Enlaces de accesibilidad

Reacciones en Cuba a visita del Papa


El Papa junto a Fidel Castro.

La disidencia cubana valoró hoy entre la decepción y el aprecio por sus buenas intenciones la visita del papa Benedicto XVI

La disidencia cubana valoró hoy entre la decepción y el aprecio por sus buenas intenciones la visita del papa Benedicto XVI a la isla, que se desarrolló entre denuncias sobre "centenares" de detenciones y acciones represivas para impedir a los opositores ir a las misas del pontífice.

Una de las arrestadas fue Berta Soler, líder de las Damas de Blanco, que no pudo asistir el miércoles a la misa de Joseph Ratzinger en La Habana al ser detenida junto a su esposo, el expreso político Ángel Moya, cuando se dirigían a la Plaza de la Revolución.

Ambos pasaron el día en una estación policial y por la noche fueron liberados, según relató hoy a Efe Soler quien afirmó que ninguna de las Damas de Blanco pudo ir a la misa porque fueron detenidas u obligadas a permanecer en sus casas.

Para la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), la visita papal se desarrolló bajo el signo de los centenares: centenares de detenciones, centenares de mendigos internados en diversos centros y centenares de teléfonos cortados para incomunicar a los disidentes.

Durante las primeras horas de ésta mañana Efe constató que los teléfonos de varios opositores no estaban operativos aunque más tarde algunas de esas líneas ya fueron restablecidas.

La visita del Papa suscitó este jueves un abanico de reacciones en la disidencia interna que van desde la más profunda decepción hasta la moderada satisfacción.
XS
SM
MD
LG