Enlaces de accesibilidad

Expelotero cubano prueba suerte como entrenador en las Menores


Michel Abreu Martínez.

El exprimera base matancero Michel Abreu Martínez afirma que "ser coach reconforta mucho, porque uno se ve reflejado en cada muchacho y se imagina que es él".

El expelotero de Matanzas y el equipo Cuba, Michel Abreu Martínez, dijo que siempre vivirá con la tristeza de no haber logrado jugar en las Grandes Ligas.

"Te mentiría si digo que no me duele, que no pienso en eso de no haber llegado a las Mayores. Es algo que ni yo me explico, porque creo que lo tenía todo para haber llegado en su momento. Ya ni me lo pregunto. Ahora solo trato de enfocarme en mi trabajo", dijo Abreu Martínez al periodista de El Nuevo Herald, Jorge Ebro.

Abreu Martínez abandonó Cuba en 2004. Se dirigió a México y Costa Rica, pero no consiguió establecer su residencia y también hubo discrepancias con su edad, señaló el periódico.

Cuando firmó con los Mets de Nueva York, se destacó en las Menores, pero no pudo seguir con ellos porque expiró su visa de trabajo.

Entonces, jugó en las Ligas Invernales con Los Lobos de Arecibo (Puerto Rico); Los Olmecas de Tabasco y Las Águilas de Mexicali (México).

En 2013, Abreu Martínez jugó con los Nippon Ham Fighters en la Liga del Pacífico en Japón, donde bateó para .284, con 95 carreras impulsadas y 31 jonrones. Todo sonreía a su favor, pero poco tiempo después su salud flaqueó y tras tres operaciones de espalda ya nada fue igual para él.

En 2017, trabajó por primera vez como entrenador de bateo y en los jardines en las Menores con los Azulejos de Toronto.

"Ser coach reconforta mucho, porque uno se ve relejado en cada muchacho y se imagina que es él. Quiero seguir creciendo en este trabajo. Ayudar a estos jóvenes a lograr la meta que nunca pude alcanzar", dijo Abreu Martínez a Ebro.

(Con información de El Nuevo Herald)

XS
SM
MD
LG