Enlaces de accesibilidad

Riesgo sexual para mujeres y hombres


EFE/José Huesca

Montar en bicicleta puede provocar una reducción en la sensibilidad genital

Montar en bicicleta puede causar una reducción en la sensibilidad genital y otros problemas de salud sexual en las mujeres, y hombres, en particular cuando el manubrio es más bajo que el asiento.

Ésa es la conclusión de una nueva investigación llevada a cabo por científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale.

La nueva investigación, publicada en la Revista de Medicina Sexual, encontró que el asiento y el manubrio de la bicicleta también pueden ser un riesgo para las mujeres.

El estudio siguió a mujeres que realizaban trayectos de al menos 16 kilómetros a la semana en bicicleta, durante 4 semanas al mes.

Los científicos compararon el efecto de diferentes tipos de bicicletas, con diversas posiciones de asientos y manubrios, y la presión en el piso pélvico de las ciclistas.

Los resultados mostraron que el factor que producía el mayor impacto en las participantes era la posición del manubrio.

Las mujeres que utilizaban bicicletas que tenían manubrios ubicados a nivel más bajo que el asiento tenían una mayor presión en el perineo y una menor sensación en la base pélvica, entre el ano y la vagina.

Según los investigadores, entre más bajos los manubrios en relación con el asiento, más debe inclinarse hacia adelante la mujer lo cual la fuerza a colocar un mayor peso corporal sobre el perineo.

Según los científicos, en el caso de los hombres, el asiento de las bicicletas puede ser un riesgo de disfunción eréctil debido a que comprime el área del perineo, la región anatómica que comprende la base de la pelvis, entre el ano y el escroto.

Añaden que el asiento de la bicicleta ejerce presión en esta región comprimiendo arterias y nervios muy importantes que son necesarios para la función sexual normal.

Otros estudios sugieren que los hombres que corren bicicleta al menos 5 horas a la semana pueden presentar un conteo menor de espermatozoides y menores posibilidades de procrear.

Según los investigadores, muchas mujeres que andan en bicicleta o toman clases en bicicletas estacionarias en un gimnasio, se han quejado de adormecimiento y pérdida de sensibilidad en el área genital.

Pero hasta ahora el vínculo no se había confirmado en investigaciones.
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:37 0:00
XS
SM
MD
LG