Enlaces de accesibilidad

La Iglesia no quiere bronca con Cuba


Benedicto XVI de espalda a la disidencia cubana

El editorial de El País destaca el viaje de Benedicto XVI tiene un marcado interés político

La presencia del Papa en Cuba está cargada de política, asegura un editorial publicado hoy por El País. Benedicto XVI, además de jefe del Estado del Vaticano es cabeza de la Iglesia Católica y al igual que Rodríguez Zapatero, dejó al margen los contactos con la disidencia para descongelar las relaciones diplomáticas con el régimen castrista.

El papa Ratzinger, como le llaman en la publicación española, defiende unos intereses que poco cambiará la situación en la Isla “para un sistema que se ha cerrado en lo político, aunque, forzado por su inoperancia, ha tenido que liberalizar algo la economía”.

“Ninguno ha conseguido que la dictadura se abriera”, aunque al menos, maniobras discretas han logrado la liberalización de algunos presos políticos. De los muchos que quedan aún en las cárceles cubanas y de la necesidad de “construir una sociedad abierta y renovada” se ha referido Benedicto XVI, en tanto, el arzobispo de San Cristóbal de La Habana, Jaime Lucas Ortega, pintaba una Cuba idílica sin presos políticos ni estrecheses económicas.

“La Iglesia no quiere bronca con Cuba. Busca un espacio para poder ampliar su labor pastoral e ir penetrando en la enseñanza”, aseveró El País que calificó a esta “realpolitik de Benedicto XVI” de frustrante para la disidencia cubana y los mexicanos víctimas de los abusos sexuales de Marcial Maciel, el fundador de los Legionarios de Cristo.
XS
SM
MD
LG