Enlaces de accesibilidad

noticias

BUSH DICE A LA OEA QUE CUBA SERA LIBRE


El gobierno marxista de Cuba fue expulsado de la OEA en 1962 cuando el organismo regional decidió que el comunismo es incompatible con los ideales del sistema interamericano.

El Presidente dijo a los 34 países miembros de OEA, que Estados Unidos “comparte con América Latina el compromiso de construir un Continente libre y próspero”.

En el discurso que pronunció el lunes en la Trigésima Quinta Asamblea General de la OEA que se celebra desde el domingo, y concluye el martes, en Fort Lauderdale, al norte de Miami, Florida, Bush insistió en los beneficios que el libre comercio traerá al Hemisferio.

El Primer Mandatario insistió en los lazos que unen a Estados Unidos y América Latina refiriéndose a lo que llamó “el destino común de las Américas” y subrayando la importancia de fortificar los lazos comerciales en todo el Continente como un recurso de democratización y prosperidad.

Bush habló del Área de Libre Comercio de las Américas y de los acuerdos bilaterales que Estados Unidos tiene con varios países, como Chile. Se refirió específicamente al Tratado que ha suscrito con América Central y República Dominicana (CAFTA), que debe ser ratificado por el Congreso de Estados Unidos, al que la semana pasada exhortó a aprobarlo.

Aseguró que “más que un acuerdo comercial, CAFTA es una muestra del compromiso de Estados Unidos con la democracia”. Reclamó nuevamente que el Congreso apruebe ese acuerdo porque “es una oportunidad histórica de llevar prosperidad a países que no la conocen”. CAFTA ya ha sido ratificado por los poderes legislativos de El Salvador, Honduras y Guatemala, pero no lo han ratificado Costa Rica, Nicaragua y República Dominicana.

Bush aseguró que este pacto permitirá crear “un tejido social” en Centroamérica para que su pueblo prospere y viva mejor y que gracias a él Estados Unidos aumentará sus exportaciones y además podrá hacer frente a los problemas de inmigración. CAFTA amplía y hace permanentes los beneficios arancelarios que la región tiene unilateralmente en el marco de la iniciativa de la Cuenca del Caribe. Además elimina los aranceles sobre más del 80 por ciento de las exportaciones americanas de bienes de consumo e industriales y el 20 por ciento restante será eliminado en 10 años.

El Congreso de Estados Unidos, especialmente los legisladores demócratas, se resiste a ratificar el tratado porque teme que la eliminación de las barreras comerciales entre Estados Unidos y la región dé lugar a fuga de capitales y de empleos hacia América Central. Bush argumentó en su discurso a la OEA que el tratado, además de ventajas comerciales traerá ventajas políticas, de seguridad y estabilidad para la región.

XS
SM
MD
LG