Enlaces de accesibilidad

Las escuelas de negocio estadounidenses colocan Cuba en sus objetivos


Estudiantes estadounidenses del crucero académico "M.V. Explorer" posan en las instalaciones de la Universidad de La Habana.

El "Financial Times" recoge algunas opiniones de los responsables de estas escuelas que han visto en el último año un "boom" de solicitudes de sus estudiantes para visitar la isla.

Para las escuelas de negocios de Estados Unidos, el acercamiento a Cuba supone un nuevo escenario en el que se pueden obtener grandes resultados y el intercambio de estudiantes con más agilidad puede suponer un gran avance.

El Financial Times recoge algunas opiniones de los responsables de estas escuelas que han visto en el último año un boom de solicitudes de sus estudiantes para visitar la isla. Es el caso de Stephan Meier, de la Escuela de Negocios de Columbia en Nueva York, una de las que se han aprovechado de la capacidad de las instituciones académicas en Estados Unidos para visitar Cuba por los viajes de estudio.

En su caso, cuenta que uno de sus "principales dolores de cabeza" de los últimos meses ha sido poder satisfacer la demanda de estudiantes, particularmente aquellos con pasaportes estadounidenses, que querían realizar un viaje a Cuba. Este profesor, que ha llevado 120 jóvenes hasta allí en tres años, señala que para ellos "Cuba es exótica".

Otro ejemplo es el de la escuela neoyorkina NYU Stern, que posee el programa "Doing Business in Cuba" ("Hacer negocios en Cuba"), y que hasta la fecha ha llevado 84 estudiantes hasta La Habana no sin muchas complicaciones. Para hacerlo ha sido necesaria la colaboración de una fundación sin ánimo de lucro que pudiera gestionar estos viajes legalmente.

Según el testimonio de uno de estos escogidos que pudieron cursar parte de su programa en Cuba, este país tiene mucha demanda porque está considerado el "lugar prohibido". De su experiencia destaca que lo que aprendió tiene un valor especial porque "la forma de hacer negocios es muy diferente".

En Cuba, donde no existen escuelas de negocios, es cuestión de tiempo que por fin se creen este tipo de instituciones académicas

En Cuba, donde no existen escuelas de negocios, es cuestión de tiempo que por fin se creen este tipo de instituciones académicas. Tom Pugel, vicedecano de los programas MBA de Stern, afirma en Financial Times que como él, muchos de sus colegas en Estados Unidos piensan que en el plazo de cinco años serán una realidad.

De acuerdo a Pugel, "ya hay gente que está preparada para trabajar en esa transición… y que están bien posicionados para liderar una escuela de negocios". Sin embargo, hay opiniones diferentes, como la del profesor de gestión y organización clínica de la Escuela de Negocios USC Marshall de Los Ángeles, Carl Voigt, el primero que lideró una delegación de este tipo a Cuba en 2000 y que, desde entonces, ha enviado más de 1.000 estudiantes.

Este profesor afirma que "los cubanos recelarían de los planes para crear programas de este tipo en Cuba porque querrían saber de dónde salió el dinero" a lo que añade que "ellos no son marionetas…".

Lo que sí está claro, según este medio, es que la apertura de nuevos programas y de vías de intercambio entre estudiantes de momento se va a producir en un solo sentido, ya que los cubanos siguen teniendo muchas dificultades para estudiar fuera por cuestiones económicas. A pesar de que ha habido muchas oportunidades para salir a Europa o Estados Unidos, el profesor Voigt señala que no han tenido éxito por la escasez de fondos.

Otra posible solución sería la apertura de escuelas de negocios en Cuba por parte de instituciones norteamericanas. En ese caso –dice el profesor Meier– la gran cantidad de nuevos empresarios cuentapropistas sería el objetivo, aunque el paso no es fácil: "Creo que estamos muy lejos de impartir un programa para ejecutivos en Cuba para directivos cubanos, pero sí podrían tener algún tipo de educación basada en escuelas de negocios".

Prueba del interés reciente en los negocios del ámbito de la educación es que Brandeis International Business School, por ejemplo, no sólo ha llevado estudiantes y profesores a Cuba en su programa de inmersión en el extranjero Fellows Hassenfeld, sino que también ha sido anfitrión de los visitantes cubanos en su campus.

Entre ellos el director del Centro de Estudios de la Cultura y la Economía Cubana, también considerado por Financial Times el fundador del primer MBA (Master en Administración de Empresas) que se creó en Cuba, auspiciado desde 2011 por la Iglesia Católica Romana e impartida en el Seminario de San Carlos y San Ambrosio en La Habana.

Señala Bruce Magid, decano de Brandeis International Business School, que para "las instituciones académicas en Estados Unidos, en particular las escuelas de negocios dispuestas a dar el primer paso, existe la oportunidad de tener un impacto profundo en la nueva etapa de las relaciones económicas de Cuba y Estados Unidos". Asegura, además, que "es algo más que una oportunidad, ya que la apertura de las fronteras de Cuba al comercio y la inversión es la mejor manera de que haya una Cuba próspera".

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG