Enlaces de accesibilidad

Obama y Romney echan el resto en su último debate


El tercer debate presidencial tensó las cuerdas, a dos semanas de las elecciones.

Una encuesta de NBC/Wall Street Journal publicada este lunes, dio, tanto a Obama como a Romney, 47% de intención de voto entre las personas dispuestas a votar.

Barack Obama y Mitt Romney celebraron el lunes su último debate consagrado a la política exterior y a la defensa, antes de las elecciones presidenciales del 6 de noviembre.

Florida, donde tuvo lugar el debate, parece inclinarse por Romney, según los sondeos, pero el republicano necesita otros estados clave para asegurar su victoria.

Mientras, Ohio, un estado del centro del país con importante peso en el colegio electoral, está en manos de Obama, que ganaría con 50% de los votos frente a 45% de Romney, según un sondeo de CBS/Quinnipiac.

Obama aseguró que la política exterior de su rival republicano, Mitt Romney, responde a la de los años 80, al hacer alusión a unas declaraciones del exgobernador de Massachusetts en las que aseguraba que Rusia es un enemigo estratégico de EE.UU.

Romney afirmó por otro lado que Estados Unidos no logrará acabar con la amenaza terrorista y con Al Qaida "sólo matando".

"Lo felicito por haber eliminado a Osama Bin Laden y perseguir a los líderes de Al Qaida, pero no saldremos de este caso sólo matando", advirtió Romney.

Romney indicó que EE.UU. deberá jugar "un papel clave" en Siria para poner fin a la crisis en ese país y tener un rol de liderazgo en la región, al tiempo que pidió la renuncia del presidente socialista Bachar Al Asad.

Romney también se mostró contrario a una intervención militar de EE.UU.

Obama acusó el lunes a su rival republicano de enviar mensajes contradictorios con sus propuestas de política exterior en Oriente Medio y Rusia.

Buscando conseguir una ventaja en momentos en que los sondeos muestran una carrera reñida, Obama y Romney se enfrentaron fuertemente desde el comienzo de su debate.

Romney, quien no desea cometer errores que frenen sus recientes avances, dijo que las políticas de Obama en Oriente Medio y el Norte de Africa no están frenando la reaparición de una amenaza de Al Qaeda en la región.

"Atacarme a mí no es una agenda", dijo Romney. "Atacarme a mí no es la manera de lidiar con los desafíos en Oriente Medio", agregó, y destacó también que considera el programa nuclear de Irán como la mayor amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos.

El aspirante republicano dijo que EE.UU no puede "rendirse" ante la "silenciosa guerra comercial" iniciada por China que ese país "está ganando" y está llevando a perder empleos estadounidenses.

China "no ha jugado bajo las mismas reglas", sostuvo Romney, y se comprometió a declarar a ese país "manipulador" de divisas si gana las elecciones.

Romney hizo una alusión a América Latina, al reiterar que "es una gran oportunidad" y que quiere más tratados de libre comercio con la región.

Por su lado, el presidente Obama enfatizó que, en caso de ataque de Irán a Israel, Washington respaldaría a Tel Aviv. "Israel es un verdadero amigo. Es nuestro mejor aliado en la región", añadió.

"Debemos respaldar a nuestros aliados" añadió el republicano, para quien las relaciones entre Estados Unidos e Israel son una prioridad diplomática.

Romney calificó de "desafortunadas" las tensiones entre Estados Unidos e Israel, a lo que el presidente y candidato demócrata Barack Obama replicó que Washington "estará con Israel si es atacado".

"Creo que las tensiones que existieron entre Israel y Estados Unidos fueron muy desafortunadas", dijo Romney durante el último debate presidencial en Florida, y enfatizó que no se disculparía con otras naciones por la amistad con Tel Aviv.

"Pienso también que el abandono de nuestro programa de defensa antimisiles de Polonia, por la manera en que se produjo, ha sido desafortunado", señaló Romney.

Polonia se había declarado dispuesta a acoger el sistema antimisles de la OTAN, pero el presidente Obama anuló el proyecto bajo la presión de Rusia.

Romney criticó también la manera en la que Obama reaccionó tras las manifestaciones y la violencia en Irán luego de las elecciones de 2009.

"El silencio del presidente fue un enorme error. Debemos defender nuestros principios, defender a nuestros aliados, promover un ejército y una economía más fuertes", afirmó el republicano, que insistió a menudo sobre el tema de la coyuntura económica mundial durante el debate.

En general, ambos candidatos mostraron maneras de ver el mundo y enfrentar los problemas diametralmente opuestas, pero se mostraron especialmente en desacuerdo sobre las principales amenazas que debe enfrentar el país en materia de política exterior, citando las redes terroristas e Irán.

El presidente y candidato demócrata Barack Obama apuntó que "las redes terroristas seguirán siendo" la mayor amenaza del país, que deberá "permanecer en alerta".

Mientras que Romney afirmó que la mayor amenaza que el mundo debe enfrentar es un Irán nuclear.
XS
SM
MD
LG