Enlaces de accesibilidad

Exlanzador cubano José Ariel Contreras: Hay vida después del retiro


José Ariel Contreras disfruta la vida fuera del béisbol
please wait

No media source currently available

0:00 0:09:17 0:00

José Ariel Contreras disfruta la vida fuera del béisbol

José Ariel Contreras cambió la pelota de las Grandes Ligas por el boniato, la yuca y la malanga; tubérculos que siembra en su casa en la Florida.

El exlanzador cubano de Grandes Ligas José Ariel Contreras (Las Martinas, Pinar del Río, 1971) disfruta ahora más a su familia, y de forma especial a su hijo pequeño tras acogerse al retiro.

"Disfrutando, disfrutando, llevo a mi niño a la escuela. Lo llevo pa' los juegos de pelota (…), y sembrando boniato. Lo que la gente pensaba que yo iba a sembrar boniato en Pinar del Río, no, aquí estoy sembrando boniato en la Florida", dijo Contreras al periodista deportivo de TV Martí, Bobby Salamanca Jr.

El exlanzador cubano de Grandes Ligas, José Contreras.
El exlanzador cubano de Grandes Ligas, José Contreras.

Contreras destacó que en Cuba era un campesino.

"Todo lo que aparezca lo siembro. Yuca, malanga, caña. Es lo que me gusta a mí. Lo que hice, lo que mi papá me enseñó a hacer. Yo era campesino. En mi casa no había corriente hasta los 16 años, y era lo que hacía, y bueno, ¿por qué no? Además, no es lo mismo comer un boniato cuando lo compras que cuando tú lo cosechas, sabe diferente".

¿Qué fue lo más difícil del béisbol profesional en Estados Unidos?, preguntó Bobby.

"Hacer el ajuste en la zona de strike (…) es mucho más pequeña en el béisbol profesional, no solamente en EEUU, en México, en Japón. Otra cosa, los bateadores son más selectivos y tienen mucha más fuerza".

Señaló que "en el béisbol amateur yo tiraba el tenedor en el piso y le hacían swing. Tiraba mi recta alta a la altura de la careta y era swing. Y fue un ajuste grande el que tuve que hacer (en el béisbol profesional). Cuando comencé a tirar el tenedor en el piso, los bateadores lo agarraban; tiraba una recta alta, dos bolas sin strikes, ya tenía que venir en la zona de strike y ahí venía el batazo con fuerza".

Contreras es un hombre agradecido.

"El ajuste que yo tuve, los resultados que yo tuve en el béisbol profesional, parte de ellos tengo que agradecerlos a Orlando (El Duque) Hernández, mi hermano, mi amigo. Fue mi guía y en verdad me ayudó a hacer un ajuste grande (en las Mayores)".

Contreras asegura que le costó mucho trabajo despedirse del béisbol.

"En verdad, uno no se da cuenta, porque yo jugué casi 28 años. Jugué 12 años en Cuba. Jugué casi 11 años en las Grandes Ligas y después fui a México, a Taiwán, tratando de regresar de nuevo (MLB), pero si alguien no viene y te dice 'hermano, ya está bueno ya', tú crees que puedes. Es que es el amor que uno siente por el béisbol, esos deseos de seguir luchando, de seguir compitiendo es lo que no le deja a uno retirarse".

"Yo estaba en México tirando todavía 93, 94 millas hace un año atrás. Y ya llega un momento en que tú dices me voy. Ese día tiré cinco innings en blanco y dejé el juego ganando 1x0. Le dije al mánager, muchas gracias por todo, quédate con la camisa y terminé".

Entonces, el mánager le dijo: "Pero Contreras si tú estás entero". Y él le contestó: "No, ustedes creen que yo estoy entero, y yo creo a veces que yo estoy entero. Ya está bueno ya, hay que retirarse".

Señaló que fue difícil tomar esta decisión porque es lo que ha hecho casi toda su vida, y porque los aficionados cubanos en la isla siempre lo han admirado mucho.

Afirmó que cuando estuvo en Cuba los niños de cinco años le gritaban "Contreras, Contreras", por lo que él se extrañó, y les dijo que hacía 13 años que estaba fuera de la isla, que cómo era posible que lo recordaran.

Los niños le respondieron que ellos jugaban con él en el Nintendo y que sus padres lo veían pitchear y les hablaban de él.

"Claro, por eso me hicieron Tommy John (cirugía), porque me desbarataron el brazo" dijo sonriendo Contreras, quien debutó en las Grandes Ligas el 31 de marzo, con los Yankees de Nueva York, y se despidió el 27 de mayo, de 2013, con los Piratas de Pittsburgh.

Ganó 78 juegos y perdió 67. Su efectividad fue de 4.57 en 1173.0 entradas.

(Redactado por Jorge P. Martínez, con información de TV Martí)

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG