Enlaces de accesibilidad

Exmilitar de EEUU, presunto asesino de dos cubanas en España


Las dos cubanas víctimas del crimen, y el abogado peruano, Salas, objetivo real del exmilitar norteamericano.

Las cubanas Elisa Consuegra y Maritza Osorio fueron asesinadas junto al cliente ecuatoriano John Pepe Castillo Vega, en el despacho del abogado peruano Víctor Joel Salas. Las autoridades señalan al exoficial Dahud Hanid-Ortiz como autor del crimen.

El asesinato en España de las cubanas Elisa Consuegra Gálvez, abogada de 33 años, natural de La Habana, y de Maritza Osorio Riverón, de 46 años, natural de Holguín, estaría a punto de esclarecerse.

Las emigrantes cubanas fueron asesinadas junto al cliente ecuatoriano John Pepe Castillo Vega, en el despacho del abogado peruano Víctor Joel Salas, en Usera, un barrio de inmigrantes en Madrid.

El autor del triple asesinato era hasta ahora un misterio total, pero las autoridades aseguran que se trata del exprimer teniente del ejército norteamericano, Dahud Hanid-Ortiz, nacido en Venezuela.

Según la investigación que obra en poder de la organización internacional y a la que ha tenido accesoel diario El Español, el triple crimen de Usera se debe a un motivo pasional.

Así, el juzgado de instrucción número 41 de Madrid ha ordenado mediante un oficio a la Interpol la búsqueda y captura del señalado judicialmente como asesino.

El presunto asesino estaba unido sentimentalmente a la médico alemana Irina Trippel, que había acudido a España a realizar unos cursos de aprendizaje en medicina y, de paso, había mantenido relaciones sexuales y sentimentales con el abogado peruano Joel Salas.

Como en una de las más imaginativas novelas negras de la escritora y dramaturga británica Agatha Christie, el enigma sobre el autor del crimen estaría a punto de resolverse gracias a la tapa de una botella de agua hallado en la escena del crimen.

La marca de la tapa de la botella ha sido crucial para que los investigadores diesen con la pista del exprimer teniente, quien tenía como objetivo real al abogado peruano.

Al enterarse que su pareja le era infiel con el procurador peruano, Hanid-Ortiz se desplazó a España desde Alemania en un coche Volkswagen Polo. Ahora el misterio parece desentrañarse.

Llegado a Madrid, el presunto asesino se desplazó inmediatamente hasta el despacho del abogado peruano, donde arribó en torno a las dos de la tarde, y lo primero que hizo fue preguntar por Victor Joel Salas a las dos muchachas cubanas que compartían el despacho con él, su secretaria Maritza Osorio y la abogada Elisa Consuegra.

La investigación policial asegura que el abogado, al ser llamado por Maritza, intuyó de inmediato la gravedad del caso y no apareció por allí. Según fuentes judiciales, el militar se introdujo en el baño de la oficina. Allí sacó un machete que llevaba consigo. Nada más salir del servicio, degolló a Elisa y le clavó el machete cerca del tórax.

Maritza reaccionó enseguida tomando una palanqueta que había en el despacho del abogado peruano para defenderse, pero del militar americano era muy superior a la suya, y este le arrebató la palanqueta y con ella misma le destrozó la cabeza.

Allí, acechando entre los dos cadáveres en el suelo y durante varias horas, Dahud esperó pacientemente a que llegara el abogado, que era a quien verdaderamente buscaba para matar. Pero en torno a las 5 de la tarde, quien apareció en el despacho fue alguien a quien no esperaba. Se trataba del ciudadano ecuatoriano John Pepe Castillo Vega, un cliente que iba en busca de unos papeles de su hijo.

Al encontrarse la puerta entreabierta se introdujo en el despacho y el ex militar, creyendo que se trataba de su objetivo, le golpeó varias veces en la cabeza con la palanqueta, y le destrozó el cráneo, provocándole la muerte inmediata.

(Redactado por Armando de Armas, con información de El Español)

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG