Enlaces de accesibilidad

Correa, el “salvador” de Maduro


Nicolas Maduro y Rafael Correa.

"Si Maduro y Cabello quieren salvar el proceso tienen una solución inmediata: llamen a Rafael Correa..."

En su ensayo “Cómo salvar la economía venezolana y el bolivarianismo”, el sociólogo alemán Heinz Dieterich, ideólogo de Hugo Chávez e inventor de la teoría del Socialismo del siglo XXI, ha recomendado a Rafael Correa, presidente de Ecuador, como el hombre que puede evitar la debacle.

“Si Maduro y Cabello quieren salvar el proceso tienen una solución inmediata: llamen a Rafael Correa, único Presidente latinoamericano que tiene una comprensión profunda (científica) de la economía de mercado. Tráiganlo discretamente una tarde con su equipo económico, denle las estadísticas reales de la crisis para estudiarlas en la noche y pídanle para la tarde siguiente un plan de rescate. Así evitarán el colapso”.

Según Dieterich, Correa no es un genio, pero “salvar al Titanic no es un problema de conocimiento, sino de poder”. Para muchos analistas ecuatorianos, entre ellos Mauricio Gándara, la idea de Dieterich es “un chiste”, esto porque “Maduro es el heredero de la debacle económica de Chávez, y Correa ha seguido la misma práctica económica”.

Pero el “chiste” tiene otros alcances que lo hacen realmente macabro. Dieterich podrá ser uno de esos “perfectos idiotas latinoamericanos” de que hablara Carlos Alberto Montaner. Pero no es ningún tonto. Es doctor en Ciencias Sociales y Económicas y profesor titular de la Universidad Autónoma de México, entidad que le dio cabida, entre otras, a su teoría del Socialismo del siglo XXI.

Hace unos años, el profesor alemán decía en una entrevista: “De tal manera que hoy cualquier propuesta política que pretenda mejorar la situación de las masas y ejecutarla dentro del Estado nacional es una manifestación de desconocimiento de la realidad objetiva o es una mentira política. En la actualidad cualquier propuesta de transformación nacional que no incluya al mismo tiempo el Bloque de Poder Regional, como dice el presidente Hugo Chávez, la unión del sur, el ALBA, es una quimera”.

Dieterich pasó de proponer un “Bloque de Poder Regional” (iniciativa, por cierto, que él le pasó a Chávez) a hacer un elogio del caudillismo. Ya no será la fuerza mancomunada del ALBA la que logre la estabilidad política y económica en la región, sino un solo hombre que, para él, es Rafael Correa. El Mesías.

El doctor en Ciencias Sociales y Económicas no recuerda a los lectores de su ensayo que él fue asesor estrella de Hugo Chávez, en su época de mayor poder. Y que tanto Chávez como Maduro, Néstor Kirschner, Evo Morales y el propio Rafael Correa son ejecutores de la receta mágica propuesta por Dieterich en su Socialismo del siglo XXI.

El “único presidente latinoamericano que tiene una comprensión profunda de la economía de mercado” (Correa) es quien está acabando en Ecuador con todas las estructuras que hacen a una economía verdaderamente dinámica. Las cifras hablan por sí solas. Apenas el 0,3% del monto de Inversión Extranjera Directa (IED) que llegó a América Latina y el Caribe durante el año pasado, fue captado por Ecuador.
Por el contrario, la región recibió USD 173, 584 millones, un 5% más respecto al año previo.

¿Un país que solo captó 580 millones de IED (un 5% menos respecto al 2011, según datos del Banco Central) está en capacidad de salvar a otro del hundimiento económico? Más que un chiste parece una tomadura de pelo de Tres Patines.
Pero en su artículo, Dieterich va mucho más allá. “Todo economista venezolano bueno –keynesiano, neoliberal o marxista– sabe que hay sólo dos o tres opciones posibles. Pero, la actitud de autosuficiencia del círculo gobernante es tal que no escucha razones científicas ni de sentido común. Sólo un peso pesado como Correa o Fidel Castro pueden romper tal locura”.

¿Escuchamos bien? ¿Habla del mismo Fidel Castro que hundió él solo al Titanic que era Cuba antes de que él llegara al poder con su viejo Gobierno de difuntos y flores? Como dice Mauricio Gándara, no hay que tomarse en serio al alemán. Pero en Ecuador sí que se lo han tomado en serio. El ministro de Finanzas de Correa, Fausto Herrera, se mostró receptivo a colaborar con el gobierno de Nicolás Maduro, en el caso de que, como sugirió Heinz Dieterich, Maduro pida la ayuda del presidente Rafael Correa y su equipo económico, para elaborar un plan de rescate.
Dijo Herrera que, “como país amigo nosotros estaremos prestos, si en algún momento las autoridades venezolanas nos requieren, especialmente al presidente de la República, a prestar cualquier contingente”.

Dieterich puede estar tranquilo. En cualquier momento lo llaman para darse un viajecito discreto a Ecuador, y quién sabe, convertirse en flamante asesor del presidente Correa. No es mal negocio. Si no que le pregunten al ex presentador de CNN, Jorge Gestoso, quien se ha convertido en cuasi entrevistador oficial de Correa. Y no tuvo empacho en pasar de servir al gran emporio noticioso “imperialista”, a ponerse a las órdenes de una causa tan noble. Pero muy bien pagada.
XS
SM
MD
LG