Enlaces de accesibilidad

"Argentina no es ni será la Cuba de Castro"


El agravamiento paulatino de las condiciones en las que la prensa se desenvuelve desde la llegada de los Kirchner al poder, en 2003 y el tono autoritario de sus respuestas en la conferencia en Harvard son analizados en un editorial de La Nación.

Fotografía del 21 de enero de 2009 en la que se observa a Fidel Castro y la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner
Fotografía del 21 de enero de 2009 en la que se observa a Fidel Castro y la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner
Un editorial del diario argentino La Nación advierte a la presidente Cristina Fernández de Kirchner que los argentinos están renuentes a entregarse al fatalismo y al autoritarismo.

Le aclara a la presidenta que “Argentina no es ni será la Cuba de Castro, la Venezuela de Chávez o el Irán fundamentalista”.

El diario analiza lo que se debatió en una importante reunión de periodistas y profesionales de la prensa (la asamblea anual de ADEPA) y lo que denominan el “desdichado” encuentro de la presidenta con los estudiantes de la Universidad de Harvard, muchos de ellos argentinos.

“Si aquella asamblea periodística se preparaba para aprobar una vez más un documento con la advertencia de los peligros en que sume a la Argentina la intolerancia creciente del Gobierno, un grupo de jóvenes argentinos y extranjeros, a miles de kilómetros de distancia, mostraba que algo grave ocurre, efectivamente, en nuestra república.”

El editorial califica de fracaso memorable la presentación en Harvard en la que Cristina se mostró muy incómoda al responder preguntas sobre la búsqueda de una segunda reelección por parte del oficialismo, inflación, restricciones al uso del dólar, falta de autocrítica, libertad de prensa y aumento de su patrimonio.

El tono autoritario de sus respuestas causaron estupor colectivo en millones de argentinos.

“No se puede descalificar a periodistas, jueces o estudiantes por considerarlos apartados del guión profesional confeccionado, como los viejos guiones marxistas, para las preguntas y respuestas a fin de que todos se atengan a una letra autoritaria y pedante”, explica el editorial.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG