Enlaces de accesibilidad

Rooselvet supo de masacre en Katyn pero no deseaba enojar a Stalin


El agregado militar de la embajada polaca en Washington mayor general Andrzej Falkowski sostiene un documento hoy, lunes 10 de septiembre de 2012, durante una ceremonia en que se desclasificó los archivos sobre la masacre de Katyn Forest.

​​Más de mil páginas de documentos fueron desclasificados y están al acceso del público en la página digital del Archivo Nacional de Estados Unidos.

Prisioneros de guerra estadounidenses enviaron mensajes secretos codificados a Washington con la noticia de una atrocidad soviética: En 1943 vieron hileras de cadáveres en avanzado estado de descomposición en el bosque de Katyn, en la frontera occidental de Rusia, prueba de que los asesinos no podían haber sido los alemanes, quienes recientemente había ocupado la zona.

Los documentos dados a conocer este lunes dan peso a la creencia de que el ocultamiento en los más altos niveles del gobierno de EE.UU. ayudó a encubrir la culpa soviética en la matanza de unos 22.000 oficiales polacos y otros prisioneros en el bosque de Katyn y otros lugares en 1940.

Restos de oficiales y soldados polacos asesinados en Katyn y lanzados a fosas comunes por ordenes de Stalin.
Restos de oficiales y soldados polacos asesinados en Katyn y lanzados a fosas comunes por ordenes de Stalin.
Entre los documentos se destacan códigos secretos enviados por los dos prisioneros de guerra estadounidenses sobre la masacre.

Los documentos desclasificados muestran también que Estados Unidos sostuvo que no podía determinar de manera concluyente la culpabilidad (soviética) hasta que fue admitido por Rusia en 1990 – una declaración que parece improbable dada la enorme cantidad de evidencia sobre la culpabilidad soviética que había surgido ya décadas antes.

Los historiadores dicen que el nuevo material ayuda a profundizar en la historia de lo que los EE.UU. sabía y desde cuándo.

La policía secreta soviética mató a los 22.000 polacos con disparos en la parte posterior de la cabeza. Su objetivo era eliminar a una élite militar e intelectual que habría opuesto una fuerte resistencia al control soviético.

En los primeros años después de la guerra, la indignación por parte de algunos funcionarios estadounidenses sobre el ocultamiento inspiró la creación de una comisión especial del Congreso de EE.UU. para investigar Katyn.

En un informe final publicado en 1952, el Comité declaró que no había duda de la culpabilidad soviética y llamó a la masacre "uno de los crímenes internacionales más atroces en la historia del mundo." Se encontró que la administración de Roosevelt suprimió el conocimiento público del crimen, pero dijo que era por necesidad militar. También recomendó al Gobierno presentar cargos contra los soviéticos en un tribunal internacional – algo que nunca se llevó a cabo.

Pese a conclusiones firmes de la comisión, la Casa Blanca mantuvo silencio sobre Katyn durante décadas.

Katyn es una de las páginas más trágicas de la historia polaca. Hoy día sigue siendo un punto de discordia entre Varsovia y Moscú. El presidente polaco Lech Kaczynski, falleció precisamente cuando viajaba a Katyn para rendir tributo a los asesinados en abril del 2010. Uno de los mejores directores de cine contemporáneo, Andrzej Wajda, hizo un relato casi autobiográfico sobre esa tragedia.

XS
SM
MD
LG