Enlaces de accesibilidad

Un implante bajo la piel hace funciones de laboratorio


Laboratorio bajo la piel

Los datos obtenidos se transmiten al exterior vía Bluetooth y a través de las redes de telefonía móvil.

Con un nuevo invento de científicos de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL) en Suiza, podría acabarse eso de tener que ir a hacerse análisis de sangre regularmente a la clínica o al hospital.

Un grupo de investigadores presentó esta semana un minúsculo implante electrónico para ser colocado bajo la piel y hacer las veces de laboratorio portátil: analizando la sangre y detectando sustancias en el cuerpo.

Los datos obtenidos se transmiten luego al exterior vía Bluetooth y a través de las redes de telefonía móvil.

Según explicaron los investigadores, el dispositivo puede detectar hasta cinco proteínas y ácidos orgánicos simultáneamente, para luego transmitirlos directamente a la computadora del médico.

La idea es poder controlar mejor la evolución de los pacientes, y en especial los que sufren enfermedades crónicas o los que están siendo tratados con quimioterapias.

El implante fue desarrollado por Giovanni de Micheli y Sandro Carrara de la EPFL. Tiene un volumen de cinco milímetros cúbicos y consta de cinco sensores, radiotransmisor y un sistema de suministro de energía.

Un parche batería de 1/10 vatios ubicado fuera del cuerpo le proporciona energía a través de la piel del paciente, para no tener que someterlo a cirugía cada vez que ésta precisa ser cambiada.

Para transmitir la información, el implante emite unas ondas de radio a una frecuencia segura, luego el parche exterior recolecta los datos y los transmite por Bluetooth a un teléfono celular, que luego los envía al médico.

Según explicaron, este tipo de implante podría ser muy útil en pacientes tratados con quimioterapia, ya que actualmente los oncólogos tiene que hacer uso de análisis de sangre ocasionales para evaluar la tolerancia al tratamiento.

Con este sistema es difícil para los médicos administrar la dosis correcta, por lo que De Micheli está convencido de que el implante solucionaría el problema al permitir un tratamiento más personalizado.

El prototipo ya ha sido probado para detectar cinco sustancias distintas y para su elaboración participaron expertos en electrónica, en computación, doctores y biólogos del EPFL, el Instituto di Ricerza di Bellinzona, el Instituto Federal de Investigación para la Ciencia de los Materiales y la Tecnología (EMPA) y la Escuela Politécnica Federal de Zúrich.
XS
SM
MD
LG