Enlaces de accesibilidad

¿Inicio de una nueva era en Turquía?


Varios protestantes permanecen concentrados en el parque Gezi de Taksim en Estambul (Turquía)

El gobierno anuncia que no se adelantarán las elecciones y los manifestantes aseguran que no abandonarán la protesta

Lo que comenzó como una protesta de corte medioambientalista en Estambul, pronto devino en una manifestación multitudinaria donde se han dado cita seculares, izquierdistas, sindicalistas, ecologistas y hasta fanáticos del fútbol para reclamar la renuncia del primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, elegido democráticamente pero en el poder desde hace una década.

Erdogan ha admitido que entiende a los que se oponen a la demolición del parque para construir en su lugar un centro comercial, pero también ha denunciado que entre los manifestantes, a quienes ha llamado “saqueadores”, hay terroristas que se aprovechan de las protestas que tienen lugar desde hace más de una semana en diferentes ciudades del país, cuya represión policial habría dejado ya un saldo de tres muertos y alrededor de 5000 heridos.

Al abanico de protestantes se ha sumado ahora la presencia femenina. El sábado miles de mujeres salieron a las calles de Estambul en marcha multitudinaria y se hicieron sentir con frases como estas: “Corre, Tayyip, que vienen las mujeres” o “Cállate, Tayyip, que ahora hablan las mujeres”.

Pero, ¿qué quieren quienes se oponen a un hombre cuyas medidas económicas sacaron a Turquía de la recesión? ¿Qué molesta de un mandatario que desde sus comienzos como primer ministro emprendió y consolidó importantes reformas en el ámbito constitucional, penal y militar, incluida la reforma política del Estado? ¿Cómo se pueda estar en contra del anuncio que para este año se espera un crecimiento económico de más del cuatro por ciento en un país donde la inversión extranjera ha aumentado y el desempleo ha disminuido significativamente?

Los reclamos al gobierno de miles de turcos en las calles no han tenido un desenlace todavía y el gobierno ha pedido disculpas por los heridos que ha causado la represión policial, pero los manifestantes aseguran que no se moverán de la plaza Taksim, el enclave de la protesta adonde la policía no ha entrado hasta ahora.

No son pocos los que opinan que en algún momento la gente se cansará y no continuará con sus reclamos, sobretodo después del anuncio del vicepresidente del AKP (Partido de la Justicia y el Desarrollo, en el poder) de que no se adelantarán las elecciones. Pero puede que los turcos, como dice una de las mujeres que tomaron las calles este sábado, hayan provocado con sus protestas “el inicio de una nueva era”.
XS
SM
MD
LG