a causa de complicaciones respiratorias. Tenía 93 años.

"Mucha gente pensó que se quedaría allá, pero a ella le dio la gana regresar con sus mexicanos", dijo Cortina.

La presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Consuelo Sáizar, destacó "el resonar social" de la cantante.

"Chavela Vargas cambió la forma en que la canción ranchera se escuchaba en el mundo", expresó.

Luego de una desgarradora interpretación de "La Llorona", uno de los temas que inmortalizó Vargas, sus colegas Eugenia León, Lila Downs y Tania Libertad interpretaron "La golondrina", canción típica de los funerales mexicanos, mientras que del público se desprendían gritos de "¡Viva Chavela!" y "¡Viva México!"

En la víspera, Vargas fue homenajeada en la Plaza Garibaldi de la Ciudad de México, adonde años atrás solía ir de parranda con Jiménez. Cientos de personas asistieron a la ceremonia en la que no faltó la música de mariachi.

Vargas realizó su última presentación en el Palacio de Bellas Artes el 15 de abril. Cantó acompañada de León y la española Martirio, con quienes presentó el espectáculo de su último disco "La luna grande", dedicado al poeta Federico García Lorca.

Reyna Ramírez, estudiante de 28 años, viajó desde Guadalajara, Jalisco, para asistir al homenaje en el palacio. Era la primera de la fila y para lograrlo llegó a las 8:30 de la mañana.

"He retribuido un poco lo que Chavela siempre expresó sin tapujos, que es todo el cariño por México", expresó Ramírez. "Tenemos todo el cariño por ella y por lo que forjó en la cultura y sociedad mexicana".

Recomendamos

XS
SM
MD
LG