Enlaces de accesibilidad

noticias

Cubanoamericano reo de la Seguridad del Estado en Camagüey


José-Ramón Darias Tarrago viajó a la isla acompañando a su suegro y fue detenido bajo la acusación de falsificación de documentos.

José Ramón Darias Tarrago, un cubanoamericano de 50 años de edad que viajó recientemente a Cuba para llevar a su suegro que tiene un cáncer terminal, se encuentra detenido en una cárcel de la Seguridad del Estado en Camagüey y está bajo investigación.

“Yo estoy sola aquí con mi hijo que es menor de edad, mi esposo ya lleva 16 días sin trabajar" dijo con voz entrecortada, su esposa Viviana Darias, residente en Miami.

“Ninguna gente de mi familia puede ir a Cuba ahora porque no sabemos lo que puede pasar, no hay garantías, está la vida de nosotros allá ahora en estos momentos”, dijo en entrevista a martinoticias.com.

Darias explica que trajo de visita a EEUU a su padre por dos meses y "se fue poniendo un poquito peor y entonces como él vino solo, lo tuvimos que mandar acompañado, así que mi esposo fue acompañándolo y cuando llegó al Aeropuerto Internacional de La Habana lo detuvieron alrededor de dos horas y media, cuestionándolo sobre que estaba involucrado en algo de tráfico de documentos o algo así”.

Cuando por fin lo dejaron ir le aclararon que tenía que estar localizable.

José Ramón pasó ese fin de semana en casa de su mamá y el lunes 16 de enero regresaba a Miami. Su familia lo dejó en el aeropuerto y vieron cuando hizo el chequeo.

El vuelo charter de Sky King llegó al Aeropuerto Internacional de Miami pero sin Darias.

“Entonces yo aquí desesperada fui al aeropuerto y no llegaba. Pregunté en aduana, estuve horas y horas esperando hasta que me confirmaron que no había entrado a este país”.

Fue cuando Viviana llamó a La Habana y le dijo a la familia que fueran al aeropuerto porque todo parecía indicar que lo habían detenido allá y, en efecto, la detención fue confirmada.

Explicaron además que “estaba bajo investigación por falsificación o tráfico de documentos y que ellos le iban a avisar cuando lo podían ver que en esos momentos no le iban a decir donde estaba”.

Al día siguiente le informaron a la familia que se encontraba en Villa Marista desde el mismo día 16 y que necesitaba “cosas de aseo personal y ropa interior y que tenía cigarro y que un médico lo estaba mirando porque él sufre de presión alta y solo llevó medicamento para tres días”.

El lunes 23 permitieron la visita de los familiares y lo vieron por diez minutos “ahí el mandó a decir que estaba bien, que no se preocuparan, que lo estaban atendiendo bien, que él no tenía absolutamente nada que ver con lo que lo estaba acusando, que era inocente pero que dejara que ellos hicieran toda la investigación que tenían que hacer que al final la verdad iba a salir y que yo no hiciera nada y que yo no fuera para allá”.

Viviana decidió esperar hasta que el lunes 30 de enero por la noche la policía llamó a los familiares de Cuba para informarles que José Ramón había sido transferido a una prisión de la seguridad del Estado de Camagüey, porque el caso en que estaba implicado era de esa provincia.

“Y nosotros ni somos de Camagüey, ni hemos ido nunca a Camagüey, ni tenemos ninguna familia en Camagüey, ni tenemos ninguna amistad en Camagüey, así que no entiendo cómo lo pueden implicar a él en un caso en Camagüey, cuando en la vida hemos ido” enfatizó Viviana.

Fue entonces cuando decidió tomar cartas en el asunto dado a que ya había esperado demasiado tiempo - 17 días que está retenido.

“Yo voy a hacer todo lo que tenga que hacer para que me den constancia, o para que me digan, o que él pueda hablar conmigo, o que digan de qué lo están acusando, porque yo sí sé que él no tiene nada que ver con lo que lo están acusando y que ellos están equivocados. Yo me imagino que ellos desde el principio supieron que estaban con la persona equivocada cuando ellos no han sido capaces de probar absolutamente nada, todo lo que dicen es que están en investigación”.

Viviana espera que todo lo que está haciendo no sea para hundirlo, si no para ayudarlo y solo espera “que me llame de aquí del Aeropuerto de Miami, que es lo único que espero en estos momentos”.

El congresista David Rivera y la oficina del senador Marco Rubio han estado en comunicación con el departamento de Estado en Cuba y con la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana. De esta última se han comunicado con Viviana y con la familia de José Ramón en la isla. “Yo creo que ya le dieron una nota al gobierno de Cuba y estamos esperando a ver qué nos contestan, qué es lo que está pasando?”, dijo la esposa.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG