Enlaces de accesibilidad

Cubano que iba a ser deportado logra salir en libertad


Fragmento de una fotografía de René Lima Marín otorgada por su familia para themarshallproject.org.

René Lima Marín salió el lunes de un centro de detención migratoria en los suburbios de Denver después de ganar su caso de deportación.

La larga lucha de un inmigrante cubano para obtener la libertad parece haber concluido.

René Lima Marín, quien iba a ser deportado tras ser indultado por el gobernador de Colorado por un robo a mano armada por el que pasó dos períodos distintos en prisión, está libre otra vez.

Un sonriente Lima Marín salió el lunes de un centro de detención migratoria en los suburbios de Denver después de ganar su caso de deportación. Su abogado, su esposa, su padre y sus sobrinos lo esperaron a la salida del lugar.

“Realmente es difícil expresarlo con palabras, pero es maravilloso”, dijo de su liberación.

Un juez ordenó en octubre que se cerraran los procedimientos de deportación y se dejara en libertad a Lima Marín, pero el Departamento de Seguridad Nacional apeló la decisión.

Leah Rosenberg, abogada en el despacho que lo representa, dijo que el lunes se le notificó que la Junta Federal de Apelaciones Migratorias rechazó la apelación. El Servicio de Control de Inmigración y Aduanas dijo más tarde que estaba decepcionada con la decisión pero que no intentará detener a Lima Marín “a menos que otras declaratorias de culpabilidad en el futuro hagan que sea expulsable”.

Lima Marín fue declarado culpable en el 2000 por robo a mano armada y sentenciado a 98 años de prisión, pero fue puesto en libertad por error luego de ocho años. Tras su liberación, se casó, comenzó una familia y consiguió un trabajo, pero fue devuelto a la cárcel seis años después, cuando las autoridades se dieron cuenta de su error.

En mayo de 2017, un juez ordenó su liberación al afirmar que era draconiano mantenerlo tras las rejas. En lugar de ello, las autoridades migratorias lo detuvieron con base en una orden de deportación vinculada con su condena.

Pocos días después, el gobernador demócrata John Hickenlooper indultó a Lima Marín con la esperanza de detener su deportación. Un juez migratorio de Denver revocó en julio la orden de deportación, pero el acusado permaneció en el centro migratorio mientras se dirimía su proceso.

Jason Kasperek, subgerente en la tienda de video que Lima Marín y su cómplice, Michael Clifton, robaron en 1998, se opuso al indulto al afirmar que el acusado utilizó al sistema de manera “escandalosa”.

Después de su liberación el lunes, Lima Marín dijo que estaba “extremadamente arrepentido” por el atraco.

“No soy la misma persona que era antes”, afirmó. “Desearía nunca haber hecho esas cosas, y lamento que ellos tuvieran que experimentar eso. Es algo terrible. Desearía no haber sido tan inmaduro como era en ese entonces”.

Clifton continúa encarcelado. El año pasado dijo al The Denver Post que le desea bien a Lima Marín, pero que espera que el caso de su amigo de la infancia también atraiga la atención de las autoridades respecto a su prolongada condena.

Lima Marín llegó a Estados Unidos siendo menor de edad en 1980 durante el llamado éxodo del Mariel. Contaba con residencia legal hasta que le fue revocada tras su condena penal. Las autoridades migratorias lo retuvieron durante 180 días después de su libertad condicional en 2008, pero en ese momento Cuba no aceptaba deportados que hubieran dejado la isla durante el éxodo del Mariel.

En enero pasado, el entonces presidente Barack Obama puso fin a la política de “pies mojados, pies secos” que brindaba protecciones a los inmigrantes cubanos que llegaran a tierras estadounidenses, abriendo la posibilidad de que se deportara a más cubanos.

[Agencia AP]

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG