Enlaces de accesibilidad

Un debate que gustó a republicanos y demócratas


El candidato a la vicepresidencia de EEUU, y actualmente en el cargo, Joe Biden (i), habla con su contrincante al puesto, el republicano Paul Ryan.

El debate, moderado por una periodista de la televisión ABC, comenzó tratando de política internacional, especialmente el asesinato en Libia del embajador norteamericano y tres compatriotas suyos, así como la amenaza nuclear iraní.

El debate en la noche de este jueves entre los dos candidatos a la vicepresidencia de Estados Unidos terminó en algo así como un empate técnico, si nos guiamos por los comentarios de los medios informativos, las llamadas de los espectadores a los canales de televisión para dar sus impresiones y algunas encuestas preliminares: a republicanos y demócratas les gustó el candidato de su partido y muchos independientes no tenían una opinión muy firme, aunque hubo muchas críticas contra Biden por su actitud..
Una encuesta relámpago de la televisión CNN daba la victoria al republicano Paul Ryan sobre el vicepresidente demócrata Joe Biden, por un 48 a un 44% de comentarios favorables, mientras que la NBC obtuvo 56-36 en favor de Ryan.. Pero estas encuestas tienen escaso valor porque pueden cambiar de signo al día siguiente..
En realidad, el debate mismo tiene escaso valor electoral, porque ni la selección del vicepresidente acostumbra a influir en el resultado de la elección presidencial, ni el debate entre ambos aspirantes a la vicepresidencia afecta la boleta presidencial.
Sin embargo, después de la decepción que el presidente Obama generó entre sus correligionarios demócratas por el debate de la semana anterior, el encuentro entre vicepresidente Biden y el congresista Ryan generaba mayor interés.
Para los dos políticos, la responsabilidad era mayor y ninguno quería hacer nada que perjudicara a su compañero de boleta. Algunos comparaban la actuación de ambos a jugadores de un equipo de fútbol que ya ha ganado y se centra en la defensa para que no le marquen un gol.
El debate, moderado por una periodista de la televisión ABC, comenzó tratando de política internacional, especialmente el asesinato en Libia del embajador norteamericano y tres compatriotas suyos, así como la amenaza nuclear iraní. Biden trató de presentar a Ryan como si favoreciera una guerra en el Medio Oriente o una intervención norteamericana en Siria, mientras que Ryan criticó la gestión de la administración actual por considerar que no genera suficiente respeto por Estados Unidos internacionalmente.
La mayor parte del debate se dedicó a cuestiones de política interna, principalmente de tipo económico, como los gastos sociales en atención médica para los pensionistas, en los pagos de la seguridad social y en los impuestos.
Ryan insistió en la necesidad de reformar el sistema fiscal y social para evitar un colapso del presupuesto norteamericano, mientras que Biden le acusó de querer mejorar la situación económica a cargo de las personas más pobres.
El punto más débil para Biden fue la risa con que recibió constantemente las respuestas y comentarios de Ryan, que muchos espectadores consideraron burlona y que podría ser la razón por la cual hubo una reacción inicial más favorable a Ryan que a Biden.
Los candidatos a vicepresidente tan solo debaten una vez, pero el presidente Obama y su ival republicano Mitt Romney todavía se enfrentarán dos veces más, el martes de la próxima semana y el lunes 22 de octubre.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG