Enlaces de accesibilidad

Fidel acusa a Obama de emperador


Lo que molesta a Fidel de Obama es que sea extremadamente popular en Cuba, en América Latina y en el resto del mundo.

Los escribanos de las notas periodísticas de Fidel Castro –porque sabemos que el caudillo retirado por enfermedad no las escribe- están que se halan los pelos de punta, porque el mismo Muamar Kadafi con sus masacres al pueblo libio en las ciudades de Trípoli, Misrata, Sirte, Ras Lanuf, Adjabiya, Zawiya y Bengasi, ha quedado como un bárbaro genocida más a los ojos del mundo.

Ahora resulta, según la ‘penúltima reflexión’ firmada por Fidel Castro, antes de la acción militar de Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos, España y la Liga Árabe para imponer la zona de exclusión aérea sobre Libia -acordada por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para evitar más muertes de la población indefensa- que Baraca Obama es un emperador, porque advirtió con sensatez al caudillo Muamar Kadafi que los acuerdos de la comunidad internacional para evitar su violencia genocida, no eran negociables.

Y al disgusto de Fidel se une el del cantautor Silvio Rodríguez por la resolución de las Naciones Unidas que buscaba con urgencia frenar las masacres sangrientas de Gaddafi.

Claro, hay que entender que la prensa castrista ha ocultado con complicidad la masacre de Trípoli del 21 de febrero, cuando Kadafi ordenó a sus cazabombarderos, helicópteros artillados y tropas mercenarias fuertemente armadas masacrar al pueblo indefenso que pedía la renuncia del dictador en las calles de la ciudad.

Ante el genocidio de Kadafi, ignorado por los escribanos de Fidel Castro, el mundo civilizado ha actuado con energía y justicia. El resto vendrá por añadidura.

En el fondo lo que molesta a Fidel de Obama es que sea extremadamente popular en Cuba, en América Latina y en el resto del mundo, mientras que él está entre los dirigentes más rechazados y criticados por su medio siglo de dictador.

XS
SM
MD
LG