Enlaces de accesibilidad

Celebran Día de la Unidad Alemana


La canciller alemana, Angela Merkel.

Por su parte, Gauck reclamó un papel internacional más fuerte para Alemania.

La canciller Angela Merkel recordó hoy durante las celebraciones por el Día de la Unidad Alemana que 23 años después de la reunificación "aún queda por hacer" en la equiparación de las condiciones de vida entre el este y el oeste.

Merkel hizo estas declaraciones en Stuttgart (sureste de Alemania), donde se celebran este año los actos principales del Día de la Unidad, entre los que destacó la misa ecuménica oficiada por el arzobispo católico Robert Zollitsch, a la que asistió además de la propia canciller el presidente federal, Joachim Gauck.

Por otra parte, Merkel también quiso agradecer el esfuerzo de todos aquellos que trabajaron por la reunificación alemana, en especial a los activistas civiles que actuaron en la RDA comunista.

La propia Merkel se crió en la Alemania comunista, después de que su padre, un pastor protestante, decidiese mudarse desde la occidental Hamburgo, donde nació la actual canciller, a la parte oriental de Alemania para hacerse cargo de una parroquia.

Tras más de dos décadas, el desempleo en el este continúa siendo mayor que en la parte occidental, cuyos trabajadores disfrutan además de mayores salarios que los de las personas que trabajan en los territorios de la antigua República Democrática de Alemania (RDA).

Por su parte, Gauck reclamó un papel internacional más fuerte para Alemania.

"Nuestro país no es una isla", dijo Gauck, quien advirtió contra abandonarse "a la ilusión de que podemos estar a salvo de los conflictos políticos, económicos, ecológicos y militares, si no tomamos parte en su solución".

"No me gustaría imaginar que Alemania se empequeñece cuando se trata de solidaridad y de asumir riesgos" concluyó el jefe de Estado alemán.
XS
SM
MD
LG